¿Será el capitalismo el culpable del patriarcado? ¿O será al verrés?

El lunes pasado, conmemoramos el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. No creo que muchas mujeres puedan asegurar que nunca fueron víctima de violencia. Algunas más, otras menos, todas hemos sufrido alguna vez, violencia física o psíquica por el hecho de ser mujer. El hashtag #metoo es uno que creo que todas podemos suscribir.

En estos aciagos días -ya vamos en la quinta semana- de protestas, marchas, paros, saqueos, incendios y otros actos de vandalismo en Chile, al cabo de los cuales, parece que el país está al borde del precipicio y los violentistas, también. Al menos si le creemos Mario Waissbluth, en su columna de esta semana[1].

Sí, en el convulsionado Chile de hoy, hay quienes sostienen que tienen que seguir con las protestas, ya que su movimiento tiene que continuar presionando, porque sin presión no habría cambio favorable a la mujer, ya que, en un “sistema capitalista”, el patriarcado pervive, ya que el capitalismo “protege” al patriarcado.

De entrada, descalifican a toda mujer que los contradiga, al menos, como “sumisa”. La sumisión es definida “como un cúmulo de comportamientos, costumbres y prácticas sexuales donde una persona accede que otro individuo pueda ejercer poder y dominio sobre este, dentro de un contexto sexual o más genérico, limitado o indefinido en el tiempo”[2]. Sí, es como para no creerlo: si no estás de acuerdo con la revolución molecular permanente y con la presión social callejera, eres una sumisa y tal vez algo más…[3]

Si se lograra la liberación femenina “acabando con el sistema”, hasta yo estaría quemando edificios, ya que yo también soy feminista y estoy a favor y anhelo sin pausa la emancipación de la mujer. Si el triunfo del feminismo, el fin de la pedofilia, de la ebofilia y de todo tipo de abusos sexuales, el fin de la cosificación de la mujer, del maltrato en cu contra, de su discriminación laboral y de todo tipo de aberraciones, dependiera de un cambio del “modelo neoliberal”. ¿Pero será esto así? O ¿será otra quimera de quienes se encuentran en una especie de ensañamiento ideológico permanente?

¿Será el patriarcado un mal protegido por nuestro sistema occidental, establecido en la época de la guerra fría, en el llamado “mundo libre”? ¿Será nuestro modelo “capitalista” y democrático liberal representativo el que propugna y propicia la opresión de la mujer? ¿Será nuestra sociedad democrática liberal la culpable de toda la violencia en contra nuestra? ¿Habrá que acabar con el capitalismo en Chile e instaurar una economía planificada para superar el machismo?

Una tesis es una proposición, un punto de vista que se puede poner en duda, ya que no es una verdad comprobada. Podemos probar una tesis o reprobarla, demostrarla o refutarla. Cuando confrontamos una tesis con la realidad, buscamos evidencia empírica que la afirme o la desvirtúe. Asimismo, ante a cada tesis, se puede formular una antitesis[4]. Ello, de acuerdo al principio de falsabilidad o racionalismo crítico, a cuya formulación Popper contribuyó esencialmente[5].

Como toda tesis, la aseveración de ciertos grupos en Chile de hoy, en el sentido que “el sistema capitalista y liberal-democrático protege el patriarcado” es una tesis que tiene que ser sometida a pruebas que la contradigan. Es lo que denominamos falsabilidad o refutabilidad.

Antes que nada, veamos qué pasa con las sociedades no capitalistas, no liberales y no democráticas. En ellas, debería no existir opresión alguna, cero patriarcado, nada de machismo. Por el contrario, debería reinar la igualdad entre hombre y mujer, y entre transexuales, bisexuale, homosexuales. Sin embargo, ¿existe tal igualdad en países no-capitalistas?

Resulta que el capitalismo surgió en la Edad moderna, por allá por el siglo 18 y llegó a su cúspide a mediados del siglo XX, después del triunfo de los aliados sobre el fascismo y el nacional socialismo en Europa. No creo que nadie pueda sostener que la sociedad anterior a la Edad moderna no eran patriarcados.

Cabe preguntarse si los países europeos anteriores a 1945 eran estados con una sociedad abierta e igualitaria, en los que se había eliminado el patriarcado. Mi respuesta es clara: en Europa occidental, la sociedad anterior a 1945 era una  sociedad mucho más patriarcal, más machista y e inconmensurablemente más cerrada que la actual.

Por el contrario, ha sido precisamente el sistema capitalista y democrático el que, al menos, en Europa y Estados Unidos y Canadá, Australia y Nueva Zelanda, ha dado un gran impulso a la liberación de la mujer. Tal vez porque este es un sistema capaz de corregirse a sí mismo y de perfeccionarse. Un sistema que te premia si lo criticas. Te premia y no te castiga, como ocurre en el caso de estados totalitarios. Te premia, porque hemos aprendido que en la crítica se haya el comienzo de toda mejora. En la crítica que no destruye violentamente, sino que edifica. Esta es mi antítesis.

Volvamos atrás en el tiempo y preguntémonos, si “al otro lado”, al Este de Europa, el reino del socialismo real, existente hasta comienzos de los años 1990, acabó con el sistema patriarcal. Hay que mirar a Rusia y a los demás países soviéticos después de 1919 y a los estados de Europa oriental luego de 1945. La verdad es que en ninguno de ellos se logró una igualdad de género ni nada semejante. Ni entre 1919-1991, ni tampoco entre 1945-1991. Es más, en ellos, cual más cual menos, imperaba el machismo más absoluto.

En el mundo del socialismo real, sólo los varones -aquellos de uniforme militar, con el pecho lleno de condecoraciones de los más diversos colores y tamaños, o vestidos con ternos oscuros, corbata gris y sombrero negro, estilo Al Capone- se adueñaron del espacio político, del poder económico y de la intelectualidad que pusieron a su servicio. Ellos, los varones y sólo ellos, pues ningún espacio dejaron a las mujeres, salvo los jardines infantiles, alguna organización o juvenil, la salud (las enfermeras eran muy importantes en el Este, ya que muchos médicos no había) y las grandes cocinas de las empresas estatales.

Tal vez, la República democrática alemana fue el país del bloque oriental más “liberado”; pero aún en él, esta liberación era de la boca para afuera. Tengo la suerte de ser muy amiga de una profesora emérita que fue llamada a una Universidad muy importante de la ex-RDA luego de la Caída del Muro. En el marco de la Unidad alemana, a ella le tocó reorganizar la facultad en la que trabajaba[6]. Mi amiga es una de las más importantes expertas en gender en Alemania y que, por ello, estudió empíricamente la desigualdad hombre-mujer en la Alemania comunista y su veredicto es sumamente negativo para el sistema socialista. En ese modelo altamente no-capitalista, la igualdad hombre-mujer era una quimera. Y eso, en el país socialista más desarrollado en términos de igualdad de sexos. ¿Te imaginas cómo era en los otros?

La primera mujer que llegó a la cima del poder en un país europeo importante fue Thatcher, primera ministra de un país liberal, democrático y cuna del capitalismo, a la que ella misma inyectó aún más libertad económica y política. La segunda, fue la conservadora Merkel, en un país que algunos critican abiertamente por representar uno de los peores capitalismos: el capitalismo alemán. El francés Felix Guatteri, autor del Manual sobre la Revolución molecular escribe: “hoy es necesario distanciarse del mito de la primacía absoluta del capitalismo alemán y americano”[7].

Hoy, la laborista Jacinda Ardern, encabeza el gobierno neozelandés, es la segunda mujer al frente de un estado que da a luz durante su mandato. Precedida sólo por Benazir Bhutto, de Paquistán. La social demócrata Helle Thorning-Schmidt fue entre 2011 y 2015, primera ministra de Dinamarca. Todos, salvo Paquistán, países claramente “capitalistas” o “neoliberales”, como les llaman en términos despectivos. Yo prefiero llamarlos economía social de mercado o economía libre.

Es más, en el Bloque oriental, de economía planificada y no capitalista, imperaba no sólo el machismo más enconado, sino también una fuerte ñoñería. No sé si se sabe en Chile que los Honecker tuvieron que casarse, ya que su relación era un gran escándalo y habría sido una razón para poner fin a sus respectivas carreras, según les explicó el secretario general del Partido, Walter Ulbricht. Erich Honecker y Margot Feist se conocieron en la fiesta de cumpleaños de Stalin en Moscú, en 1948. Y al casarse, ya tenían una hija Sonja[8].

Okay, me pueden decir, eso es pasado… Pero ¿qué ocurre ahora en los países de economía y régimen político no capitalista? Con Venezuela, con Cuba, países cuyas sociedades son altamente sexualizadas. Iba a contar algunas historias; pero no lo haré por cariño a mis amigas venezolanas y cubanas. (Un amigo me contó que a él, llegando a Cuba, el papá de una joven, se la ofreció por 50 dólares la semana. Conozco muchas historias como esta). La persecución de los “afeminados” (que fueron internados en campos de reeducación sexual) en la época de Fidel Castro en Cuba, es sintomática. Hasta donde se sabe, su hermano Raúl fue el encargado de implementar estas medidas homofóbicas[9].

En países no-capitalistas, como China, Corea del Norte o en Rusia. ¿Creen Uds. que la sociedad es super igualitaria y hay tantos líderes mujeres como hombres? Lamento defraudarlos: no es así. ¿O Uds. han visto que en la plana mayor de la República popular china, haya alguna mujer? ¿O en Rusia, donde un grupo de oligarcas acumula todo el poder económico y político? Donde las mujeres de los oligarcas son, en el mejor de los casos, algo así como un adorno. Entre paréntesis, no sé si saben que, en Rusia, si un marido golpea a su mujer, no puede ni siquiera ser castigado penalmente (salvo que la mate); pero que los besos en la calle son objeto de una multa.

En suma, la tesis, de acuerdo a la cual, el “sistema capitalista” protegería, sería la causa o ampararía al patriarcado es falsa. Por el contrario, en países no-capitalistas, el machismo abunda y no hay forma de criticar al sistema y por lo tanto, de superarlo. Históricamente, en la era pre-capitalista, el patriarcado fue muy fuerte y se puede decir que, con el inicio del sistema liberal en la Edad Moderna, la sociedad patriarcal comenzó a ser superada. Mi tesis: donde más avances se ve en el tema igualdad de la mujer es precisamente en sociedades de economía de mercado y democracia liberal.


[3] Para muestra, un botón: este tweet que me envió alguien, de entrada, que no me conoce y en vez de dialogar.

[4] …esto lo deben saber muy bien los filomarxistas, ya que en el marxismo existe la dináminca tesis-antitesis-síntesis

[5] En su libro “Logik der Forschung” (lógica de la investigación), de 1934 y que él consideró siempre su obra más importante, más que “La sociedad abierta y sus enemigos”.

[6] …en otra ocasión, puedo contarles cómo era espiada por sus nuevos colegas.

[7] “La nueva aristocracia mundial continuará recibiendo el apoyo que le brindan las altas jerarquías de las potencias internacionales. Sin embargo, no se identificará particularmente con ninguna de ellas. Del mismo modo que ayer era necesario acabar con el mito de las doscientas familias, hoy es necesario distanciarse del mito de la primacía absoluta del capitalismo alemán y americano. El objetivo actual no está concentrado en un solo punto. Los focos más virulentos del capitalismo se encuentran tanto en el Este como en el Oeste, así como en los países del Tercer Mundo”, en: Conspirar y respirar ‘La revolución molecular’, seminal texto de Félix Guattari, se lee cuatro décadas después como un sistema universal de lucha social y emancipación

[8] Erich estuvo casado tres veces. La primera cónyuge de Erich Honecker fue una mujer guardia de una cárcel. Después de su muerte debido a un tumor cerebral, Erich se volvió a casar con, Edith Baumann, una funcionaria juvenil del partido, con la que tuvo una hija: Erika. Estando casado con ella, conoció a Margot, en Moscú. Walter Ulbricht, el padre del socialismo de la RDA y secretario general del partido, o sea, el primer hombre del estado, conminó a Honecker a divorciarse de la funcionaria juvenil y a casarse con su amante y madre de su hija, Margot.

[9] Interesante es el artículo publicado en una página de izquierda: Mariela Castro, los homosexuales y la política cubana “La asociación entre los cubanos gays, el afeminamiento y Estados Unidos produjo además el argumento de que los homosexuales eran incapaces de resistir la agresión estadounidense y, por lo tanto, que eran escollos en el proceso de crear al «hombre nuevo» del Che Guevara.”

La pedofilia en la Iglesia católica – Mi opinión

Esta semana, vi la película “El Club” (2015), de Pablo Larraín. En parte, me decidí a verla, porque se habla de ella en Alemania, sobre todo porque se la compara con la más conocida “Klerus” (2018), del polaco Wojciech Smarzowski.

En “El Club”, la música de Arvo Pärt suena aún más triste y melancólica. No, no es la intención del director Pablo Larraín, que sea una película triste, al menos no siempre. Al menos, eso creo. Pärt es uno de mis músicos contemporáneos favoritos; pero tengo que reconocer que los trozos escogidos para la cinta, en sintonía con el clima del pueblo o caleta de pescadores de La Boca es… es harto deprimente, como me comenta una amiga experta en cine.

El tema es igualmente deprimente. Pero que lo sea, no quiere decir que podamos o que debamos ignorarlo. Ignorar una realidad porque es deprimente es un “lujo sibarita” que no nos podemos permitir. Muy por el contrario, también -o sobre todo- los temas deprimentes tienen que ser objeto de nuestra atención. Más aún si es un tema tan doloroso pero sumamente importante como el abuso sexual de niños, cometido por quienes deberían haberlos protegido con más fuerza, con más dedicación, con más amor.

Con más amor y no con el abstruso egoísmo que busca el propio placer a costa de la vida, de la integridad y de la personalidad de menores de edad; niños, jóvenes, adolescentes. Esto es sibarismo máximo, Epicúreo manda saludos. Todo lo que la Iglesia católica -y el cristianismo en general- enseñó que no era bueno, que era muy malo; todo esto sale a relucir de su peor forma en el caso de abusos sexuales por parte de sacerdotes o, en general, de personeros de la Iglesia.

La personalidad de Sandokan (en “El Club”) es representativa de tantos niños y jóvenes, cuya vida ha sido destruida[1]. Víctimas de abusos, víctimas de pedofilia, Víctimas de inescrupulosos egómanos que sólo se centran en su placer, incluso a costa de la ruina de menores de edad, indefensos, ante el máximo poder de sacerdotes o profesores. Si creemos que las víctimas están antes que los victimarios, Sandokan debería ser el personaje más importante de la película.

Desde tiempos inmemoriales, la Iglesia ha protegido a los niños. Los padres les han confiado a sus hijos, a sus hijas y la Iglesia, como institución, los ha acogido y custodiado. La Iglesia ha enseñado a respetar la dignidad de los niños[2]. A respetarlos como seres humanos, frente, por ej., al derecho romano o a las costumbres medievales (costumbres tales como casar a los niños apenas nacían con otros niños que ellos ni conocían[3]).

Asimismo, los personeros de la Iglesia (sacerdotes, laicos, hombres y mujeres) que han abusado sexualmente de niños cometen pecados siempre graves -tradicionalmente, se llamaban “pecados mortales”, lo que nos da una idea de su gravedad-. Pecados, en contra por lo menos de dos de los diez mandamientos que Dios entregó a Moisés. Contra el sexto y también contra el noveno mandamiento. De manera que lo que hacen estas personas no es menor, sino algo gravísimo.

Pero no es solamente un pecado, sino que es también un delito. Esto es, una “acción u omisión voluntaria penada por la ley”, como se dice escuetamente el Código Penal chileno[4]. Sí, si una persona -sacerdote, profesor o profesora, entrenador o entrenadora, pastor o pastora- abusa sexualmente de un menor de edad, aparte de cometer un pecado grave, comete un delito. No estamos pues sólo ante un tema de moral, de ética o puramente religioso o espiritual como puede ser odiar al prójimo, mentir a los padres o comer una casata entera de helado de pura gula… No, estamos frente a algo que es inmensamente más grave. Y que causa más daño a la víctima. Estamos frente a un delito.

Y ante uno que tiene que ser denunciado ante la justicia estatal y ser perseguido por ella. La medida reciente del Vaticano en el sentido de que toda denuncia acerca de un acto de pedofilia debe ser comunicado a la justicia ordinaria del respectivo país es, sin duda correcta. Lo malo es que llega muy tarde. Después de décadas de silencio, de complicidad, de mal entendido esprit de corp, de cobardía. El callar, el ocultar los actos pedófilos de sacerdotes y otros, dentro de la Iglesia fue absolutamente injusto y causó muchísimo dolor y sufrimiento extremo. Encubrir a un delincuente hace cómplice al encubridor del delito y por tanto, lo convierte en delincuente.

Hace años pregunté a un sacerdote español[5] de quien yo tenía una buena impresión qué habría hecho él si hubiera de un sacerdote pedófilo. Me respondió que habría que enviarlo a otro lugar, para que cambiara de ciudad. Su respuesta me convenció aún más de que generaciones enteras de sacerdotes católicos, poco y nada han entendido. No saben que un hombre pedófilo no va a cambiar su tendencia de un día para otro sólo porque lo mandan a otra ciudad o a otro país. Por el contrario: va a llegar a un sitio nuevo donde encontrará nuevas víctimas, ya que nadie sabe de su tendencia pedófila. Es como a un pez que cambian de pecera luego de que se ha comido todo el alimento de la primera. Ahora va a ingerir todo el de la segunda pecera.

No, no es amor a la Iglesia callar sobre la pedofilia. Eso no es defender a la Iglesia. En realidad, eso es odiarla, detestarla y hacerle daño. No se trata de ir inmediatamente a “contarle a los periodistas”, como pregunta el padre Silva al Padre García en “El Club”. A lo que él responde que no lo hará porque él ama a la Iglesia y “no le quiere hacer daño”. Pienso que este es un craso error. Callando, ocultando lo ocurrido y encubriendo a los abusadores, es como más daño han hecho ellos a la Iglesia. De manera que, si alguien la quiere de verdad, va a tener que ponerse las pilas y oponerse a muchos hombres oscuros y denunciar los hechos. Y, sobre todo, ayudar a las víctimas y creerles. Sé por experiencia[6], que lo que más duele a las víctimas de pedofilia dentro de la Iglesia es que no les crean. Hay que darles credibilidad, por ahí se empieza.

Hay que confiar en el derecho del país en el que se vive y denunciar prontamente a la justicia ordinaria los delitos cometidos bajo el alero eclesiástico. Hago ver que no estamos frente a delitos cometidos por personas que trabajan para la Iglesia; pero que los han cometido en su vida privada. No se trata ni de un robo de dulces en el supermercado, ni de hacerse pasar por otra persona para entrar a la zona VIP de un aeropuerto. Se trata de delitos graves cometidos en su calidad de pastores o profesores, sacerdotes, etc. De delitos que ho hubiera podido cometer si no hubiera abusado de la supuesta “calidad moral” de su profesión u ocupación. Es gente que se aprovecha de la Iglesia para cometer sus fechorías. Y sus encubridores no son mejores. O como dijo alguien, sería mejor colgarse una piedra al cuello y tirarse a un río[7].

Sí, dada la confianza de que goza la Iglesia como protectora, educadora, custodia de niños, sus padres le confiaron a sus hijos. No fueron “confiados” a esas personas por ser el Padre Lazcano, ni el Padre Vidal, ni menos el Padre Gatica. No, los niños les fueron confiados por ser miembros, representantes de la Iglesia, sacerdotes, profesores, educadores. Porque -repito- la Iglesia, desde tiempos inmemoriales ha protegido a los niños bajo su alero. Con ello se ha ganado la confianza y ha adquirido competencia en el ámbito de la educación y el cuidado de los niños. Con su pedofilia, estas personas se han aprovechado de la confianza y la han pisoteado con los dos pies y con sus dos manos.

Es más, se cree que muchos de quienes abusaron de menores en la Iglesia, entraron a ella, precisamente porque sabían que ahí había niños y que esos niños estaban más o menos desprotegidos dentro de la institución, ya que todos pensábamos que la Iglesia los custodiaba y protegía amorosamente. Y que eso era protección suficiente. Craso error, como se ha visto. A veces, hay que ser como los zorros y no como las ovejas.

Entre paréntesis, si haces algo muy bueno, eso no te da licencia para hacer algo muy malo. En psicología, psiquiatría o neurociencia, esto se llama licencia moral o moral licensing. Consiste en pensar que he hecho tanto bien, que“tengo tanto a mi favor, tanto a mi haber, que ahora puedo desquitarme y hacer algo malo”. Es como las hojas de un balance: a un lado el haber, al otro el débito. Nadie me puede decir que los “sacerdotes pedófilos” no sabían que estaban haciendo algo muy pero muy malo.

Es cierto que muchas personas se convierten en entrenadores de deporte, porque saben que así tienen también acceso a niños. Esto cierto y creo que no tiene mucho sentido el debate acerca de dónde se cometen más abusos, si dentro o fuera de la Iglesia. Puede ser que la mayoría de los delitos de pedofilia se cometa en el ámbito familiar y no en la Iglesia. Al parecer, es esta una triste realidad. Pero no es esto lo que estamos analizando y no tiene sentido contraponer la familia o el club de natación a la Iglesia y sus colegios.

La pedofilia es, en la Iglesia aún más grave -si cabe hablar así- ya que los niños fueron entregados a la Iglesia por la protección especial que ésta ha dado a los menores a lo largo de los siglos, lo que significa que se ha “ganado” una especial confianza. Y también, porque es la misma Iglesia la que enseña sin pausa que los delitos del tipo abuso sexual son una ofensa super grande, un pecado muy pero muy grave. Quien no entienda esto y use el argumento de que “todos lo hacen” o que “en otra parte es peor” adolece de una horrible doble moral y de una gran insensibilidad y falta absoluta de empatía.

Entre paréntesis, muchos sectores católicos conservadores (incluyendo a muchos laicos y laicas) han sido tradicionalmente los primeros en criticar los pecados y también los delitos de tipo sexual. Ahora son ellos los primeros en taparse los ojos y los oídos cuando se da a conocer este tipo de delitos cometidos por sacerdotes. Si esto no es el máximo de los fariseísmos, no sé cómo llamarlo.

Flaco favor le hacen a la Iglesia quienes ocultan la pedofilia, tratan de descalificar a la víctima y con ello, justifican lo injustificable. Hace algunos años, una amiga mexicana, me mostró una caricatura en que Jesucristo bajaba de la cruz para perseguir a los curas pedófilos con un látigo (como hizo con los mercaderes del templo). La caricatura es lo más claro y verdadero que he visto sobre el tema.

En suma, creo que tenemos que dejar de lado la doble moral. Lo que está mal, está mal. Hay que llamarlo por su nombre y denunciarlo[8]. Denunciarlo a la Iglesia, al estado y darlo a conocer a la opinión pública. Aquí juegan un papel relevante los periodistas serios y responsables, aquellos que no buscan el sensacionalismo y no les da lo mismo el sufrimiento de las víctimas. No hay que olvidar que la premisa fundamental es: las víctimas son más importantes y no pueden esperar. Hay que concentrarse en ellas, en acogerlas, en creerles, en ayudarlas y en apoyarlas, para que se haga justicia.


[1] El artículo de Wikipedia sobre la película, ni siquiera menciona a Sandokan. Sólo en el elenco.

[3] Por eso se habla de “consumación del matrimonio”, porque ya estaban casados por sus padres y con el acto sexual, durante la adolescencia, sólo “consumaban” el matrimonio.

[6] Por mi contacto con víctimas con las que he tratado y he intentado ayudar.

[7] Cfr. Lucas 17,2. El Evangelio habla de lanzarse al mar; pero el cardenal Meisner hablaba del río Rhin. Y no lo dijo una sola vez.

Rigoletto, Trump y la imagen de la mujer, en Colonia

La semana pasada, fui a ver Rigoletto -la ópera de Verdi- a Colonia. Les confieso que leí el libreto antes de verla, lo que nunca hago antes de ver una película. Pero una ópera es distinta: aunque el italiano es relativamente fácil de entender, los cantantes generalmente no hablan el idioma en que cantan. En Colonia, Rigoletto era estadounidense; su hija, una cantante armenia; el duque de Mantua, igualmente armenio; el conde de Monterone es alemán; la condesa de Ceprano, española; el conde Ceprano, sudcoreano; al igual que Marullo; la sensual Magdalena es polaca… Y un gran etcétera. Un gran multiculturalismo impera en el mundo de la cultura en Colonia. Un multiculturalismo que es todo lo contrario del etnopluralismo[1].

En la primera escena, se nos muestra el ambiente de la corte del Duque de Mantua. La vejación, la burla, la inhumanidad, el desprecio por los demás, el libertinaje y el abuso sexual imperaban. El aprovecharse sexualmente de las mujeres, el despreciarlas como meros objetos de placer y de seducción. Esto era el pan de cada día, lo habitual en la corte y probablemente en Europa del siglo 19. El libreto fue escrito por un libretista y director italiano y se basa en un drama del francés Victor Hugo[2] (1832), ambos autores ilustrados.

El duque era un hombre sensual, interesado sólo en someter sexualmente a cada mujer que se le pasaba por delante, de sojuzgarla y de llevársela a la cama; pero “por la buena”, sin violencia, convenciéndola. Es una especie de miembro de un grupo de seduction o pick up artist de aquella época. El duque intenta “conquistar” a mujeres hermosas, no las obliga, no las viola, sino que las “conquista” mediante su fingida galantería, se las gana, las seduce.

Hoy en día, la llamada seduction o pickup community es una “comunidad” organizada de hombres, dividida en grupos locales masculinos, cuyos integrantes tienen como finalidad, mediante el uso de métodos psicológicos, neurolingüísticos y de comportamiento, “seducir” sexualmente a la mayor cantidad de mujeres. Usan el “arte de la manipulación”, para lograr su objetivo, que puede ser pasar una noche con ella, lograr una relación algo más larga o incluso, casarse con ella. En el Norte de Europa, la seduction community y la extrema derecha tienen algunos vasos comunicantes; pero este es otro tema.

El duque de Mantua es jefe de gobierno, máxima autoridad política. ¿Se imaginan que un jefe político de hoy se comportase de esa manera? Gracias a Dios vivmos en el siglo 21 y espero que cada día haya menos hombres como él. Hoy en día, existe el #metoo; pero esto no ha sido siempre así. Ni aquellos que se las dan de super desarrollados y defensores de las mujeres, en el primer mundo, nos respetado siempre.

En el libro “Fire and Fury”, de Michael Wolf, sobre Trump, el autor explica que “Trump suele decir que una de las cosas que hace que la vida valga la pena es llevar a las mujeres de sus amigos a la cama”[3],  a la cama de Trump, claro. Al parecer, intentaba convencerlas de que el marido -alguno de los amigos de Trump- no es el que parece ser y que le es infiel a su cónyuge o, al menos, hablaba mal de ella, etc. Puras intrigas e infidelidad, doblez y bajeza. Él invitaba a la mujer a su oficina, desde donde hablaba por teléfono con el marido, estando ella presente y escuchando. En el diálogo, intentaba demostrar que le era infiel a su señora. Más manipulador, imposible. Con un amigo como él, no se necesita enemigos 😦

Como estábamos en Colonia, en medio de todo este libertinaje y abusos sexuales, no se puede dejar de pensar en La noche de año nuevo en Colonia 2016/2017[4]. Aquella noche en que grupos de hombres extranjeros asediaron a mujeres… a mujeres alemanas y extranjeras. Para ellos, mujeres son mujeres, da lo mismo cuál sea su origen. Aquella noche, después de la cual, los sectores más antifeministas y más partidarios del patriarcado, aparentemente se habrían vuelto feministas, tan sólo con la finalidad de atacar a los extranjeros[5].

Se dice que el año pasado (no sé cómo haya sido este año) en Colonia, las autoriedades no habrían dejado pasar a festejar a los hombres que “se veían” como extranjeros. Así que, a los cantantes de ópera que interpretaban a Rigoletto, al duque de Mantua y a otros más, no los habrían dejado pasar… Ni tampoco a la mayoría de sus cortesanos, bajos, morenos. robustos y de barba oscura y ojos profundos. Incluso había cantantes africanos[6] entre el séquito ducal. No habría importado que sean cantantes de ópera famosos, protagonistas de la ópera de la ciudad.

El duque es un verdadero abusador sexual, un seductor que recurre a la mentira, da un nombre falso, miente acerca de su persona, haciéndose pasar por un pobre estudiante. Un pobre estudiante era lo que había escuchado que Gilda quería encontrar para amar. Un pobre pero honrado estudiante, para amarlo de verdad, cantaba la joven. Es esto a lo que precisamente recurren los miembros de la comunidad de seducción: a identificar lo que anhela la mujer que quiere conquistar, lo que desea su “presa”, para ofrecérselo y que ella pise el palito, caiga en sus redes y se convierta en un trofeo más para el cazador.

Pero no sólo el duque de Mantua juega a este horrible juego de seducción, en que sus víctimas son todo tipo de mujeres, incluyendo las casadas con sus cortesanos o con otros nobles, como la esposa de uno de los condes y la hija de otro conde, que es el que maldice a Rigoletto. No, toda su corte es un antro de libertinaje y desenfreno sexual, de burlas y vejaciones más crueles. Los otros cortesanos lo odian por sus burlas y buscan la venganza. Para ellos, no hay olvido ni perdón.

En este ambiente, Rigoletto, el cínico bufón de palacio se convierte en un “comentarista” de las “aventuras amorosas” de su amo el Duque, protegido por el poder de éste. Rigoletto, el payaso jorobado es, para los cánones de la época, un lisiado desfigurado que nunca podrá conquistar a nadie, así opina la “barra brava” integrada por cortesanos y otros nobles. Por eso, causa más sorpresa el descubrimiento de una hermosa que ellos creen amante del bufón. Una amante que, en realidad, era su hija. La ópera tiene un poco de “comedia de enredos” del siglo 20.

El papel de la mujer en la trama sudeuropea es reprobable desde todo punto de vista. Objeto pasivo de los deseos sexuales masculinos, ante quienes ella sólo puede sucumbir. Ingenua, lo cree todo, fácil presa de varones seductores inescrupulosos y manipuladores. Los varones tampoco quedan muy bien en la historia. Aunque no creo que haya sido esta la intención original del autor del libreto. Me viene a la mente la idea de Ashley Judd: la sociedad en que se sojuzga a la mujer es mala, no sólo para la mujer, sino también para el hombre[7]. Una idea que, por lo demás, ya había enunciado claramente Juan Pablo II[8], aunque muchos de sus supuestos partidarios de hoy, ni siquiera quieran escucharlo.

Rigoletto mantiene encerrada a su hija, sólo porque no quiere que el duque la vea, ya que teme que la pueda intentar seducir, lo que -como se pueden imaginar- finalmente ocurre. Buenísimo que hoy podamos salir a la calle libremente, incluso de noche, sin que nadie nos haga recriminaciones. Y si la mujer sale a la calle, parece que ella misma fuera culpable de que le pase lo que le pasa. Después de todo, la que muere es ella, el que sufre es su papá y quien sigue cantanto feliz de la vida es el Duque quien, a mi modo de ver, es el “más culpable” de todos.

Parece que la mujer no fuera dueña de sí misma, sino volátil o, como canta el Duque “La donna è mobile”, que es una de las arias más populares de Verdi. Esto es, “la mujer es cambiante cual pluma al viento cambia de acento y de pensamiento”. Para hablar en el lenguaje bursátil al que estamos más acostumbrados y acostumbradas hoy, podríamos decir: “la mujer es volátil”, no hay que confiar en ella, no está a la altura del varón. Es una forma de culparla a ella, de que el varón se comporte como se comporta: si ella es así, tampoco se merece otro trato. Si me preguntan a mí: horrible forma de ver las cosas, no conduce a nada bueno.

El comportamiento de Gilda y otras mujeres, parece sin embargo, confirmar esta supuesta “mentalidad femenina”. El duque seduce a la condesa de Ceprano -frente a los ojos de su marido- y a la hija del conde de Monterone, que maldice a Rigoletto por “comentar” y burlarse de lo sucedido; Rigoletto cree que esta maledizione es la causa de su ruina. De manera que, como ven, el factor maldición -esto es, superstición- juega también un papel en la trama de la ópera.

Una amiga que también vió la ópera, me comentaba “y así y todo, hay gente que quiere volver al pasado y que sostiene que todo tiempo pasado fue mejor”. Ni mi amiga, ni yo y espero que tampoco l@s lectores de esta columna, piensen que hay que volver atrás. Rigoletto fue estrenada en 1851, hace casi 167 años. No es teatro “medieval”, sino que es una obra moderna, que aún se presenta en los mejores teatros de todo el mundo y donde acude la gente “más culta” de la orbe. Los mismos que critican a otros pueblos como “atrasados”. No digo que no haya que verla, muy por el contrario: ¡véanla! Pero por favor: véanla con ojos, oídos y con mentalidad super crítica.


[1] Sobre el término etnopluralismo, invito a leer mi columna Un fantasma recorre Europa, el fantasma del etnopluralismo

[2] “Le roi s’amuse” o el rey se divierte se llama la obra de Víctor Hugo.

[3] “Trump pflegte zu sagen, eines der Dinge, die das Leben lebenswert machten, sei, die Frauen seiner Freunde ins Bett zu kriegen. Wenn er um die Frau eines Freundes warb, dann würde er versuchen, sie davon zu überzeugen, dass ihr Mann vielleicht nicht der war, den sie glaubte zu kennen. Er würde seine Sekretärin beauftragen, den Freund in sein Büro zu bringen; war er dann da, würde Trump ihn in seine mehr oder weniger ständigen sexuellen Prahlereien verwickeln. ,Hast du noch immer Sex mit deiner Frau? Wie oft? Erzähl mir davon. Du musst jemand Besseren im Bett gehabt haben als deine Frau. Erzähl mir davon. Ich habe Mädchen, die um um drei Uhr aus Los Angeles kommen. Wir können hoch gehen und eine tolle Zeit haben …‘ Und während dieser ganzen Zeit würde Trump die Frau seines Freundes am Telefon haben, so dass sie mithören konnte”. Texto en alemán en Emotional unbehaust

[8] En su Carta apostólica sobre la dignidad y vocación de la mujer, “Mulieris Dignitatem”, de 1988.