Maersk en San Antonio

Sin duda no hay una sola causa para que Maersk haya cerrado su fábrica de contenedores refrigerados en San Antonio. Bien puede haber sido “la sobreproducción de contenedores en el mundo” o bien “la falta de materias primas a nivel regional”. O ambas. U otras causas.

Luego del anuncio de la naviera danesa, el Presidente de Asimet[1] se preguntó, no sé si romántica, poética o patéticamente “¿en qué fallamos como país”[2]. (Pienso en Enrique MacIver y su famoso discurso del año 1900[3]). Califica el impacto del cierre de la fábrica como un balde de agua fría. Prosigue en el mismo tono: “¿estarán dispuestos otros inversionistas extranjeros a arriesgar su capital en Chile?”.

¿Quieren saber cómo contestan los daneses a tales preguntas? Søren Leth Johannsen, director comercial de Maersk Container Industry, explica: “hay que recordar que los chilenos no son industriales como lo son los chinos. Son campesinos y mineros que han aprendido a soldar”[4]. Pero en el mundo de hoy, parece que soldar no es suficiente.

Una amiga mía que vive y trabaja en Alemania, comenta que los profesionales universitarios chilenos tienen muy buen nivel. Pero no así los obreros y el personal no-universitario. Esto es una pena y una injusticia frente a los miembros más pobres de la sociedad chilena. Capacitación y perfeccionamiento son las palabras claves. La educación dual sería la escalera para llegar a ser un país industrializado.

Mientras muchos exigen “educación universitaria gratuita”, capacitar y perfeccionar a los obreros, a los campesinos, a los trabajadores más sencillos no es tema en Chile. Y son estas las claves para “no fallar como país”.

Se plantea que otra de las razones para que Maersk se haya ido de San Antonio es la huelga de más de dos semanas que tuvo lugar en octubre pasado en la fábrica. En ella, los trabajadores exigían las mismas condiciones de trabajo de que gozan sus colegas de Maersk en Dinamarca (!). Parece que quisieron correr antes de aprender a caminar y la caída fue tremenda.

¿No habría sido más apropiado compararse no con los daneses, sino con los chinos? Porque los contenedores refrigerados de Maersk serán producidos ahora en Qingdao, China[5], en la planta originaria de esa empresa y que funciona desde 1998, la que, “pese a las cambiantes condiciones del mercado, ha demostrado su capacidad para producir productos de alta calidad”. Allí Maersk consolidará su producción.

“Con el cierre en Chile, Maersk Container Industry tendrá su sede central con investigación y desarrollo en Dinamarca y dos plantas de producción en China para refrigeración y transporte”[6]. Tal vez, algún día, Chile pueda albergar la central de investigación y desarrollo de una gran empresa. Para eso, necesitaríamos menos abogados y más químicos, físicos y biólogos y buenos técnicos de todas las especialidades[7].

Apropósito de China, paralela a la noticia del cierre de San Antonio, trascendió que la competencia china de Maersk, Cosco Shipping, se instalaría en Perú[8]. Tal vez, incluso, habría sido más apropiado que los sindicatos chilenos se comparara no con los daneses sino con los peruanos.

Otra amiga mía, opina que los peruanos pueden hacer el mismo trabajo que los trabajadores chilenos; pero más barato. De ahí la importancia de agregar un valor al trabajo de los chilenos. Lo que sólo puede ser posible mediante el aprendizaje, la capacitación y el perfeccionamiento permanente. Un perfeccionamiento que dura toda la vida, como decimos en alemán[9].

Los ejecutivos daneses de Maersk insisten en que la decisión no la tomaron debido a la huelga de octubre pasado. Les creo. Dicen que ellos nunca estarían en contra de una huelga, ni de la formación de sindicatos. También les creo. Sobre todo de cara a la opinión pública danesa y noreuropea en general. Hacen bien, una huelga es una cosa buena cuando las exigencias de los huelguistan no son desmesuradas.

El director ejecutivo de Maersk dice, con mucha empatía: “Lamentablemente, esta decisión afecta a nuestros 1.209 colegas calificados en San Antonio y estamos comprometidos a apoyarlos y cumplir nuestras obligaciones”[10].

La instalación de Maersk en Chile fue, en su momento, una sensación[11]. Fue un gran salto que acabó en un inmenso costalazo. Desde Chile, la naviera planeaba suministrar “contenedores refrigerados directamente a lo que se llamó el centro de exportación en la costa oeste de América Latina”. La idea era “colocar la fábrica justo donde está la demanda”[12]. San Antonio debería convertirse en un centro de exportaciones de la Costa Oeste sudamericana, hacia el otro lado del Pacífico.

La idea era llevar los contenedores refrigerados de fundo en fundo, recogiendo los productos agrícolas, transportarlos a los barcos que hacían la ruta a Asia y otros destinos. Así evitaban que los contenedores refrigerados que construían en China, viajaran vacíos a Sudamérica. Ello suponía el desarrollo de una cadena de suministros a nivel local, desde el mismo territorio chileno o desde los países vecinos (en este caso, especialmente Colombia, Ecuador y Perú).

Maersk habla de “la dificultad permanente para obtener, a nivel regional, los proveedores de insumos esenciales para la fabricación de contenedores”[13]. Esto también falló, aumentando más aún el costo de aprovisionamiento de las necesarias materias primas[14]. ¿Fue un problema de infraestructura? ¿De proveedores? ¿Realizará alguien alguna investigación sobre el tema? ¿Alguna universidad?

“Como consecuencia del exceso de capacidad en el mercado de contenedores Maersk ha reconocido que la fábrica en Chile no es competitiva”, explica su comunicado de prensa[15]. Los chilenos estamos acostumbrados a ser los primeros de la Región; pero eso no basta, la competividad es hoy global. No basta estar en la OECD. El esfuerzo tiene que ser diario por mejorar y corregir los errores.

Nadie se puede dormir en los laureles. Un ingeniero comercial con un postgrado en una buena universidad norteamericana, nada puede hacer sin buenos trabajadores que co-laboren con él. Creo que hay que re-pensar el trabajo en Chile. Necesitamos más capacitación, más perfeccionamiento permanente y más respeto por la dignidad del trabajo. A los obreros que ven en una huelga el “santo remedio” para todo, les diría: si queremos que nos paguen más, seamos mejores.


[1] Asociación de Industriales Metalúrgicos y Metalmecánicos.

[3] En su famoso Discurso sobre la Crisis de la República -más conocido aún desde que Gonzalo Vial lo citó en su “Historia de Chile“, MacIver quien el año 1900, se preguntaba: “¿Qué ataja el poderoso vuelo que había tomado la República y que había conducido a la más atrasada de las colonias españolas a la altura de la primera de las naciones hispanoamericanas?”

[4] Mærsk-investering i Chile lider nu samme skæbne som Tinglev-fabrik (JydskeVestkysten es el diario más grande de Dinamarca).

[6] Cfr. Mærsks containerforretning skal fyre 1200 ansatte i Chile “Con el cierre en Chile, Maersk Container Industry tendrá su sede central con investigación y desarrollo en Dinamarca y dos plantas de producción en China para refrigeración y transporte”. Tal vez, algún día, Chile pueda albergar la central de investigación y desarrollo de una gran empresa.

[9] Lebenslanges lernen.

[13] Maersk cierra su fábrica en Chile El “90% de los insumos para esta industria deben importarse a Chile”, se queja la empresa.

Advertisements

A un año de la huelga del Registro Civil, una historia de familia

A un año de la huelga del Registro Civil del me gustaría referirme a lo que mi familia vivió o más bien sufrió en el marco de esa huelga. Mi hijo, entonces de 19 años, luego de pasar un año trabajando duro como obrero agrícola en Australia, decidió pasar algunas semanas de vacaciones en casa de amigos -jóvenes trabajadores como él- en un país del Sudeste asiático. Decidió entrar a ese país con su pasaporte chileno y no con su otro pasaporte, de un país europeo.

En el curso de su estadía -sin que ni él, ni los funcionarios del aeropuerto, se dieran cuenta- se venció su pasaporte. Circunstancia que le impidió salir de ese país. Es un shock llegar al aeropuerto y que te digan que no puedes tomar el avión y que estás en una situación al borde de la ilegalidad. Más todavía, cuando debido al inicio de tus estudios universitarios, apremia regresar a Europa.

Como se pueden imaginar, el cónsul de Chile en ese país le indicó que debería solicitar un nuevo pasaporte, que tardaría dos semanas. En el transcurso de esas semanas, se declaró la huelga del Registro Civil en Chile, por lo que el cónsul le advirtió que tendría que esperar a que la huelga terminara para recibir su pasaporte y poder salir del país.

Como todos sabemos, esa huelga fue sumamente larga y mi hijo (entra tanto cumplió 20 años) permanecía varado en el país del Sudeste asiático y más encima en calidad de ilegal, ya que el tiempo que podía permanecer en el país ya había pasado. Sólo tenía una carta del cónsul chileno en que rogaba a la policía disculpar la situación.

Su otro pasaporte -el europeo- no sólo no le servía, sino que más bien lo perjudicaba, ya que él había entrado al país con el pasaporte chileno y su pasaporte europeo era -para las autoridedes del país asiático- una especie de res inter alios acta y sólo le habría significado su detención inmediata debido a una situación de ilegalidad. Según le explicaron las mismas autoridades.

Pasaban los días y las semanas. La situación era dramática. Decidimos pedir al cónsul un pasaporte consular. Yo había consultado con tres o cuatro amigos o conocidos míos cónsules o ex-cónsules en países importantes y con mucha experiencia y los tres o cuatro me habían dicho que habría correspondido, desde el primer momento, entregar un pasaporte consular y no esperar al del Registro Civil que tiene que venir de Santiago. Pero que con un pasaporte “normal” en curso, tampoco podía entregarse uno consular. 

El cónsul se negó diciendo que mi hijo tenía otro pasaporte -de un país europeo- y por eso, no le podía entregar uno consular. Me pregunto si acaso el cónsul no entendió que ese otro pasaporte no sólo no le servía para salir del país en que estaba, sino que lo ponía -si cabe- en una situación de aún mayor ilegalidad y peligro de ser detenido por la policía e internado en una cárcel del sudeste asiático, cuyas playas son muy bonitas; pero creo que a nadie le gustaría conocer sus recintos carcelarios.

Finalmente, una ex-compañera mía de colegio tomó la iniciativa y habló con el Ministerio de Relaciones Exteriores. Entonces, ordenaron desde Santiago extender a la brevedad un pasaporte consular. Lo que ocurrió. Así que sí correspondía entregarlo, como me habían asegurado mis amigos diplomáticos chilenos.

All’s well that ends well? Creo que no. Pienso que el derecho a huelga es un derecho garantizado en la Constitución y que hay que respetarlo. Pero que la inflexibilidad, el desconocimiento de las normas, su interpretación incorrecta -o incluso caprichosa- o la eventual indolencia están siempre demás. Los funcionarios públicos son servidores públicos y están para solucionar los problemas, no para agravarlos.

Yo soy abogado y tengo muchos amigos y colegas que conocen a muchas personas. Pero prefiero no imaginarme que algo así le pueda pasar a una persona que no tiene ese tipo de conocidos. A mí no me gustan las “connections”, creo que no deberían ser necesarias. Que todos tendríamos que hacer nuestro trabajo bien. Hagamos de Chile un país mejor, en el que la humanidad, la flexibilidad y el estado de derecho primen sobre un legalismo indolente y pasado de moda.