“Enemigos naturales”

Casi no se puede creer; pero lo confirman demasiados medios como para que sea un fake: Trump dijo que kurdos y turcos eran “natural enemies” y explicó que los EEUU no tienen que interponerse en medio de “guerras tribales”[1]. Como si esto fuera poco, algunos días más tarde, agregó que kurdos y turcos son como dos niños que pelean en el patio del colegio y hay que dejarlos pelear y no meterse: ‘Let them fight and then you pull them apart’. Me pregunto si puede haber algo más sarcástico, más ignorante o más malvado.

No hay etnias, pueblos, grupos humanos que puedan ser consideradas como “enemigos naturales”. ¿Esto no lo sabe el Presidente del país más poderoso de la tierra? ¿No tiene consejeros que se lo hagan ver? ¿Qué clase de biologismo o de social darwinismo es este? Como si la genética creara anticuerpos entre unos hombres, entre unas mujeres y otros.

Es como si dijéramos que alemanes y franceses o que polacos y alemanes o ingleses y franceses son entre sí “enemigos naturales”. Era lo que se decía en 1914 y después, en 1936. Tendrían que continuar peleando entre ellos, como si fueran adolescentes, en una especie de eterna ordalía sin sentido, ni razón alguna. El nacionalismo, el darwinismo social, el biologismo -en el pasado la causa de tantas guerras, de muerte y sufrimiento- son parte de una mentalidad felizmente superada.

En mi grupo de amigas, tengo la suerte de conocer a dos mujeres jóvenes, ambas estudiantes de administración de empresas, una kurda y otra turca, mejores amigas desde la época del colegio, inseparables y encantadoras. ¿Tengo que suponer que estas dos chicas jóvenes, amigas de toda la vida se comportan de una manera antinatural? ¿Agenética o antisocial? ¿Que su amistad atenta contra la conservación de sus propias etnias? Estoy segura de que si hiciéramos un examen genético, su herencia sería prácticamente la misma.

Tampoco la historia puede comprobar la supuesta enemistad entre kurdos y turcos. La rivalidad entre ellos no es ni genética, ni epigenética, ni tampoco tiene siglos de antigüedad. La rivalidad tiene, a lo sumo cien años de vida… O cien años de muerte, que sería la definición más apropiada, ya que la enemistad no es nunca signo de vida, sino de muerte.

Trump asegura que “un historiador” habría dicho que kurdos y turcos “han estado luchando durante cientos de años”[2]. Nada más falso. El historiador y periodista turco Mustafa Akyol señala acertadamente en su columna en el NYT: “No estoy seguro de quién es ese historiador, pero como alguien que ha estudiado esta historia en particular, puedo asegurarles que la tensión entre turcos y kurdos no tiene siglos. En realidad tiene aproximadamente un siglo de antigüedad y es el resultado de una fuerza muy moderna: del nacionalismo”[3].

Akyol explica que, a comienzos del siglo XVI, el Imperio Otomano -fundado en el oeste de Anatolia por turcos sunitas- comenzó a expandirse hacia el Este, donde se topó con el Imperio persa, a la sazón, chiíta. Los kurdos, que eran un pueblo tribal (la mayoría musulmán sunita; pero también yesida[4]) quedó “atrapado” en medio de este conflicto entre los dos imperios y muy pronto se unió a los otomanos. “Durante los siguientes cuatro siglos, vivieron bajo el mismo estado con turcos, árabes, bosnios, armenios, griegos y judíos, porque el Imperio Otomano, como el vecino Imperio de los Habsburgo, era un mosaico multiétnico y multirreligioso”[5].

Quién sabe de dónde saca Donald Trump sus ideas. Probablemente de algún canal de televisión de segunda o de tercera categoría o de viejos libros de colegio o de lo que sus ancestros le comunicaron oralmente. Ideas simplonas de lucha entre supuestos “enemigos naturales”. Mentalidad de otro tiempo, en que el héroe era quien conquistaba territorios, al estilo de Catalina la Grande o del mismo Imperio Otomano.

Es evidente que el mundo -y especialmente- los bloques más poderosos como Estados Unidos y Europa[6] tenemos una responsabilidad frente a la crisis de Siria. Negarlo y sostener que turcos y kurdos deben resolver sus problemas por medio de una pelea, como la que tienen lugar en el patio de un colegio es por lo menos una irresponsabilidad. No podemos caer ni en la apatía, ni en la indolencia, ni en el desinterés. Sobre todo cuando fueron los mismos Estados Unidos, quienes aprovecharon y armaron a las milicias kurdas en la lucha contra el Islamic State, lucha que el YPG ganó… al menos temporalmente, ya que nadie sabe lo que puede ocurrir ahora.


[1] “We interject ourselves into tribal wars and they’re not the kind of thing that you settle the way we would like to see it settled. It doesn’t work that way. Hopefully, that will all be very strong and strongly done”.

[2] “one historian said they’ve been fighting for hundreds of years”.

[3] “I am not sure who that historian was, but as someone who has studied this particular history, I can assure you that the tension between Turks and Kurds is not centuries old. It is actually about one century old, and it’s the result of a very modern force: nationalism”, en Mustafa AkyolNo, Kurds and Turks Are Not ‘Natural Enemies,’ Mr. Trump

[4] …o ezida.

[6] De Rusia de Putin prefieron ni hablar, ya que este país -potencia regional,Obama tenía razón- sólo echa leña al fuego en el conflicto de Siria y no contribuye en nada a una solución, muy por el contrario. Se puede decir que Putin pesca en un río revuelto; que él mismo ha ayudado a revolver.

La globalización del populismo

Los de arriba y la conspiranoia

Hay diversas formas de populismo y hay diferentes maneras de definir el populismo, tan de moda en nuestros días. Una de las definiciones más simples y a la vez, más certeras es aquella según la cual, los populistas se atribuyen la representación exclusiva del pueblo. Sólo ellos serían los representantes únicos del pueblo, y esto, aunque las urnas digan lo contrario y demuestren que son, en el mejor de los casos, una minoría. Una minoría creciente o decreciente, según el país.

Si los populistas dicen representar al pueblo en forma exclusiva, debemos suponer que hay otras personas que han usurpado la representación popular y se la han adjudicado en forma inadecuada, falsa, inapropiada o más bien usurpatoria. Personas que se han apoderado del poder y no lo dejan. Las llamadas elites, “los de arriba”, meras sanguijuelas que chupan y se apoderan de lo que, en realidad, corresponde al pueblo: poder, bienes, bienestar.

Engañan al pueblo y le ocultan la verdad, en todo orden de cosas, para que el pueblo no se dé cuenta de sus mentiras. Surgen así las más variopintas teorías de la conspiración, de manera que podemos aseverar que la conspiranoia es un elemento esencial del populismo actual.

En cada populismo, hay un fuerte elemento de odio hacia los supuestos “enemigos del pueblo”, hacia “los que están arriba”, hacia los presuntos “ricos”, “poderosos” o “marionetas”. En circunstancias que los mismos populistas generalmente pertenecen -por su posición social- a grupos privilegiados de la sociedad en que viven.

Rechazo a la globalización: denominador común de populistas de izquierda y de derecha

El rechazo a la globalización es común denominador de todo populismo, tanto del de izquierda como del de derecha.

Actualmente, a nivel mundial, el populismo de derecha es más popular -valga la redundancia- que el de izquierda y, me parece que, más peligroso, ya que, de alguna manera, se ha sabido camuflar mejor y se ha introducido en grupos intelectuales o espirituales[1] que otrora eran un baluerte de la sociedad.

En diferentes y variados países, ha alcanzado incluso el poder. Afortunadamente, los países con una democracia estable y con un firme estado de derecho pueden hacerle frente mejor que estados que carecen de una tradición democrática. En esto, los países del Este de Europa llevan las de perder[2].

El populismo es esencialmente un movimiento antiglobalización; pero que actualmente, se expande por el mundo en una nueva globalización: esta vez, en una globalización del populismo[3].

No podemos restar importancia al populismo de izquierda, de partida porque muchas veces la izquierda y la derecha populistas se unen en una especie de “nuevo frente amplio” o transversal, de gran odiosidad, como vemos actualmente en Italia o Grecia[4]. El populismo de izquierda ha resurgido especialmente en algunos países del sur de Europa y de Latinoamérica.

En términos sencillos, podemos decir que el populismo de izquierda impugna la globalización, en el sentido de intercambio y comercio de bienes, servicios y capital entre los estados. Por su parte, los populistas de derecha, reniegan la movilidad de las personas entre los diversos países, continentes o regiones. En ambos casos, hay un rechazo a la globalización en alguna de sus expresiones.

El rechazo a la Unión Europea de los populistas del Viejo Continente se explica ya que la UE es una de las mejores expresiones de globalización actualmente existentes, que permite y fomenta tanto el tráfico de bienes, de servicios y de capital, como también el libre tránsito de personas entre los países miembros. Algo así, es obvio que será rechazado por el populismo.

Una de las causas del éxito del Brexit en el referéndum del 2016 se debió al rechazo a los extranjeros procedentes de países de la Unión Europea, especialmente de polacos y españoles, países que, en ese entonces, se hallaban en dificultades económicas. Y, también, al supuesto pago de millones de euros a la UE, en circunstancias que el sistema de salud británico no funcionaba satisfactoriamente. Ambos populismos estuvieron muy presente en el Brexit. La indecisión de los Laboristas se debió fundamentalmente a que Jeremy Corbyn acusaba a la UE de ser neoliberal. (Aparte de conspiranoias antisemitas que circulaban entre el laborismo).

Rechazo al pluralismo

Tal vez la característica decisiva del populismo es su rechazo al pluralismo, a la diversidad, a lo heterogéneo. La búsqueda de la homogeneidad del pueblo que dicen representar y su intento de conservarla a toda costa. Homogeneidad étnica y homogeneidad de pensamiento o doctrinaria, ideológica, cultural o como quieran llamarla. Todos deben pensar igual. Y actuar igual.

Yo diría que el populismo está inspirado en un ánimo totalitario. La opinión de los populistas es considerada la única correcta, la única verdadera, la única popular. Y cuando hablo de opinión, me refiero a la opinión en todos los aspectos de la vida: literatura, cultura, forma de vida, política, economía, incluso espiritualidad…[5].

Sólo ellos son los lectores de la voluntad popular, los representantes únicos y genuinos del pueblo. Sus demiurgos, sus conductores. A mi modo de ver, estamos frente a una nueva versión del viejo totalitarismo ideológico o a un renacer de viejas ideologías totalizantes de antaño envueltas en un nuevo ropaje. Por eso, se habla actualmente del nuevo populismo[6].

El populismo de derecha rechaza pues el intercambio de personas. Sus adherentes sostienen que la población debe ser “homogénea”. De ahí el rechazo a la migración y a los extranjeros en general. (Algunos populistas, admiten a pocos extranjeros, que siempre deben ser la excepeción; pero exigen que éstos se asimilen íntegramente[7]).

Para los populistas, sólo hay una forma de pensar correcta: la propia. Existe una sola forma de ser humano: la mía. Lo más contrario a esta homogeneidad es el llamado melting pot[8], tan detestado por el populismo de derecha, ya desde Carl Schmitt o desde antes, Schmitt incluye la crítica al llamado melting pot,”mezcla de razas” o crisol de culturas en su teoría del derecho internacional[9]. Tan importante era el tema para él.

Según el modelo del moderno populismo, habría una competencia permanente entre los pueblos. Entre los estados, las naciones, los continentes, las “culturas”. (El término cultura ha reemplazado al de raza, para evitar ser tildados de racistas). Lo más importante es el triunfo del propio pueblo sobre los demás. Su victoria en todo orden de cosas: científico, cultural y hasta deportivo[10].

Una de las victorias de la propia raza es su reproducción. El aumento del número de sus individuos. De manera que en el marco del etnopluralismo[11] que le es propio, el populismo no sólo rechaza “la mezcla de razas”, sino que propugna un aumento de la “propia raza” o cultura, para hablar en términos etnopluralistas.

La premisa según la cual la población propia debe aumentar explica -en su enfermizo darwinismo social- su odio a la homosexualidad. Por ello, grupos populistas de extrema derecha detestan a los homosexuales, hablan del lobby gay y propugnan la permanencia de la mujer en su hogar, como madre al servicio de la familia. Su concepto de la familia es más bien propio del familismo o familialismo (en que la familia pasa a ser una especie de religión) que de una familia sana y normal.

Conclusión

En suma, el rechazo a la globalización caracteriza al populismo actual o nuevo populismo. El rechazo a todo lo que la globalización lleva consigo. A la sociedad multicultural y a la inmigración. Al multilateralismo de los tratados internacionales internacionales de libre comercio. A la libre circulación de las personas y de los bienes. En torno a este rechazo, surgen las más descabelladas teorías de la conspiración.

La libre circulación de personas, bienes y capital, el libre comercio entre las naciones son los dos aspectos más detestados por el populismo de uno y otro lado del espectro político. Los parámetros tradicionales de izquierda y derecha no han dejado de existir, como sostienen los populistas, sino que tenemos que replantear sus coordenadas y reconocer su transversalidad.

El rechazo a lo que los populistas llaman elites, al pluralismo y a la heterogeneidad social son igualmente características del populismo. Como también la homofobia y la arrogancia de quien pretende ser propietario de la verdad. Una sociedad homogénea basada en pseudo ideales populistas es lo más contrario a la sociedad abierta que nos podamos imaginar[12]


[1] A modo de ejemplo, invito a leer mi columna ¿En qué se parecen John Boehner y yo?

[3] Me permito mencionar a modo de ejemplo a: Estados Unidos, Filipinas, Turquía, Brasil, Italia, Hungría, Polonia, Rusia.

[4] En Alemania, las recientes Montagsdemos. Ver, en este apartado del artículo de Wikipedia, como a la ultraizquierda se le unían los nazis, sin que estos últimos rechazaran que se sumaran a sus protestas de los días lunes.

[5] No sé por qué recuerdo una de las últimas frases que escuché al Padre Osvaldo Lira: “Hay una sola forma de cagar católica”. No Padre Lira, no hay una sola forma, hay muchas.

[6] Ver de The Guardian The new populism

[7] Esta fue la opinión de Höcke al ser confrontado por una periodista alemana hija de extranjeros.

[10] Pienso en el doping obligatorio de los deportistas del Bloque Oriental, que, la mayoría de las veces, ni siquiera sabían que estaban consumiendo drogas para aumentar su rendimiento físico.

[11] Sobre el etnopluralismo, invito a leer mi columna: Un fantasma recorre Europa, el fantasma del etnopluralismo