Las carabineras no son compañeras

El domingo pasado celebramos el Día Internacional de la Mujer. Lo celebramos en todo el mundo y también lo celebró Carabineros de Chile, presentando en redes sociales a mujeres pertenececientes a la institución policial chilena. Las carabineras se presentaron a sí mismas, mediante una corta película o de algunas imágenes. Cabos, tenientes, coroneles, generalas… Algunas pioneras ya en retiro y otras, más jóvenes, en servicio activo.

En Instagram -red muy popular entre los jóvenes- las carabineras se presentan como piloto de helicópteros, agregada policial en una embajada en el extranjero, tambor mayor, como comisaria, como prefecto, como perito criminalista, etc. Esto es, en función de su labor o de su formación profesional. Pero también, como mamá, como hija y como esposa…[1]

Uno de los textos institucionales decía: “Felicitamos a todas las mujeres de nuestra institución y del país, cuyo compromiso y esfuerzo son un verdadero ejemplo de vida, tanto en el ámbito laboral como afectivo”. Sin duda, era ese el mensaje que Carabineros quería transmitir: un mensaje de humanidad y, al mismo tiempo, de identificación. La mujer carabinero, la carabinera procede de la misma población y a ella retorna, no es un ente ajeno al pueblo chileno, sino que es parte de él.

Como ocurre con las cuentas de Carabineros en las redes sociales, pulula en torno a ellas, un grupo de personas dedicadas enconadamente a escribir mensajes contra la institución policial en cada uno de los post que publica. Uno de los mensajes más recurrentes, que aparecía en distintas publicaciones, era el siguiente: “LA PACA NO ES COMPAÑERA!!!” Así, en mayúsculas, lo que, todos sabemos que significa que la persona que escribe nos está gritando. O “la PACA NO es compañera y punto”, o “La paca NO compañera”, etc.

La mayoría de los mensajes era muy parecidos o incluso eran iguales, como si los hubieran copiado gracias al copy&paste. Las cuentas que atacan virtualmente a carabineros son sumamente agresivos y son muy agrias, parecen escritas por gente muy amargada y llena de odio. En Europa serían casos de hate speech castigados por el nuevo derecho penal. No hay que olvidar que “las palabras matan”, pero parece que el extremismo populista chileno todavía no toma conciencia de ello. No creo que todas las cuentas sean de personas reales. Más parece tratarse de social media bots o de trolls[2], de esos que “trabajan” pegando mensajes.

Todo indica que el contenido de los mensajes fue ordenado desde alguna plataforma de juegos o desde algunas cuentas donde los jóvenes y los no tan jóvenes, reciben instrucciones acerca de cómo deben actuar. Instrucciones que siguen con cero espíritu crítico y con cero reflexión[3].

Otro mensaje habitual es “LA PACA NO ES SORORA”. También con mayúsculas, o sea: vociferando. Sororidad es un neologismo que significa algo así como “solidaridad entre mujeres en el contexto de discriminación sexual”[4]. O simplemente hermandad femenina. Viene del latín sor, hermana, paradojalmente: hermana miembro de una orden religiosa. Y del inglés norteamericano sisterhood o sorority, donde el término es conocido en ambientes feministas.

Con ello, quieren decir muy claramente  que la carabinera no es una hermana, no es una mujer cómo tú y yo, sino que es un alien, una otra… Alguien cuya otredad es absoluta. Me parece que hay muy poco de sororidad en estos mensajes. O más bien, no hay nada… Son mensajes que niegan la calidad de mujer a otra mujer, tan sólo por la profesión que ella tiene como carabinera. Hay mucho de sectarismo y muy poco de humanismo en tal declaración. Todo lo que costó que la mujer tuviera acceso a todas las profesiones y ahora se la niegan tan sólo por ser policía.

Sí, el mensaje contra las carabineras se repite casi sin variación una y otra vez. El texto: “LA PACA NO ES COMPAÑERA”, significa dos cosas. La primera es que carabineros no es de la primera línea, ni de los manifestantes como ellos, ni tampoco del pueblo, no es bolivariana, no es de los que cobran peaje o sacan a bailar[5]. ¡Mejor que sea así! ¿Se imaginan que Carabineros se dedicara a destruir las calles, los semáforos[6] o las iglesias[7] como hacen los violentistas?[8] 

Estamos frente a gente que divide al mundo en malos y buenos. Ellos serían los buenos y todos los demás seríamos los  malos. Malos son las carabineras y los carabineros que representan todo lo que ellos odian: el estado de Chile, el estado de derecho, la democracia liberal… Cuando dicen que no es compañera, quieren decir que la carabinera no es una mujer anarquista, rebelde, pseudo-feminista, ni “loca”[9], etc. Para ellos, la mujer carabinera es una “alienada”, que lucha contra el pueblo. Que, por su misma profesión y vocación de servicio, defiende lo que ellos atacan, empezando por el orden público.

Asimismo, significa que la mujer carabinera es una extraña, es una “otra”. Alguien que no ven como su igual. No es sólo una diferenciación, sino que también hay que distanciarse de ella. Es el proceso llamado othering, que consiste en hacer de la mujer carabinera una no-mujer, y de la no-mujer hacer una enemiga. Una enemiga que ya no es persona, sino que es algo que se puede discriminar ya que no es como nosotros o como nosotras, es despreciable, no es humana, se la puede atacar, herir y hasta destruir, aniquilar, matar.

A la “otra” se la puede excluir, demonizar y se la termina por deshumanizar. Se la cosifica; pasa a ser una cosa, algo sin dignidad ni derechos. Sus derechos humanos no están garantizados, se los puede pasar a llevar, simplemente porque no existen. El perro matapacos[10] la puede matar. En castellano se habla de otredad para justificar prácticas de segregación, de discriminación. El “otro” es un diverso, se dice comúnmente. En este caso, podemos decir “la otra es una diversa”. Si esto no es la puerta de entrada al peor sectarismo, no sé qué pueda ser.

En el proceso de construcción de una sociedad nueva, de la refundación de Chile. En el camino hacia la justicia del nuevo Chile bolivariano y socialista del siglo 21, algunos irán adelante y otros se quedarán atrás. Los que se quedan atrás, los otros y las otras, no serán nada más que un lastre que se puede eliminar. En el mejor de los casos, se los puede reeducar u obligar a caminar por la senda de la Nueva Latinoamérica. Una Latinoamérica unida, en paz en que todos seamos uno, pensemos lo mismo, creamos lo mismo y no haya nadie que se atreva a plantear algo distinto a aquello que los líderes máximos determinen que hay que pensar, hacer y actuar.

En este proceso, los que van adelante son los compañeros de la primera línea que, por algo están en la primera línea, obvio. Ellos caminan adelante, llevan las banderas, las bombas incendiarias, las bombas molotov y los escopetas artesanales que encontró Carabineros en Lo Espejo ayer o antes de ayer. En esta “marcha pacífica” y diaria, propia de la revolución permanente no tienen cabida quienes no sean de los nuestros, quienes no sean compañeros y compañeras. Los que no pertenecen a nuestra clase, los opresores del pueblo, esto es los carabineros y las carabineras que representan al estado de Chile, una democracia burguesa y patriarcal y un estado neoliberal.

Los otros, las otras no tienen cabida aquí en este nuevo mundo que florecerá cual paraíso cuando desaparezcan los enemigos, especialmente los carabineros y las carabineras que son las “otras”. Sí tiene que quedar muy claro: las carabineras no pertenecen a nuestro grupo, son simplemente LAS OTRAS, las que no son compañeras, las que no son sororas. A ellas, a las no-compañeras se las puede atacar, destruir y aniquilar, sin más.


[1] Cónyuge en realidad.

[2] La llamada fábrica de trolls más grande de las conocidas actualmente es la de San Petersburgo, en Rusia. En Wikipedia: Russian web brigades Lamentablemente, no hay artículo en castellano.

[3] Conozco muy bien tales plataformas de la época en que tenía muchos seguidores españoles y observaba que llamaban desde portales y desde cuentas a lo que ellos llamaban un “trolleo masivo” que había que hacer a ciertas cuentas que enlazaban en el mismo portal desde donde instruían acerca de cual era el mensaje que debían transmitir sus seguidores.

[4] Según Wikipedia en castellano. Habría sido creado en España.

[5] Sobre sacar a bailar, invito a leer el testimonio de una amiga

[6] Aquí pueden ver como un grupo de pacíficos manifestantes que quema una bandera chilena, rompe un semáforo y saca los adoquines del edificio del lado para lanzárselos a los carabineros

[7] Les dejo dos links a video de la iglesia de la Asución: 1) https://www.instagram.com/p/B41wi4OIPUZ/ 2) https://www.instagram.com/p/B5Nxv-zIIbf/

[8] Aquí pueden ver un video de violentistas destruyendo un hotel en el Norte de Chile.

[9] El fin de semana, recibí varios mensajes en que alguien decía querer que las mujeres fuéramos “locas”. Sé que los envían con buena intención; pero ¿se han puesto a reflexionar que las mujeres somos seres humanos racionales y razonables y no locas?

[10] El perro negro matapacos es un perro que habría estado en todas las manifestaciones. Matapacos significa textualmente mata carabineros.

El racismo y la megalomanía del asesino de Hanau

El asesino de Hanau no es sólo un racista, es también un conspiranoico antiamericano y a la vez, admirador de Trump, de quien está convencido que esbozó su estrategia política del “America first”. Además, es un sexista y un célibe involuntario. Y un demente en sentido coloquial de la palabra, no en sentido técnico, ya que el ingeniero comercial de 42 años es ética y jurídicamente responsable de sus actos y, si estuviera vivo, pasaría el resto de sus años en  la cárcel y no en un hospital psiquiátrico.

El  homicida múltiple describió sus planteamientos en un panfleto que él llama pomposamente “manifiesto” y que publicó previamente al atentado, en internet. Su escrito es un panfleto al estilo que inició el noruego Breivik[1]. Esta “costumbre” fue continuada por el asesino neozelandés de Christchurch[2] y más tarde el terrorista alemán de Halle. Más que de planteamientos, se trata más bien de la enumeración de estupideces o de un vistazo al interior de la ideología conspiranoica y demencial de un racista. Los panfletos de Breivik y de Christchurch son menos infantiles y algo más elaborados que el de Tobias Rathjen, el asesino que mató a nueve personas y dejó heridas a otras seis, una de ellas, de gravedad.

Tendría muchas cosas que decir sobre él; pero me voy a centrar sólo en tres aspectos: su paranoia persecutoria y su racismo y lo que él mismo titula el “tema mujer”.

T. escribe que se percató que era espiado a los pocos días de vida (a los 5, 8 ó 12 días, dice), cuando él tomó consciencia de sí mismo, explica. Entre paréntesis, sus dichos me recuerdan la teoría según la cual una persona es persona sólo cuando toma consciencia de sí misma y no antes. En el panfleto, dibuja a sus papás bañándolo en el baño de su casa, ambos sonríen. Lo que contrasta con lo que sabemos de su papá: los vecinos contaron que era conocido como el horror del vecindario por su agresividad y mal genio. El panfleto incluye varios dibujos muy simples hechos por su mismo autor.

Más adelante asegura que él es la persona más joven que se ha dado cuenta que era espiado y en otra parte, dice que él es el único que se ha percatado de ello. Asimismo, cree que él es el único que ha hablado con la gente del servicio secreto. En otras palabras, hablaba solo. Y que, por todo ello, debe ser considerado un genio. Sin duda, un caso más de megalomanía y narcisismo, características de su personalidad.

Esta organización secreta que lo espía no es ni el BND[3], ni a CIA, ni la NSA, aclara. Es un servicio secreto que no tiene nombre y que está sobre todos los otros servicios secretos. ¿No aparece en una novela de Tom Clancy un servicio de inteligencia que está sobre los demás, pero cuya existencia nadie conoce? Si no hubiera cometido tantos crímenes, diría simplemente que “vió mucha televisión”. Los agentes de este servicio secreto no usan cámaras, ni interfieren teléfonos, sino que hacen algo más refinado: se introducen dentro de nuestro cerebro. Leen nuestros pensamientos y nos dan órdenes.

Este original servicio secreto sólo vigila a los alemanes. Y probablemente es de los norteamericanos. Se pregunta ¿por qué Estados Unidos quiere espiar a todos y cada uno de los alemanes? Y contesta: puede deberse a dos razones: al pasado nacionalsocialista o al espionaje soviético (supongo que esto último habría ocurrido durante la guerra fría).

Explica que él no se ha casado y que nunca ha tenido una novia. Esto se debe a que él es muy exigente acerca de cómo tiene que verse una mujer. En la universidad, había una estudiante que reunía las características que él exigía. En el panfleto, hay un dibujo suyo, en un aula de la Universidad de Bayreuth en que aparece ella mirándolo embelesada y llena de admiración (algo así como el sueño del egómano). Pero lamentablemente para él, el romance no prosperó, debido a que los padres de ella contactaron al servicio secreto para que lo espiara e impidieran una relación entre ambos. Claro, siempre puedes culpar al servicio secreto de todo lo que tú eres incapaz de lograr. Es la típica actitud del loser.  

Su panfleto está dirigido “a todo el pueblo alemán”, como escribe al inicio del mismo. Hay un video en inglés, dirigido a los norteamericanos. Les advierte que ellos también son espiados por una extraña supraorganización super secreta que puede leer pensamientos, inyectar ideas en la mente de las personas y obligarlas a actuar como ellos quieran. Actualmente, Alemania ha pedido información a la CIA acerca de un viaje que T. hizo a los EEUU en noviembre de 2018.

Cuando una persona sufre de delirio de persecución, cree que es permanentemente espiada. “Esta afección se vive con mucha ansiedad y puede llegar a envolver todos los pensamientos o aspectos de la vida cotidiana del paciente, condicionando su relación con cualquier otra persona”[4]. Es sin duda el caso del entonces estudiante de economía de la prestigiosa universidad bávara. La inteligencia formal no salva a nadie de la maldad ni de caer en una nueva banalización del mal.

Cuenta que en 1999, conversaba de todo esto con un compañero del banco, con quien hacía un aprendizaje. Le comentaba: “imagínate que estamos aquí conversando y el servicio secreto sabe todo lo que hablamos. Ellos también saben que, a algunos kilómetros de distancia, extranjeros cometen delitos contra alemanes y no lo impiden. Esto es una traición”. Y continúa: “el enemigo interno puede estar dentro del mismo pueblo” alemán[5]. Esta dicción me recuerda fuertemente a Carl Schmitt[6], siempre presente de alguna u otra manera en las teorías de extrema derecha.

La conversación entre dos hombres jóvenes y bien situados (T. tenía entonces 22 años) giró en torno a la criminalidad de “los extranjeros”. Ambos sentían una gran aversión hacia ciertos grupos humanos, ya que habían tenido “malas experiencias” con ellos. Se trata de “peleas camino al colegio”, de robos o de cosas que pasaron en la discoteque donde parece que “los extranjeros” trataban de conocer a mujeres[7], lo que a ellos no les gustaba[8].

En su grupo de conocidos o en la prensa, se comentaba entonces acerca de ataques con cuchillos y de peleas de cinco extranjeros contra un alemán, escribe. Frente a estas “malas experiencias”, T. dice que él nunca ha tenido malas experiencias con alemanes. Entonces, se pregunta por qué esta gente está en Alemania, en su país en el momento en que él viene al mundo. Por simple instinto, esta gente es rechazable, afirma.

Sobre este punto, hay que decir que los “extranjeros” o personas pertenecientes a “otro pueblo”, como dice él, no son tales, sino que se trata de alemanes que tienen ascendientes que llegaron de otras latitudes, como por otra parte, es el caso de la gran mayoría de los alemanes. Tobias no adolece de xenofobia, lo suyo es lisa y llanamente, racismo.

Por el contrario, “en Alemania ha surgido y ha crecido lo más bueno y lo más bello que se puede encontrar en el mundo”, agrega. Parece que T. no escuchó hablar nunca de la I Guerra Mundial, ni de la II, ni del Holocausto, ni del nacionalsocialismo, ni tampoco del marxismo, ni de la eutanasia nazi. Aunque leyendo el resto del panfleto, me parece que es probable que considere todas estas barbaridades como algo bueno.

“Es imposible enumerar todos los logros de la ciencia”, que se deben a Alemania, continúa. Me pregunto cuántos de estos logros corresponden a científicos alemanes de religión judía, a quienes él dudo que considere alemanes, aunque no se refiere expresamente al tema. No quiero adelantar nada; pero propone exterminar a toda la población israelí, ya que sería parte del grupo de países que no contribuye en nada a la resolución de lo que él llama el “enigma de la vida”.

Me pregunto qué aprendió cuando niño en su casa. Leí que su papá le prohibía jugar o juntarse con “extranjeros” y me parece algo lamentablemente muy creíble. Este comportamiento no era extraño en Alemania en generaciones pasadas y entre los boomer[9] de hoy[10]. Paradojalmente, este tipo de hombres se enamora de extranjeras, que son las únicas que los soportan.

Según él, el objetivo de la humanidad es uno solo: resolver el “enigma de la vida” que consistente en saber cómo surgió el universo y la vida sobre la tierra. Cómo nació la humanidad, de dónde venimos y hacia dónde vamos, o más bien, hacia dónde nos llevan. En otras palabras, se trata de una investigación o exploración total y sistemática “científica y espiritual”. Esta tarea demorará dos mil, cinco mil o 300 mil años, advierte. Ni siquiera se sabe si el hombre logrará su fin, si realmente podrá dilucidarlo todo, porque tal vez, los humanos no somos una especie triunfadora[11]. En esto de la “especie triunfadora” hay una gran dosis de darwinismo social.

Si la humanidad no lo logra, entonces habría que aprovechar un bucle de tiempo, regresar al pasado, muchos miles de millones de años antes de la aparición del hombre sobre la tierra y destruir el planeta, ya que no podemos permitir que miles de millones de seres humanos sufran tanto. Su visión de mundo y de los seres humanos es terriblemente negativa. T. piensa que, algún día, la humanidad podrá viajar en el tiempo y que, si no resuelve el enigma, tiene que volver al pasado y aniquilar la tierra antes de que surjan los seres humanos.

T. tiene una relación muy pesimista y altamente negativa frente al mundo y frente a los hombres y más aún, frente a las mujeres. Ya en una de las primeras páginas de sus elucubraciones, dice que las personas no son amables unas con otras y que el enemigo del hombre es el mismo hombre. Los extremistas sufren generalmente de misantropía y culpan a los demás de todo lo malo que les pasa, sin asumir su responsabilidad.

Hay pueblos que son incapaces de desarrollarse y de contribuir a la solución del “enigma de la vida”. En ese caso, es legítimo que se los aniquile por completo, es más: hay que hacerlo. Esta tarea corresponde, sobre todo, a los Estados Unidos. Para eso, tiene que permanecer como número uno en el mundo. T. desarrolla una estrategia para que los EEUU no pierda su primer puesto. Cabe hacer notar que los enemigos mayores de los EEUU son China y… México[12].

Volviendo al tema de los pueblos “llenos de idiotas” y de criminales, dice que es imposible que todos vengan a Alemania a desarrollarse tan bien como ha hecho el pueblo alemán, y que, como seguirán igual de tontos y con gobiernos corruptos, hay que aniquilarlos. Sí, su racismo no es el racismo de los etnopluralistas[13] que consideran que todos deben seguir donde están y no mezclarse. Su racismo es eliminatorio, como el de los nazis.

Los siguientes “pueblos” (en realidad, son países) no contribuirán para nada a “resolver el enigma”, de manera que debe ser exterminados: Marruecos, Argelia, Túnez, Libia, Egipto, Israel, Siria, Jordania, Líbano, la completa península saudita, Turquía, Irak, Irán, Kazajstán, Turkmenistán, Uzbekistán, India,  Afganistán, Bangladesh, Vietnam, Laos, Camboya y Filipinas. Como comenta alguien en Twitter: quiere aniquilar la región del planeta que fue cuna de la civilización.

La anterior sería la “gran limpieza”; pero hay otra que es una limpieza más fina: la del resto de los estados africanos, y de Sud- y Centroamérica y el Caribe y naturalmente, la del propio pueblo alemán. Aclara que no todo quien tiene un pasaporte alemán es de “raza pura” ni es valioso. Llegados a este punto, sólo puedo decir… El doctor Mengele manda saludos.

Dice que le gustaría tener un botón para apretar y así eliminar a todos esos millones de personas sin sufrimiento. Un poco de empatía parece que le quedaba… Y agrega que, según el “ciclo de la vida”, él mismo podría ser en otra vida, la persona que desea aniquilar hoy. O sea que cree en la reencarnación. Los extremistas de derecha son generalmente bastante esotéricos. Explica que, aunque se trate de muchos miles de millones de humanos, es necesario exterminarlos, para poder alcanzar el fin último de la humanidad: la solución del enigma.

Ese mismo 19 de febrero, por la noche, el asesino de Hanau inició la limpieza que postula en su panfleto, asesinando a nueve personas, incluyendo a su propia mamá[14] de 72 años (al papá, ingeniero comercial como él, lo dejó vivo). Claro, en su ideología racista, él tenía legitimación para hacerlo, Después de todo, con esas muertes, contribuyó a la solución del enigma de la humanidad.


[1] Ver mi antigua recopilación de videos A un año de los atentados terroristas de Oslo y Utøya Recomiendo también, ver la película noruega 22 de julio, en imdb

[3] Bundesnachrichtendienst, es el servicio de inteligencia de Alemania en el exterior.

[5] “Dieser innere Feind, kann man selbst sein oder eben das eigene Volk”.

[7] “los hombres extranjeros son vistos como una competencia, tanto en el mercado laboral como en el “mercado matrimonial”. Y agrega que el hecho que sostengan que los hombres extranjeros son “una amenaza contra nuestras mujeres” es una expresión del propio miedo”, en ¿Por qué algunos hombres de la AfD se casan con mujeres extranjeras?

[8] Acerca de este arcaísmo de querer a las mujeres para sí, ver La noche de año nuevo en Colonia y las feministas alemanas

[9] En Alemania, las personas nacidas entre 1955 bis 1969.

[10] La suegra de una amiga checa le prohibió a mi amiga que permitiera jugar a sus hijos con niños PoC que habían llegado al vecindario. Mi amiga lo primero que hizo, fue llevarlos a jugar juntos 😉

[11] Siegerspezie.

[12] En su megalomanía, T. piensa que a él se le ocurrió construir el Muro y el servicio secreto dió la idea a Trump.

[14] No se sabe si la mató antes o después de salir de la casa a matar… Tampoco se sabe por qué la mató. Yo había pensado que tal vez ella intentó impedir que saliera de la casa con tres armas de fuego a matar inocentes. Pero los vecinos piensan que ella sufría de demencia. Algunos piensan que él no quería dejarla sola con el papá, o sea, con su marido, que no la cuidaría. Quién sabe qué drama se oculta tras tanto odio.