A un año de la huelga del Registro Civil, una historia de familia

A un año de la huelga del Registro Civil del me gustaría referirme a lo que mi familia vivió o más bien sufrió en el marco de esa huelga. Mi hijo, entonces de 19 años, luego de pasar un año trabajando duro como obrero agrícola en Australia, decidió pasar algunas semanas de vacaciones en casa de amigos -jóvenes trabajadores como él- en un país del Sudeste asiático. Decidió entrar a ese país con su pasaporte chileno y no con su otro pasaporte, de un país europeo.

En el curso de su estadía -sin que ni él, ni los funcionarios del aeropuerto, se dieran cuenta- se venció su pasaporte. Circunstancia que le impidió salir de ese país. Es un shock llegar al aeropuerto y que te digan que no puedes tomar el avión y que estás en una situación al borde de la ilegalidad. Más todavía, cuando debido al inicio de tus estudios universitarios, apremia regresar a Europa.

Como se pueden imaginar, el cónsul de Chile en ese país le indicó que debería solicitar un nuevo pasaporte, que tardaría dos semanas. En el transcurso de esas semanas, se declaró la huelga del Registro Civil en Chile, por lo que el cónsul le advirtió que tendría que esperar a que la huelga terminara para recibir su pasaporte y poder salir del país.

Como todos sabemos, esa huelga fue sumamente larga y mi hijo (entra tanto cumplió 20 años) permanecía varado en el país del Sudeste asiático y más encima en calidad de ilegal, ya que el tiempo que podía permanecer en el país ya había pasado. Sólo tenía una carta del cónsul chileno en que rogaba a la policía disculpar la situación.

Su otro pasaporte -el europeo- no sólo no le servía, sino que más bien lo perjudicaba, ya que él había entrado al país con el pasaporte chileno y su pasaporte europeo era -para las autoridedes del país asiático- una especie de res inter alios acta y sólo le habría significado su detención inmediata debido a una situación de ilegalidad. Según le explicaron las mismas autoridades.

Pasaban los días y las semanas. La situación era dramática. Decidimos pedir al cónsul un pasaporte consular. Yo había consultado con tres o cuatro amigos o conocidos míos cónsules o ex-cónsules en países importantes y con mucha experiencia y los tres o cuatro me habían dicho que habría correspondido, desde el primer momento, entregar un pasaporte consular y no esperar al del Registro Civil que tiene que venir de Santiago. Pero que con un pasaporte “normal” en curso, tampoco podía entregarse uno consular. 

El cónsul se negó diciendo que mi hijo tenía otro pasaporte -de un país europeo- y por eso, no le podía entregar uno consular. Me pregunto si acaso el cónsul no entendió que ese otro pasaporte no sólo no le servía para salir del país en que estaba, sino que lo ponía -si cabe- en una situación de aún mayor ilegalidad y peligro de ser detenido por la policía e internado en una cárcel del sudeste asiático, cuyas playas son muy bonitas; pero creo que a nadie le gustaría conocer sus recintos carcelarios.

Finalmente, una ex-compañera mía de colegio tomó la iniciativa y habló con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Entonces, ordenaron desde Santiago extender a la brevedad un pasaporte consular. Lo que ocurrió. Así que sí correspondía entregarlo, como me habían asegurado mis amigos diplomáticos chilenos.

All’s well that ends well? Creo que no. Pienso que el derecho a huelga es un derecho garantizado en la Constitución y que hay que respetarlo. Pero que la inflexibilidad, el desconocimiento de las normas, su interpretación incorrecta -o incluso caprichosa- o la eventual indolencia están siempre demás. Los funcionarios públicos son servidores públicos y están para solucionar los problemas, no para agravarlos.

Yo soy abogado y tengo muchos amigos y colegas que conocen a muchas personas. Pero prefiero no imaginarme que algo así le pueda pasar a una persona que no tiene ese tipo de conocidos. A mí no me gustan las “connections”, creo que no deberían ser necesarias. Que todos tendríamos que hacer nuestro trabajo bien. Hagamos de Chile un país mejor, en el que la humanidad, la flexibilidad y el estado de derecho primen sobre un legalismo indolente y pasado de moda.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s