Fachos pobres

Al parecer, todo empezó cuando “Estando en el Estadio Nacional y, luego de los primeros cómputos, un grupo de adherentes de Guillier gritaban enardecidos ‘fachos pobres’ a un grupo de simpatizantes de Piñera”[1]. Esto es, fascistas pobres… como si los fascistas hubieran sido “ricos”. Históricamente, el fascismo o los fascismos (incluyento al nacional socialismo[2]) fue un movimiento de carácter social y apoyado por los más desposeídos de la sociedad[3].

La multitud enardecida que descalificaba como “fachos pobres” a personas partidarias de un candidato que no era el propio. Aparentemente se basaba en que, pese a que “cómo estaban vestidas” y en “su color de piel (morenos, como la mayoría de este país)”[4]. Esto es, caían en los prejuicios y en los “estereotipos tontos”[5], por no decir en el racismo o, en el mejor de los casos, en el mero clasismo. En ese juzgar a las personas por las apariencias… Parece que no saben que las apariencias engañan…

Se supone o al menos, la izquierda lo supone que la gente más pobre es de izquierda. Yo que crecí en un ambiente de izquierda, sé que no es así. Que antes no era así y hoy lo es aún menos. Las barreras entre la izquierda y la derecha, entre abajo y arriba (ya no vivimos en los tiempos de “Upstairs, Downstairs”[6]), entre adelante y atrás tienen hoy muy poca importancia tienen. O ninguna.

Hoy votamos no por un compromiso político pre-establecido, pre-concebido, heredado o impuesto… Hoy votamos libremente y de acuerdo a nuestro convencimiento frente a la actuación, al programa, a la competencia o incompetencia de los candidatos a la Presidencia y del grupo político que lo acompaña. Hoy tenemos amigos de todas las tiendas políticas, ya que vivimos afortunadamente, en una época no-ideológica o al menos, no tan ideológica como hace cincuenta o setenta años.

Volviendo al tema de los “fachos pobres”, pienso que este prejuicio viene de una antigua teoría, de cuyo autor ni siquiera quiero acordarme, según la cual, las capas más pobres, los obreros, los campesinos, los “trabajadores” (auque todos los que trabajamos seamos trabajadores y no sólo ellos) son quienes reemplazan, mediante un proceso de lucha de clases -que bien puede ser implementado a través de las urnas- a la burguesía. La izquierda sería la portadora del estandarte político que remueve a la burguesía en un proceso histórico irreversible.

De manera que las clases más pobres -los obreros, campesinos, la clases trabajadora y los intelectuales autores de la teoría, de acuerdo a la cual, “los filósófos sólo han interpretado el mundo, llega la hora de cambiarlo”[7]-… todos ellos, serían los partidarios de una política de izquierda, nunca de una de derecha. Esto es, de Guillier o de Sánchez, nunca de Piñera o de Kast. Quienes apoyen a cualquiera de estos dos últimos candidatos cometerían una especie de traición, de felonía frente a su clase, a la clases de los más pobres o de los supuestamente más pobres. Es una teoría bastante rebuscada e injusta, que quita libertad a las personas.

Ahora bien, como teóricamente, las clases “menos afortunadas” en Chile han sido tradicionalmente una mezcla entre los primeros conquistadores y los pocos indios que había en nuestro territorio, se ha identificado tradicionalmente a las clases más pobres, con los que menos se ven como noreuropeos. Los que tienen nombres españoles y no ingleses o franceses (más países europeos apenas se conocen en Chile…). Sorry, algunos apellidos alemanes han pasado trabajosamente a integrar ese círculo de la “clase más alta”, como Möller, por ej. No se me ocurre ningún otro.

Hasta aquí una explicación bondadosa, pero de ninguna manera una justificación de los prejuicios racistas y clasistas de quienes gritan a otras personas “fachos pobres”, lo que me parece una falta de respeto, de criterio, un no aceptar la libertad, la democracia, ni las libres decisiones de otras personas. Y un ejemplo de racismo y de clasismo injustificable. Es que, como hace ver un antropólogo chileno “Mucha gente de izquierda piensa que las personas con pocos recursos tienen un deber de identificarse con la izquierda, porque se declara representante de sus intereses. Luego, el pobre que no es de izquierda, desde este punto de vista, sería ignorante y, además, estaría alineado”[8].

Pienso que una de las cosas que la izquierda chilena simplemente “no cacha”… perdón, no capta, no entiende es que las transformaciones, el avance, tal vez no venga más de su lado político, sino del otro. Tal vez la derecha chilena -al menos en alguna de sus versiones- es más avanzada, más social y más progresiva que el conservadurismo de la izquierda, tan aferrada al pasado… a un pasado ideológico, por lo demás, tan poco glorioso. Claro que hay varias derechas en Chile, así como también hay varias izquierdas y supongo -espero- que alguna de ellas, rechace estos gritos de “facho pobre”.

Ya no vivimos en los años 1930, ni en los 1940, ni 1970. Hoy eres libre de ser partidario de quien quieras, de Piñera, de Guillier, de Kast o de Sánchez. Da lo mismo que provengas de una familia de tez morena (mitad “mora” y la otra mitad, mapuche) o que desciendas de algún intelectual ucraniano de piel muy blanca y ojos muy azules, pero cuya familia apoyó la revolución rusa. Da lo mismo que tu papá haya sido partidario de Kim Il Sung, como el mío[9] o de Franco, como el de algunos inmigrantes españoles. ¿Somos todos iguales y libres, o no?

En el fondo, gritar a partidarios de Piñera “fachos pobres” equivale a quitarles la libertad y la autonomía de pensar lo que quieran y actuar -en este, caso, de votar- en consecuencia.


[2] Si se lo quiere incluir dentro de los fascismo, como hacen algunas teorías. E incluso hizo Nolte. Sobre él, ver mi columna Los dos Nolte. Breve consideración sobre Ernst Nolte

[3] Con Evita Perón, podemos hablar de los “descamisados”.

[7] Mi traducción libre de la frase de Marx en sus Theses über Feuerbach, “Die Philosophen haben die Welt nur verschieden interpretiert,es kommt aber darauf an sie zu verändern””.

Advertisements

Todas las rubias votaron / votamos por Piñera – El voto rubio en Chile

Una diputada comunista (sí, Chile es tan anticuado que aún existe el Partido Comunista) dijo algo así como “Vi en Recoleta una cantidad de personas que no había visto nunca, de pelo muy rubio”[1], con lo que ella explicaría el triunfo del candidato que no era el suyo -ya que ella era jefa de campaña de Alejandro Guillier- por el “voto rubio”. “Güerito” le llamarían en México.

De partida y antes que nada, tengo que confesar que yo no soy rubia y que voté por Piñera (aunque no soy su incondicional: en la primera vuelta, había votado por Felipe Kast, me gusta Evopoli, sobre todo por su compromiso social). Por eso, decidi cambiar mi foto de perfil en Facebook, por una foto mía con peluca rubia. (Esta foto con peluca rubia, la tomé para mis viajes al Este de Alemania[2], por si acaso me veo enfrentada a gente de extrema derecha).

Yo no sé si puede haber algo más absurdo y más bajo que sostener que la gente que no es rubia -así como yo, que tengo el pelo negro- vota o tiene que votar por el candidato contrario a Piñera… Más aún si Sebastián Piñera -que ahora tiene el pelo blanco- si mal no recuerdo, también tenía el pelo negro[3].

Todo esto es aún más ridículo, si se considera que la misma señora del candidato Alejandro Guillier, de la que Cariola era su jefa de campaña, tiene el pelo castaño bien claro… Tanto que, en Chile, pasar por rubia. Vean su foto para convencerse. Y eso qué importa! Nada! Esto es del “voto rubio” es más que simplemente un “estereotipo tonto”[4], es una estupidez.

Yo creo que da exactamente lo mismo el color de pelo, de ojos, de piel, de… de no sé qué que tenga una persona… En el siglo 21 somos libres de votar por quién queramos y nadie tiene derecho -ni a priori, ni a posteriori- por desprestigiarnos, discriminarnos, a hablar mal de nosotros por el tema de nuestra apariencia física.

En Europa, la no discriminación, el no al racismo son banderas de la izquierda. En Chile -el mundo al revés- parece que es la izquierda -anticuada y pechoña- la que está a favor del prejuicio y de la discriminación absurda y sin sentido. 

25550585_10156285616369218_4803900925657473886_n

 


[2] Al territorio de la antigua República “democrática” alemana.

Voto chileno en el extranjero – Mi experiencia en las primarias del 2017

Dos intensas horas de viaje de ida -lloviendo a cántaros- y otras dos de vuelta -muy tarde y con sueño-. Una noche en “cama ajena”… y menos mal que tengo amigos en esa ciudad que me ofrecieron una cama fue agradable, en un sector tranquilo de la ciudad[1], sino, habría tenido que irme a un hotel ($$$). Sin embargo, todo el esfuerzo valió la pena.  

Sí, valió la pena pasar más dos horas del día sábado en el Consulado de Chile y 12 horas y media (hubo gente que se tuvo que quedar más tiempo) del domingo sin poder abandonar la oficina. Incluso, sin poder salir de la sala donde estaba instalada la mesa número uno -mesa única- sin que quedaran en ella, dos de mis compañeros vocales[2].

Sí, reitero que valió la pena. Sin duda, hicimos historia. ¿Qué significa “hacer historia”? En este caso, significa simplemente que, por primera vez en la historia de Chile, se aplicó la Ley de reforma Constitucional N° 20.748[3], que “reguló el ejercicio del sufragio de los ciudadanos chilenos que residan en el extranjero”[4]. Por lo tanto, casa vez que se escriba acerca del sufragio en Chile, van a mencionar este hecho.

Somos medio millón de ciudadanos y ciudadanas en el extranjero. No estamos en Chile, por diversas razones y generalmente, no porque queramos, sino por estudio, trabajo o razones familiares. Pienso que, a estas alturas, ponerse a debatir sobre si es bueno o no que votemos los ciudadanos que vivimos en el extranjero, no tiene mucho sentido. Sin embargo, el hecho de que no todos se hayan inscrito es una especie de “selección natural”, en el sentido que: quienes nos interesamos por los temas que afectan a la sociedad chilena, nos inscribimos, nos informamos y vamos a votar. Por su parte, a quienes esto ya les es muy difícil, porque están muy desvinculados de Chile, simplemente no se inscribieron o no van a ir a votar. Después de todo, el voto es voluntario.

Fue muy grato ver a jóvenes, muchos de ellos, estudiantes en Alemania, ir a votar. No tengo una estadística; pero puedo decir que la mayoría de quienes votaron en el Consulado donde me tocó ser vocal, eran jóvenes, algó así como el 75 ó el 80%. Un grupo grande de genete joven llegó “en patota” desde una ciudad. Nos contaron que se habían puesto de acuerdo en las redes sociales y compraron un pasaje de grupo, que es más barato. Verdaderamente ejemplar.

Por otro lado, es igualmente elogiable, que algunas abuelitas y abuelitos acudieran a la urna (era una sola, por eso, no escribo “a las urnas”, como de dice generalmente). Familias enteras, donde uno o dos de sus miembros eran chilenos. Mamás con hijos en edad de votar y también, papás de otros niños mucho más chicos, incluso guaguas. Y una compatriota embarazada que nos contó que se había quedado a dormir en la casa de una amiga de otro país de Sudamérica, para poder acudir a votar. Si esto no es ejemplar 🙂

Evidentemente, mucha gente no fue a votar a las primarias, simplemente porque no pudo. De ninguna manera por ser floja o estar desinteresada, como he leído en algunas críticas que se hacen, como para desprestigiar el voto en el extrerior o el mecanismo de las primarias del que, creo que podemos estar orgullosos, ya que significa una sola cosa: más democracia.

Algunos no fueron a votar porque no pudieron. Tú no tienes ni plata, ni tiempo sin límite y algunos amigos prefieren guardar la plata y la energía para la elección presidencial y, eventualmente, para la segunda vuelta. La vida en Alemania no es fácil y mandarte cambiar todo un fin de semana, significa dejar muchas cosas sin hacer. Si tienes niños chicos, es casi imposible hacerlo. Los trenes son muy caros, los buses son muy incómodos. Y está el factor tiempo: viajar cuantro, cinco o seis horas de ida y otras tanteas de vuelta no es algo que tú hagas así no más. Si no tienes una familia que te apoye, es imposible viajar o arriesgas una pelea grande.

Ser vocal, tampoco es fácil. Aunque vivas dentro de la misma ciudad. Los domingos en Alemania, andan pocos buses y pocos trenes. Además, desde hace años, el país está surcado por diversas “obras en el camino” y se cierran calles y rutas. De hecho, uno de los vocales de mi mesa, tuvo que pedalear 20 kilómetros de ida y otros 20 de vuelta en bicicleta, porque no quería arriesgarse a llegar tarde o a no poder llegar por un problema que había de buses y trenes. Ese vocal es mi héroe del año 2017. 

Como me escribe un amigo fueron “momentos inolvidables, grata la convivencia con compatriotas cumpliendo un derecho civico”. Sí, así fue no más. Las empanadas que donó alguien para la hora de almuerzo fueron un momento top del día (no podíamos salir del edificio y aunque hubiéramos podido, estaba todo cerrado). Pero lo mejor fue la buena onda de todos, especialmente grata fue la amabilidad del secretario de la mesa que saludó prácticamente a todos los votantes, dándoles la mano. Asimismo, en forma espontánea y sin que nadie lo dijera, aplaudimos a todas y cada una de las personas que acudió a votar. Hacerlo fue una reacción irresistible, algo que hiciemos al unísono, que nos salió del alma y sin afectación alguna[5].

Nuestro trabajo como vocales tuvo muchas luces; pero donde hay luz hay también sombras. Triste fue comprobar que personas que habían viajado, desde lejos, a votar, no aparecían en el padrón de electores, esto es, en la lista que se había confeccionado con el nombre de todas aquellas personas inscritas voluntariamente antes del 3 de mayo. La razón de ello es que no leyeron -debo reconocer que yo tampoco lo leí- un mail de Servel en que se aclaraba: “¿Quiénes pueden votar en Primarias? Si actualizaste tu domicilio hacia el extranjero o solicitaste tu inscripción en el Registro Electoral antes del 3 de mayo y te encuentras en los padrones de Mesa, ¡puedes votar en estas Primarias!”. Tal vez, habría sido necesario explicar que “si te inscribiste después del 3 de mayo, entonces no puedes participar en las primarias”. Sólo en las presidenciales de noviembre próximo y en la eventual segunda vuelta. Sí, triste era comprobarlo y más triste era decírselo. La expresión de sorpresa negativa -por llamarlo de alguna manera- del afectado era innegable y nos entristecía a todos.

Más sombrío aún es el caso en que una persona quería votar por un candidato de la cédula única; pero sólo podía hacerlo por uno de la lista B, ya que se hallaba registrada como militante de un partido político del llamado “Frente Amplio”. El problema es que esa persona no estaba afiliada -nos aseguró y le creo- a ninguna colectividad política de ese sector; pero aparecía como su militante. Esto es muy, pero muy grave, ya que significa que algunos partidos nuevos, en su desesperación por constituirse, al parecer, recurrieron a la suplantación de personas, al uso indebido de la firma y los datos de alguien, para hacerlo aparecer como fundador/a de su partido y así poder participar en el concurso electoral. Todo vale, piensan algunos… Todo vale, incluso el juego sucio, la mentira y el engaño. Dependiendo del número de firmas falsificadas, tal vez, estas agrupaciones ni siquiera podrían haber participado en las primarias. Recurriendo a este verdadero fraude y quitaron el derecho a voto a un compatriota, a una compatriota. Realmente, este hecho empañó todo el proceso. Demostró que parece que hay gente que aún no capta las reglas básicas y más elementales de la democracia. Que en en fondo, las rechaza…

Reprobables fueron también los llamados de algunos a votar por el candidato Ossandón para impedir que ganara Sebastían Piñera, al que parece que le tienen más miedo o consideran menos susceptible de ser vencido. Incluso, circulaba en las redes sociales una poesía super irrespetuosa e intolerante en que se impelía a votar por Ossandón y no “por el ladrón”. El llamado anti-voto. Otra gente que no capta las reglas más básicas de la democracia. Conversando, a posteriori sobre el tema, algunas personas me decían que ellos no veían “nada de malo en esto”. No sé qué decirles… El voto de una persona de izquierda por un candidato de derecha sólo para impedir que gane otro, se basa en una mentira. Se trató de tergiversar la decisión popular de manera artificiosa y mediante un engaño. Si alguien no lo entiende y ve el proceso democrático sólo como un mecanismo que se puede manipular al antojo, entonces, no ha captado nada de lo que significa la democracia. Ni tampoco lo que es el estado de derecho. O, tal vez, deseen estas personas una “democracia iliberal” como hace el mandatario húgaro Viktor Orbán, de extema derecha.

También reprobable fue la campaña de la extrema derecha en contra de Felipe Kast. Tan baja como el poema de la extrema izquierda contra Piñera. Una vez más, podemos decir que los extremos se parecen mucho y que existe una personalidad extremista, da lo mismo si es de extrema izquierda o de extrema derecha, sectores -por lo demás- entre los que existe una gran cantidad de vasos comunicantes.

Al final de la jornada, luego de contar los votos y dar los resultados, ceremonia republicana a la que asistió público, los vocales de mesa, los miembros de la junta electoral y un vocal que nos había acompañado durante todo el día, tuvimos que quedarnos trabajando cerca de dos horas o más después de haber cerrado la mesa. Lo que era grave, ya que Chile y Alemania jugaban la final de la Copa de Confederaciones en el estadio Krestovskyi. Quedarnos a contar los lápices, a echar a los sobres los respectivos votos, firmar cajas que había que enviar a Chile por valija diplomática, significaba quedarse sin ver el partido. Gracias a Dios, alguien sacrificó heroicamente su volumen de internet y pude ver -de reojo- el primer tiempo y el lamentable único gol del partido.

Nos fuimos a la casa -o a algún public viewing a ver el partido, cansados, pero felices. Como escribe mi amigo, fue algo “muy emocionante y al mismo tiempo me siento orgulloso haberlo logrado”. También yo lo veo así 🙂


[1] Circunstancia muy importante para una persona de sueño ligero, como yo. Problamente en mi vida anterior fui animal preferido por algún carnívoro depredador.

[2] Los minutos en el baño -indispensables para toda persona humana- y en la cocina para tomar agua o un café o un rico kuchen que alguien había llevado, estaban contados.

[4] “El 3 de mayo de 2014 se publicó la Ley de reforma Constitucional N° 20.748, la cual reguló el ejercicio del sufragio de los ciudadanos chilenos que residan en el extranjero. Esta reforma tuvo su origen en la moción presentada por las entonces senadoras Isabel Allende Bussi y Soledad Alvear, y los senadores Alberto Espina, Hernán Larraín Fernández y Patricio Walker Prieto. Se agregó un nuevo inciso al artículo 13 de la Constitución”, Voto de chilenos en el extranjero, en Wikipedia.

[5] Demás está decir que, en nuestra función, fuimos total y absolutamente imparciales. Obvio y lógico. Ninguno de nosotros expresó ni una sola palabra en cuanto a preferencia política.