“Soberano es quien decide sobre el estado de excepción”

Uno de los aforismos de Carl Schmitt más citados es aquel con el que comienza su librito “Teología Política”[1] (la primera edición es de 1922, en plena República de Weimar): “Soberano es quien decide sobre el estado de excepción” o en el original alemán: “Souverän ist, wer über den Ausnahmezustand entscheidet”.

Es una de las frases más conocidas y también una de las más enigmáticas. Si la leyera aislada, sacada del contexto en que fue escrita, podría decir que no significa otra cosa, sino la simple comprobación que, para evitar el caos provocado por una situación excepcional y de acuerdo a la Constitución vigente, el Legislador, el Ejecutivo o alguien que el mismo texto constitucional determine, puede decretar el estado de excepción (de catástrofe, de emergencia, de sitio o del tipo que sea) para evitar que la situación se vuelva insostenible y para “salvar” el estado de derecho. En un contexto constitucional como lo conocemos, el estado de excepción significa que se pueden restringir algunos derechos fundamentales; pero no todos, generalmente es limitado en el tiempo, y tiene un sinnúmero de restricciones que evitan que se quien ejerce el poder actúe en forma arbitraria. En el capítulo primero de su librito, el mismo Schmitt aclara que no se refiere a esto.  

La famosa frase de Schmitt expresa una idea mucho simple. El poder soberano, en todos y cada uno de sus actos, no se encuentra sometido a ninguna ley. Ni en el tiempo, ni en el espacio. Ninguno de sus actos estaría restringido por nada anterior, ni superior, ya que, si así fuera, el soberano no sería soberano. Se entiende por soberano el poder que no tiene ningún poder por sobre el suyo -explica-. Esto es, un poder ilimitado. Para aclarar este concepto, cita a Jean Bodin, el teórico del absolutismo, del siglo XVI.

Schmitt, un hombre que se las da de católico, de conservador, de anti-ilustrado, de anti-liberal, parece que no conoce en absoluto la tradicional doctrina católica. En 1er año de derecho, aprendí lo que decía Isidoro de Sevilla, el gran filósofo-jurista-sabio del siglo VII. Isidoro explica que el príncipe no está por sobre la ley, sino que está siempre sujeto a ella. “Los príncipes deben someterse a sus propias leyes y no podrán dejar de cumplir las leyes promulgadas para sus súbditos. Y es justa la queja de los que no toleran que se les permita algo que le esté prohibido al pueblo”[2]. Isidoro llega más lejos y dice que no es príncipe quien no se someta a las leyes[3] [4]. Exactamente lo contrario de lo que sostiene Schmitt.

De acuerdo a Schmitt, el “soberano no está sujeto a leyes, ni a constituciones, sino que está por sobre ellas y puede tomar las decisiones sin sujetarse a ellas”[5]. En uno de sus artículos más conocidos y por el que recibió la denominación de “jurista de la corona” del nacional socialismo[6], señala que “el Führer crea el derecho en el mismo momento: lo que él dice es derecho y se aplica de inmediato. Lo crea ad hoc, para la ocasión”[7]. No sé por qué pero me parece que el soberano y el Führer se parecen tanto que casi se identifican…

Debido a esta forma de concebir el derecho, se entiende la animosidad de Schmitt frente al positivismo jurídico de Kelsen y de otros, que presentaban la ley escrita, la ley positiva, como la norma que debería regir a todos y no dejaban cabida a creaciones jurídicas “libres” por parte de un supuesto Führer que podría dictar derecho para cada ocasión, basándose en quién sabe qué profundidades de la mentalidad del pueblo[8]. Para los positivistas de la República de Weimar, lo único que debía regir el sistema jurídico, era la norma escrita clara y positivamente y no interpretaciones más o menos esotéricas que iban más allá de lo que decía la ley.

El estado de excepción schmittiano es un estado inherente al soberano, que siempre se halla en estado de excepción cuando legisla o cuando decreta, cuando toma una decisión, cualesquiera que ésta sea. Incluyendo la de ordenar el asesinato de sus opositores, como lo que ocurrió durante la llamada “noche de los cuchillos largos”[9], decisión de Hitler que Schmitt defendió en el citado artículo “El Führer defiende el derecho”[10]. En mis oídos suenan las palabras con que Waldmar Gurian sintetiza el pensamiento de Schmitt acerca del Führer: “Da lo mismo lo que él haga, siempre será derecho”[11].

En cada norma jurídica o acto judicial, Schmitt ve el poder del soberano. Ese poder primigenio en el tiempo y en el espacio sobre el cual nada existe. La norma jurídica viene al mundo por una decisión del soberano y es derogada igualmente por este poder máximo. Si el soberano quiere romper con el derecho anterior, contradecirlo, nada obsta para que lo haga. Después de todo, él decide. El soberano está por sobre el derecho, o más bien: es el derecho. A su antojo, lo erige y lo deroga. Resumiría así lo que Schmitt entiende por decisionismo.

El decisionismo me recuerda al criticado voluntarismo: lo que es la voluntad profunda del pueblo, eso es ley. Pero aquí el pueblo es reemplazado por el Führer, el líder máximo, el guía rector del pueblo y del estado. Generalmente, en círculos conservadores entre los que Schmitt sigue siendo muy popular, se critica el pensamiento liberal e ilustrado como simple voluntarismo. Bueno, esto es lo mismo, pero al revés.

Durante la época de Weimar, hubo una disputa entre los decisionistas y los integracionistas. Estos últimos, encabezados por el profesor de la Universidad de Berlín, Rudolf Smend, sostenían que el derecho no es algo aislado de la sociedad, sino que se integra en ella y recibe impulsos y contribuciones de sus miembros, por ej. de los expertos en la materia a legislar. El decisionismo de Schmitt prefiere confiar en una persona, en un Führer, que “decida” él solo, en vez de integrar a la sociedad en la toma de decisiones.

Volviendo a la idea inicial, el famoso aforismo de Carl Schmitt que comentamos y que da nombre a este artículo, significa que por encima del soberano no hay nada ni nadie que limite su decisión, ni al dictar, ni al deorgar la norma jurídica. Ni ley positiva, ni la ley natural, ni Dios, ni la Constitución, ni los derechos fundamentales. Nada. El soberano decide sobre la excepción no tiene límite, ni está sujeto a ley alguna, ya que, como dice en el primer capítulo de la misma “Teología política”, “para crear derecho, no necesita tener derecho”[12]. No sin razón, explica Steinbeis que “Schmitt veía en la política la guerra civil y el estado de excepción por todas partes”[13]. Por algo se llama a Schmitt el “teórico del estado de excepción”.

Nada más alejado a la idea que tenemos acerca del estado de derecho en nuestras sociedades civilizadas, en que el orden jurídico nos rige a todos, no sólo a los gobernados, sino sobre todo a los gobernantes, lo que garantiza que el capricho y la arbitrariedad de quien sustenta el poder no aterrorice a la sociedad, sino que sea el mismo derecho, claramente establecido, público y conocido por todos quien guíe la acción del estado. Es bueno vivir en una sociedad así, en que cada uno, cada una sepa a qué atenerse, conozca sus derechos y sus obligaciones y los de las autoridades. Y pueda recurrir a los tribunales libres e independientes para que estos diriman los conflictos conforme a derecho. Nada de ello existe en el mundo de Carl Schmitt, quien sostenía incluso que el Führer era el juez supremo[14].


[1] De 1922. Tengo a la vista la novena edición, editada el 2009.

[3] Ver mi artículo La doctrina del derecho de resistencia en la filosofía política hispana tradicional, en la Revista de Derecho Público de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile.

[4] Me sorprende aún más que importantes estudiosos “católicos” conservadores, especialmente en el mundo latino, sientan una extraña atracción por Carl Schmitt. No sólo porque sus ideas poco y nada tienen que ver con las enseñanzas de la Iglesia católica, sino porque le son contrarias. Opuestas. Además, Schmitt fue un hombre que atacó y renegó de la Iglesia por el tema de su matrimonio.

[6] Invito a leer: ¿Fue Carl Schmitt un nazi?

[9] La serie de asesinatos por encargo de Hitler entre el 30 de junio y el 1° de julio de 1934. Se conoce el nombre de 90 personas; pero los investigadores hacen ver que los asesinados fueron 150 a 200.

[10] Ver mi artículo El Nuevo Orden según Carl Schmitt, en Die Kolumnisten.

[12] “die Autorität beweist, dass sie, um Recht zu schaffen, nicht Recht zu haben braucht”, Politische Theologie, pág. 19.

[13] “Schmitt sah in der Politik überall Bürgerkrieg und Ausnahmezustand”, en Dezision oder Integration: Carl Schmitt vs. Rudolf Smend, de Maximilian Steinbeis

[14] “El Führer no sólo es el guía y está a la cabeza de los tres elementos del nuevo estado, que le han jurado fidelidad y obediencia, sino que además es el juez máximo o supremo. Gerichtsherr lo llama Schmitt, esto es, el señor de los tribunales del pueblo”, cita de El Nuevo Orden según Carl Schmitt, en Die Kolumnisten.

Advertisements

¿Dónde estaba Dios en Auschwitz?

Muchas veces la gente pregunta “¿dónde estaba Dios en Auschwitz?” Es una pregunta retórica y que intenta provocar. De alguna manera, es un reto a Dios, equivale a recriminarlo porque permitió Auschwitz. “¿Dónde estabas tú, Dios, en Auschwitz?” O tal vez no existes o no te importa lo que le pase a la gente. Aunque también puede ser que sea un grito similar a aquel de Jesús antes de morir: “Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?”[1]

Cuando me han hecho la pregunta a mí, he contestado con otra pregunta retórica: “¿dónde estaba el hombre en Auschwitz?”

Auschwitz representa toda la barbarie nacional socialista o más bien toda la barbarie demoníaca intrínseca del nacional socialismo. Un amigo judío que no sólo ha estado en Auschwitz, sino que en los otros campos de concentración de más al Este, me dice que en Majadanek o en Treblinka se siente aún más la extrema maldad de los campos de exterminio. Auschwitz los representa a todos, porque es el más conocido.

Si mi interlocutor o interlocutora es alemán o alemana (la pregunta es hecha generalmente por hombres; nunca he escuchado, ni leído que una mujer la formule), les respondo con una pregunta: “¿dónde estuvo tu abuelo o tu bisabuelo en la época de los nazis?” La mía no es una pregunta retórica. ¿Dónde estaban tus abuelos cuando construyeron el complejo de Auschwitz, con sus fábricas de armamento y con sus cámaras de gas, sus crematorios y sus rampas de selección? ¿Dónde estabas tú?

Entre 1940 y 1945, en Auschwitz, “trabajaron” 10 mil personas para la SS, como guardia o como capataz[2]. Hago ver que los campos de concentración del III Reich fueron entre siete mil (la cifra conservadora tradicional) y 42 mil quinientos, la cifra que se maneja hoy[3]. De manera que podemos imaginarnos a cuánto llegaba el total de personas que “trabajaba” en labores relacionadas con los campos de concentración y exterminio. De partida, me parece raro que algún alemán o alemana de la época no haya visto nunca un campo de concentración o de trabajo cerca de su casa, ya que había tantos repartidos por todo el Reino[4].

Es que claro que resulta mucho más fácil culpar a otra persona -en este caso, nada menos que al mismo Dios- antes que asumir responsabilidad, la propia o la de su propio pueblo. Es mucho más fácil decir que Dios no estaba antes de preguntarse por qué un pueblo culto, erudito, musical, ilustrado y, en general, educado, nada hizo para evitar el genocidio nacional socialista.

Hoy mismo, en Alemania, han resurgido con fuerza movimientos extremos, xenófobos y antidemocráticos y mucha gente prefiere mirar hacia otro lado en vez de hacerles frente. Es justo a esas personas a quienes yo les preguntaría  “¿dónde habrías estado tú cuando se construyó Auschwitz?”

Y me permito hacer una pregunta similar a los lectores de mi columna de todo el mundo, en momentos como el actual, en que el populismo y el extremismo se expanden por demasiadas regiones del orbe[5]. Y una enfermiza polarización pretende presentarnos sólo los extremos como las únicas alternativas posibles.


[1] Marcos 15, 34

[4] Sobre el concepto de Reino en el III Reich, ver mi columna El nuevo orden en el derecho internacional, según Carl Schmitt

[5] Invito a leer mi columna Y si pasa algo…

Trump quiere comprar Groenlandia

Si alguien me hubiera contado, hace dos o tres años que algo así ocurriría, no lo habría creído. Pero parece que los cisnes negros[1] son más probables desde que Donald Trump asumió la presidencia del país más poderoso del mundo. Pese a la diferencia de dos millones de votos en su contra.

Recapitulo los hechos: Trump expresa su deseo de ser invitado a Dinamarca. Dinamarca es un país europeo ubicado en la península escandinava[2], la región del mundo a la que también pertenece Suecia, país que el businessman norteamericano de ascendencia alemana y escocesa[3], generalmente, descalifica. Sostiene que en Suecia ocurren cosas terribles, debido a la unmigración y que la prensa nos lo oculta. Este es un discurso de mucha gente hoy en día, no es propio de Trump, lo más probable es que él lo haya copiado de alguna página de internet[4].

En concreto, esta historia empieza con el deseo de Trump de ser invitado a Dinamarca. Obviamente, Dinamarca hizo realidad su deseo y lo invitó, como corresponde al trato entre “naciones civilizadas”[5]. Y, como también corresponde a una monarquía constitucional, lo invitó la Reina Margarita[6]. La visita estaba planeada para el 2 y 3 de septiembre.

Hasta ahí, todo iba bien. Hasta que la prensa norteamericana reveló que el motivo del viaje de Trump era “comprar Groenlandia”. Sí, “aunque Ud. no lo crea”: el presidente norteamericano quería comprar un país. ¿Why not? Todo tiene su precio: las personas y también los países. Suena a sátira y me costó creerlo, pensé que era una broma. Cabe hacer notar que esta intención primaria no había sido informada al gobierno de Copenhagen. O sea, Trump se hace el invitado; pero no dice a sus anfitriones cuál es el objetivo de su viaje.

Compras Groenlandia suena como “comprar Alaska”, pero 152 años más tarde, cuando ya nadie compra países, sino que simplemente los ocupa. Me recordó a Putin, quien se comporta como los zares y las zarinas de hace 300 ó 200 años, al anexar territorios a su imperio.  

Trump aclaró -y también lo hicieron sus asesores- que su intención era comprar Alask… Perdón, Groenlandia, dada su importancia geográfica y sus recursos naturales. Lo aclaró al menos dos veces: una vez bajándose o subiéndose a un helicóptero y la otra, por twitter. Dijo que se trata de un real estate, de un great real estate, de un negocio inmobiliario. Cuando la sátira se convirte en realidad…[7]

Uno de sus asesores que habló con meridiana claridad en un canal de televisión, explicaron que “era un negocio inmobiliario más”… y claro, Trump y su papá son magnates inmobiliarios y de hotelería (el abuelo habría hecho fortuna gracias a hoteles de dudosa reputación, dicen). Él sueña con el negocio inmobiliario más grande de la historia. Con ser recordado como el presidente que agrandó el territorio nortemericano en millones de kilómetros de tierra y en millones de kilómetros de mar. plataforma continental, etc.

Es que claro, Mr. President “no cree” en el cambio climático; pero sí cree que, con la retirada de los hielos de las regiones polares, se abrirán nuevas posibilidades de extracción de petróleo, de gas y de muchos otros recursos minerales y naturales de la isla de Groenlandia y de su zona económica exclusiva, incluyendo la pesca. También el paso entre o a través de mares que antes estaban cubiertos de hielo es una “gran oportunidad” para hacer negocios. Algunos chistosos sostienen que su verdadera intención era construir campos de golf en Groenlandia.

Pero ¿No habrá una diferencia esencial entre un negocio inmobiliario y comprar un país? Diferencias tales como la soberanía, los derechos de los habitantes de Groenlandia, la libre determinación de los pueblos, etc. Sobre un país no se ejerce un derecho de propiedad, como ocurre con los derechos sobre un inmueble. Plantear algo así es más que ridículo o latterligt. La época en que el fisco y el patrimonio del monarca eran una sola cosa, ya pasaron a la historia. La época de las colonizaciones, también.

Al trascender la noticia, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen[8], aclaró que Groenlandia no está a la venta y agregó que la propuesta de compra es ridícula (latterligt, en danés). Sí, ridícula es lo menos que se puede decir, sin respeto, irrisoria. Asimismo, explicó la premier que “Groenlandia no pertenece a Dinamarca, sino a sus habitantes”. Tiene toda la razón.

Como era de temerse, Trump se enojó y anunció por twitter (una conferencia de prensa es complicada porque le hacen preguntas) que, si no puede comprar Groenlandia, no va a ir a Dinamarca y canceló su viaje. Con Condorito[9], sólo puedo comentar: PLOP! La Reina Margarita se mostró “sorprendida”, dijo. Sí, su sorpresa no es para menos. Un comportamiento como el de Trump es, por lo menos, nada de diplomático.

¿Estará demás decir que, aunque Dinamarca quisiera vender Groenlandia, no podría hacerlo ya que Groenlancia es autónoma? Pero esto, supongo que a la gente simplona no le importa. Me pregunto si alguien podrá considerar los 56 mil habitantes de Groenlancia como nuevos siervos de la gleba, que se pueden adquirir junto con el territorio en que viven

Interesante es leer lo que el ex embajador de los Estados Unidos en Dinamarca, Rufus Gifford[10], escribe en Twitter sobre el tema:

Actually I do have words: He asked for an invitation from the Queen for a State visit. She invited him. He accepted. They have been expecting him for weeks at the palace. The Danes and Greenlanders dismiss his vanity project. He snubs the entire Kingdom. He is a child[11].  

Traduzco: “Realmente, no tengo palabras. Él pidió a la Reina una invitación a realizar una visita de estado. Ella lo invitó. Él aceptó. Lo estaban esperando en algunas semanas más en palacio[12]. Daneses y groenlandeses rechazan este proyecto de vanagloria[13]. Él ofende[14] a todo el Reino. Él es un niño”.

Desde el punto de vista político, pero serio, observo dos consecuencias principales y algunas subconsecuencias: 1) a) Los daneses y los europeos en general se tienen que preguntar, una vez más, pero ahora con már fuerza, si pueden “abandonarse” en la protección militar norteamericana, o no.

b) Para Estados Unidos, las consecuencias del episodio Trump-Groenlandia son aún más dañinas, ya que con él, el propio presidente nortamericano aleja a un país como Dinamarca, que es uno de sus pocos aliados casi incondicionales dentro de la OTAN. Una vez más parece que el país más perjudicado con la presidencia de Trump es el mismo Estados Unidos.

c) China y Rusia tienen gran interés en las regiones árticas. Actualmente China planea financiar tres nuevos aeropuertos en Groenlandia. Pienso que sería mejor que Dinamarca, Groenlandia y los Estados Unidos trabajaran juntos en defender Groenlandia, el Ártico, el derecho internacional y sus intereses comunes en estas regiones.

2) Los populistas de derecha daneses rechazaron tajantemente la inciativa de compra de Groenlandia. Si más gobiernos populistas, nacionalistas, extremos llegaran al poder en el mundo, se cerrarían los canales de comunicación entre las “naciones civilizadas”. Prefiero no imaginarme cómo serían las relaciones internacionales. Ellos siempre quieren que su propio país sea el primero, sin importar la suerte de los demás. El episodio “Trump compra Groenlandia” es una degustación de lo que viviríamos en un mundo en que el populismo hubiese triunfado[15]. Nadie puede querer algo así, al menos, nadie en su sano juicio.


[2] Aunque algunos, desde el punto de vista geográfico, no consideran a Dinamarca parte de Escnadinavia; pero sí desde el punto de vista histórico-cultural.

[3] Se dice que su mamá fue una “ilegal” en los Estados Unidos.

[4] Suecia es para muchos, el ejemplo de un país socialista, de un estado de beneficencia. Parece que no saben que Suecia cambió diametralmente y que no es el mismo país que en los años 70.

[5] Así se denominaban a sí mismas en la época de la Sociedad de las Naciones, los mismos estados que luego participaron en la II Guerra Mundial.

[7] Ni siquiera el cómico especialista en sátira que ahora es presidente de Ucrania ha protagonizado historias como esta del presidente estadounidense. Sobre el nuevo presidente ucrania invito a leer mi columna El servidor del pueblo, el nuevo presidente de Ucrania

[11] Su tweet en Twitter.

[12]  En dos, desde que surgió esta historia, desde que se supo que quería comprar Groenlandia.

[13]  “vanity project” puede ser traducido como de vanidad, de engreímiento, de envanecimiento, de arrogancia o incluso de narcisismo, lo que pega más con su personalidad.

[14] to snub de desairar, humillar, abajar.

[15] Sería como volver al siglo XVIII, al XIX o a comienzos del siglo XX, en que surgió el nacionalismo en el mundo (en Europa, desde donde se expandió por el orbe).

¿El nuevo gigante egoísta?

En un acomodado sector de mi ciudad, hay una casa muy grande, de paredes blancas y rodeada de un jardín hermoso. De un antejardín con árboles frutales y de un prado en la parte interior del terreno, protegido de las miradas de la calle.

La casa es de dos pisos y en cada uno de ellos se ve siempre todo muy ordenado y limpio. Las ventanas impecables. A través de ellas, se alcanza a apreciar el buen gusto de la persona que vive en la casa. Muebles bonitos y nuevos, libros, todo muy picco bello.

Lo extraño de esta casa, es que nunca se ve a nadie. Es tipo casa deshabitada; pero no abandondada, sino en muy buen estado. Hace poco, pasé por ahí al mediodía y vi un vehículo con el logo de una empresa de limpieza de oficinas, estacionado frente a la entrada.

La casa es amplia, debe tener por lo menos 200 mts. cuadrados construidos y mucho más de jardín. Se ve moderna y confortable. Debe haber costado un “ojo de la cara”. Si yo tuviera una casa así, la gozaría, haciendo fiestas, reuniones, asados, noches de cine y de conversa, en general, invitando gente.

Pero nunca -o más bien, casi nunca, se ve a persona humana alguna en la casa. Se podría pensar que la gente está de vacaciones o de viaje de negocios, o que trabaja y estudia todo el día. O que es invisible.

Una vez, una sola vez en todos estos años, he visto a una persona adentro. Un hombre de mediana edad. Delgado, bien vestido. Me miró un segundo desde una ventana y luego siguió haciendo lo que tenía que hacer: estaba en la cocina, supongo que cocinando. Pensé: hasta los fantasmas tienen que comer.

Sí, hay mucha gente, en nuestra sociedad que parece fantasma. Trabaja todo el día -lo que no tiene nada de malo- y luego se refugia en su casa. Está solo o sola (observo que a las mujeres, esto les pasa menos). El trabajo es, para ellos, una salida, la única que tienen. Perdieron la capacidad de disfrutar de las cosas pequeñas y de las cosas grandes de la vida. No trabajan para vivir, sino que viven para trabajar.

Sobre todo, perdieron la capacidad de gozar de las demás personas, de disfrutar su compañía. Se convirtieron, poco a poco y casi sin darse cuenta en humanófobos que se refugian en el trabajo para huir de su soledad. No tienen relaciones sociales, porque no tienen tiempo, ni ganas para tenerlas, ni menos, para cultivar amistad, cosa que tal vez nunca aprendieron. No tienen amigos, ni amigas, porque no tienen tiempo, ni interés, ni capacidad para hacer, ni para mantener una amistad.

Y no es que no se interesen por otros temas aparte de su trabajo, es que no tienen con quién compartir intereses. Nadie -o casi nadie- va solo al teatro, al cine, ni a un concierto, ni a un partido de fútbol o de basquetbol. A lo sumo, pueden ir al gimnasio a levantar pesas, una de las pocas ocupaciones físicas que no requieren de un partner.

Sin embargo, no creo que su trabajo sea algo que los satisfaga, al menos, no plenamente, aunque tengan éxito en él, como probablemente lo tienen el dueño de la casa. No todos tienen éxito en el trabajo; pero para todos ellos, el trabajo es una escapatoria. Es como una caverna virtual del hombre moderno, que reeplaza a la cueva del hombre prehistórico. Un escondite intelectual, donde refugiarse y olvidar su soledad. ¡Ay de ellos cuando les llegue el momento de jubilarse!

Sí, mirado desde el punto de vista de la evolución, su casa es su cueva. Es algo así como el lugar donde nuestros antepasados, los homo sapiens sapiens, se refugiaban después de cazar – la caza era su trabajo-. En la caverna comían, dormían, criaban a sus niños, hacían fogatas, se refugiaban del sol y del calor, de la nieve y del frío. Y hasta dibujaban. La gran diferencia consiste en que los hombres y mujeres prehistóricos vivían en grupo; pero mi vecino vive solo.

Algunas veces, he pensado que es un poco como el gigante egoísta[1]. Pero esto puede ser una injusticia de mi parte, ya que es posible que a él, desde un comienzo, sí le gustaría tener contacto con otras personas y ver a los niños de la vecindad entrar a su jardín. Pero puede ser que no pueda, que sea incapaz de tener contacto con otras personas, aún deseándolo. Esa es mi tesis: que es incapaz de acercarse a otras personas. Y creo que hay muchas personas como él en el primer mundo.

Si nuestros antepasados hubieran vivido cada uno solo en una caverna, no habrían sobrevivido. Ellos se ayudaban y apoyaban mutuamente, cazaban en conjunto, y con sus perros, que, ya desde entonces, eran “el mejor amigo del hombre”. Muy por el contrario, mi vecino, el moderno cazador vive solo. Está aislado. Nadie vive con él, nadie lo visita y probablemente, él no invita a nadie.

La cooperación que llevó a nuestros ancestros a desarrollarse y progresar, ha sido reemplazada por el aislamiento. Por algo, muchos dicen que demasiados hombres modernos -habitantes del primer mundo- son verdaderos lobos esteparios. Que las personas se aíslen, no es progreso, sino retroceso. Recuerdo que ya Aristótoles nos hacía ver que el hombre es un animal social. Si deja de ser social, dejará de ser humano.

Al igual que el filósofo griego, pienso que “el individuo solo se puede realizar plenamente en sociedad y que posee la necesidad de vivir con otras personas”, es más, estoy segura de ello. Robinson Crusoe no es el ideal. Y también, con Aristótoles, estoy convendica que “aquellos que son incapaces de vivir en sociedad o que no la necesitan por su propia naturaleza, es porque son bestias o dioses”[2]. O más bien, son bestias que se consideran dioses.


[2] Ambas citas de su obra “Política”, en Wikipedia: Zoon politikón

Der Fall Collini

“Der Fall Collini” ist vielleicht der beste deutsche Film der letzten Zeit – ohne Zweifel eine oscarverdächtige Produktion. In meinem Freundes- und Bekanntenkreis hat der Film aber für eine Kontroverse gesorgt. Nicht wegen seiner kinematografischen Qualität, sondern wegen des seiner Handlung zugrundeliegenden Problems. Nämlich die Frage, ob die Massenhinrichtungen von Zivilisten während des Zweiten Weltkriegs  durch deutsche Soldaten rechtskonform oder rechtswidrig waren. Maßstab ist das damals geltende Kriegsvölkerrecht. Mit anderen Worten, ob die Tötungen italienischer Zivilisten als Vergeltungsmaßnahmen Handlungen waren, die nach den Kriterien des damaligen Völkerrechts rechtmäßig oder unrechtmäßig war.

Im Fall Collini exekutierte eine Einheit der Waffen-SS ( d.h. eine militärische Einheit der nationalsozialistischen Parteitruppe SS, also paramilitärische Kräfte der NSDAP) 1944 zehn unbeteiligten italienische Zivilisten für jeden getöteten deutschen „Soldaten“ nach der Explosion einer Partisanen-Bombe in einem von Deutschen besuchten Vergnügungslokal. Die getöteten Männer waren Zivilisten, die in der Kleinstadt Montecatini durch den Zufall auserkoren wurden.

Die einzige Einschränkung im Film: Kinder dürfen nicht exekutiert werden. Der verantwortliche SS-Offizier fragt eines der Dorfkinder, wer sein Vater sei, und ordnet dessen Hinrichtung an. Er zwingt dabei das Kind, der Tötung seines Vaters beizuwohnen. Viele Jahre später treffen sich in Berlin beide wieder. Der Film basiert auf einem Buch des deutschen Schriftstellers und Strafverteidigers Ferdinand von Schirach, Enkel von Baldur von Schirach, dem NS-Reichsjugendführer.

Lange Zeit wurde behauptet, die Hinrichtung von Zivilisten in den besetzten Staaten seien berechtigte Strafmaßnahmen gegen Handlungen der jeweiligen Partisanen gegen Soldaten, deutsche Polizisten oder SS-Angehörige. Also “Repressalien”, die nach dem damaligem Recht eben rechtskonform gewesen seien und damit straflos. Folglich können die Deutschen, die die Tötung von unbeteiligten Zivilpersonen als Sühnemaßnahme angeordnet oder ausgeführt hatten, nicht bestraft werden, weil sie im Einklang mit dem damaligen Völkerrecht gehandelt hätten.

Zu lange wurde wiederholt, was damals Recht war, dürften wir nicht mit unserem heutigen Rechtsverständnis beurteilen. Frei nach dem exkulpierenden Motto “Was damals Recht war, kann heute nicht Unrecht sein!”[1]. Die Frage ist aber, ob solche Vergeltungsmaßnahmen damals Recht waren.

Auch ohne profunde Kenntnisse des Kriegsvölkerrechts halte ich die Hinrichtung von Zivilpersonen in “Feindesland” für eine Handlung gegen die Menschlichkeit, gegen die Gerechtigkeit und gegen die Vernunft. Nach dem gesundem Menschenverstand halte ich es für eine Binsenweisheit, dass die Zivilbevölkerung unter keinen Umständen Vergeltungs- oder Sühnemaßnahmen als “Rache” für die in Partisanenhand gefallenen Staatsangehörigen erleiden darf.

In der Bundesrepublik wurde die Erschießung von Zivilisten für eine völkerrechtlich zulässige Vergeltungsmaßnahme gehalten, als “Repressalie” getarnt. Es wurde auch mit der Grausamkeit des Krieges argumentiert. Nach dem Motto, man kann im Frieden nicht über die Untaten des Krieges richten. Man könnte so einfach das ganze heute als humanitäres Völkerrecht bezeichnete Kriegsvölkerrecht (“das Humanitäre Völkerrecht normiert Prinzipien und Regeln für die Beteiligten bewaffneter Konflikte”[2]) einfach resigniert wegschmeißen.

Die “Repressalien” sollen sich jedoch am Grundsatz der Verhältnismäßigkeit orientieren. Infolgedessen soll die Formel “Zehn Italiener für einen Deutschen” die Verhältnismäßigkeit gewahrt haben. Die Erschießungen dürften also “nicht exzessiv” sein. Die Hinrichtung von zehn Italienern für jeden getöteten Deutschen sei verhältnismäßig und infolgedessen mit Kriegsvölkerrecht in Einklang. Alles hängt somit von einer einfachen mathematischen Formel ab, wurde jahrzehntelang versichert[3].

Im besetzten Jugoslawien betrug die Repressalienquote nicht zehn zu eins, sondern 100 oder 50 zu eins (nach dem sog. Sühnebefehl[4]). Dort richteten sich die Strafmaßnahmen vor allem gegen die jüdische Bevölkerung, so dass die angeblichen Repressalien mit dem Holocaust ineinanderfließen.

Zwar gab es in Süddeutschland Hinrichtungen durch alliierte Truppen; diese bleiben aber als große Ausnahme. “Es handelte sich niemals um Massenmorde mit hunderten, manchmal tausenden Opfern, wie sie von der Wehrmacht begangen wurden”[5]. Im Gegensatz dazu waren die Massaker an  der Zivilbevölkerung durch deutsche Soldaten echte Massenmorde und gingen schnell in einen Völkermord über.[6] Die westlichen Verbündeten haben solche Massenverbrechen nicht begangen, denn sie waren nicht von einer rassistischen und unmenschlichen Ideologie wie der nationalsozialistischen geleitet.

Ein Gerücht befindet sich seit Jahrzehnten in Umlauf: Die italienische Justiz hätte die angeblich mathematische Regel “1:10” anerkannt. Die Repressalienquote 1:10 sei zulässig gewesen. Als ob eine nummerische Grenze der Limes zwischen Recht und Unrecht sei. Danach dürften lediglich zehn Italiener für jeden Deutschen hingerichtet werden, aber nicht mehr. Es wurde sogar behauptet, dass die Verurteilungen von Deutschen in Italien erst stattgefunden hätten, wenn die normalen “1:10” überschritten wurden. Solange die Quote eingehalten wurde, war also alles okay. In Wahrheit, erfolgten die Verurteilungen wegen Mordes an Zivilisten, nicht weil ein oder zwei italienische Zivilisten “über die Rechnung” getötet worden waren, sondern wegen der Erschießung als solcher.[7]

Seit dem Mittelalter gibt es völkerrechtliche Repressalien. Es handelt sich um Maßnahmen eher wirtschaftlicher Natur, die das Eigentum des feindlichen Staates treffen. “Repressalien sind selbst völkerrechtswidrige Maßnahmen, die nur dann zulässig sind, wenn keine andere Möglichkeit mehr besteht, dem Unrecht eines anderen entgegenzutreten”.[8] Beispielsweise gilt die französische Besetzung des rohstoffreichen deutschen Ruhrgebiets im Jahr 1923 als völkerrechtlich anerkannte Repressalie. Die Hinrichtung von Zivilisten entspricht nicht einmal ansatzweise dieser Definition.

Repressalien finden zwischen Staaten statt und “dienen der staatlichen Selbsthilfe zur Durchsetzung des Völkerrechts, wo andere Instrumente versagt haben oder nicht greifen”[9]. Mit Betonung auf “zur Durchsetzung des Völkerrechts”, auf keinem Fall als unrechtmäßige Rache oder als sog. Vergeltungsmaßnahme oder Sühnebefehl.

Wiktionary definiert die Repressalie als eine “völkerrechtswidrige Maßnahme, die von einem Staat als Reaktion auf den völkerrechtswidrigen Akt eines anderen Staates unternommen wird”.[10] Somit von Staat zu Staat. Erschießungen sind hingegen Maßnahmen gegen Einzelpersonen, Angehörige der Zivilbevölkerung. Meiner Meinung nach war die Erschießung der italienischen Zivilisten ein Racheakt, eine brutale Vergeltungsmaßnahme. Klar und deutlich völkerrechtswidrig.

Hinrichtungen wie diese fanden normalerweise nicht ohne Grund mitten in der Stadt statt, um die Zivilbevölkerung noch mehr zu einschüchtern und zu verängstigen. Alle sollen das sehen, auch die Kleinkinder, wie im Film dargestellt. Das macht die Sache nicht besser, sondern noch mehr menschenverachtend.

Das Oberkommando der Wehrmacht und besonders Generalfeldmarschall Wilhelm Keitel “forderten eine Kampfweise, die eindeutig gegen das seinerzeit geltende Kriegsvölkerrecht, vor allem gegen die beiden Haager Landkriegsordnungen von 1899 und 1907 verstieß”.[11] Und das nicht nur in dem Ostfront.

Die Haager Landkriegsordnung in ihrer Fassung von 1907[12] enthält einen ganzen Abschnitt über die Regeln “Militärischer Gewalt auf besetztem feindlichen Gebiete”. Das Übereinkommen von 1907 war gültiges Recht während des Zweiten Weltkrieges. Aber die Nationalsozialisten meinten, wie es schon in dem Kommissarbefehl der Wehrmacht steht, “In diesem Kampfe ist Schonung und völkerrechtliche Rücksichtnahme diesen Elementen gegenüber falsch”[13].

Hitlers Barbarossa-Erlaß[14], der er selbst unterzeichnet und an höchste Wehrmachtstellen verteilt wurde, versucht, diese Haltung zu rechtfertigen. Der sog. Führer hatte im Mai 1941 angeordnet: “Für Handlungen, die Angehörige der Wehrmacht und des Gefolges gegen feindliche Zivilpersonen begehen, besteht kein Verfolgungszwang, auch dann nicht, wenn die Tat zugleich ein militärisches Verbrechen oder Vergehen ist.”[15] Ist dieser Befehl das ultimative Argument, um zu versichern, dass die Hinrichtungen nicht rechtswidrig waren?

“Schon seit längerer Zeit bedienen sich unsere Gegner in ihrer Kriegführung Methoden, die außerhalb der internationalen Abmachungen von Genf”.[16] Dies ist das verbrauchte Argument “tu quoque”. So sind Genf, Den Haag und wie alle Abkommen damals hießen so zu sagen de facto außer Kraft gesetzt worden. Weil die Nazis behaupteten, die anderen tun das auch… Das alte Argument tu quoque, oft nur eine Ausrede. “Der sogenannte Barbarossa-Erlass wurde im Dezember 1941 präzisiert. Nun galt es, auch gegen ‘Banden’ im Feindesland ‘mit den allerbrutalsten Mitteln’ vorzugehen, ‘ohne Einschränkung auch gegen Frauen und Kinder’”[17]. Der Erlass hat auch “in Italien gegolten”[18].

Art. 43 der Haager Landkriegsordnung ordnet an: “Nachdem die gesetzmäßige Gewalt tatsächlich in die Hände des Besetzenden übergegangen ist, hat dieser alle von ihm abhängenden Vorkehrungen zu treffen, um nach Möglichkeit die öffentliche Ordnung und das öffentliche Leben wiederherzustellen und aufrechtzuerhalten, und zwar, soweit kein zwingendes Hindernis besteht, unter Beachtung der Landesgesetze”[19]. Ich frage mich, ob das italienische Landesgesetz die mathematische Repressalienquote 10 : 1 vorschreibt…

Ja, es ist wahr: Der Schutz der Zivilisten war in rudimentärer Form in dem Vertrag von Den Haag statuiert, sowohl in der Version vom 1899 als auch in der von 1907. Den Mächten der damaligen Zeit schien es nicht notwendig, ausdrücklich den Schutz von Zivilisten zu erwähnen. Trotz der ganzen Brutalität des Ersten Weltkrieges war damals undenkbar, ein solches Maß an Barbarei zu erreichen.

Auch ist die Verhältnismäßigkeit, wie erwähnt, ein wesentliches Merkmal der Vergeltung, die diesem Grundsatz entspricht, kann daher auch nicht extrem oder übermäßig sein. Der Mord an der Bevölkerung des besetzten Landes kann niemals in einem angemessenen Verhältnis zu irgendetwas stehen. Es ist auch nicht beabsichtigt, das Recht wieder herzustellen. Hinrichtungen sind auch keine wirtschaftliche Maßnahme.

Diejenigen, die uns versichern, dass es keine schriftliche Regel gab, darf ich erinnern, dass seit dem Abkommen über die Behandlung der Kriegsgefangenen von 1929[20] jede Repressalie gegen Kriegsgefangene ausdrücklich verboten war. Nach der schrecklichen Erfahrung des Ersten Weltkriegs wurden diese aus dem internationalen Gewohnheitsrecht stammenden Normen kodifiziert. Ich darf fragen: Wenn schon Maßnahmen gegen Kriegsgefangene verboten waren, muss dies nicht erst recht für Maßnahmen gegen die Zivilbevölkerung?

Es handelt sich hier nicht um die Hinrichtung von Partisanen, wie fälschlicherweise manche andeuten. Nein, die Opfer wurden per Zufall unter der Zivilbevölkerung ausgewählt. Sie waren unbeteiligte Personen. Solche sog. Geiselerschießungen waren absolut rechtswidrig und widersprachen dem Abkommen über die Behandlung der Kriegsgefangenen von 1929 sowie der Haager Landkriegsordnung von 1907: “Keine Strafe in Geld oder anderer Art darf über eine ganze Bevölkerung wegen der Handlungen einzelner verhängt werden, für welche die Bevölkerung nicht als mitverantwortlich angesehen werden kann”[21]. Es liegt an der Hand: Wenn schon keine Strafe in Geld oder anderer Art verhängt werden durfte, durfte man erst recht keine Einzelpersonen töten.

Nach dem Zweiten Weltkrieg wurde 1949 das Genfer Abkommen vom 12. August 1949 über den Schutz von Zivilpersonen in Kriegszeiten[22] abgeschlossen, dessen Ziel es ist, keinen Zweifel an der Notwendigkeit des bedingungslosen Schutzes der Zivilbevölkerung in einem bewaffneten Konflikt zu lassen. Die Grausamkeit des Krieges kann kein Vorwand sein, um Kriegsverbrecher zu rechtfertigen.

Zusammenfassend denke ich: Heute kann niemand behaupten, dass die Hinrichtungen von Zivilisten während des Zweiten Weltkrieges – sei es durch Soldaten der Wehrmacht, durch die Polizei oder durch die SS – im Einklang mit dem damals geltenden Recht standen. Es besteht kein Zweifel, dass im damaligen Völkerrecht solche barbarischen Gewaltmaßnahmen verboten und deshalb rechtswidrig waren. Die Hinrichtungen der Zivilisten waren keine Repressalien, sondern Racheakte. Barbarei, Wildheit und Unmenschlichkeit sind im Grunde genommen Teil des Zivilisationsbruchs durch die Nationalsozialisten.


[2] Humanitäres Völkerrecht – Auswärtiges Amt

[3] “Aber auch wenn Geiselerschießungen nicht verboten waren, sollten sie nicht gegen das Prinzip der Verhältnismäßigkeit verstoßen. So wurde während des Zweiten Weltkrieges allgemein akzeptiert, dass für einen völkerrechtswidrig getöteten Soldaten zehn Geiseln als Repressalie getötet werden konnten”, aus der Webseite des US-amerikanischen Publizisten Alfred de Zayas, heute im Kuratorium der AfD-nahen Desiderius-Erasmus-Stiftung.

[7] Wie im Fall Herbert Kapller, siehe. Kellerhoff, Geiselerschießungen – ein Freibrief für Morde

[8] Repressalie in Wikipedia

[9] Repressalie in Wikipedia

[10] Repressalie in Wiktionary

[13] “Die Truppe muss sich bewusst sein: 1.) In diesem Kampfe ist Schonung und völkerrechtliche Rücksichtnahme diesen Elementen gegenüber falsch. Sie sind eine Gefahr für die eigene Sicherheit und die schnelle Befriedung der eroberten Gebiete”, Kommissarbefehl

[14] Erlass über die Ausübung der Kriegsgerichtsbarkeit im Gebiet „Barbarossa“ und über besondere Maßnahmen der Truppe in Wikipedia

[21] Art. 50 Haager Landkriegsordnung

La globalización del populismo

Los de arriba y la conspiranoia

Hay diversas formas de populismo y hay diferentes maneras de definir el populismo, tan de moda en nuestros días. Una de las definiciones más simples y a la vez, más certeras es aquella según la cual, los populistas se atribuyen la representación exclusiva del pueblo. Sólo ellos serían los representantes únicos del pueblo, y esto, aunque las urnas digan lo contrario y demuestren que son, en el mejor de los casos, una minoría. Una minoría creciente o decreciente, según el país.

Si los populistas dicen representar al pueblo en forma exclusiva, debemos suponer que hay otras personas que han usurpado la representación popular y se la han adjudicado en forma inadecuada, falsa, inapropiada o más bien usurpatoria. Personas que se han apoderado del poder y no lo dejan. Las llamadas elites, “los de arriba”, meras sanguijuelas que chupan y se apoderan de lo que, en realidad, corresponde al pueblo: poder, bienes, bienestar.

Engañan al pueblo y le ocultan la verdad, en todo orden de cosas, para que el pueblo no se dé cuenta de sus mentiras. Surgen así las más variopintas teorías de la conspiración, de manera que podemos aseverar que la conspiranoia es un elemento esencial del populismo actual.

En cada populismo, hay un fuerte elemento de odio hacia los supuestos “enemigos del pueblo”, hacia “los que están arriba”, hacia los presuntos “ricos”, “poderosos” o “marionetas”. En circunstancias que los mismos populistas generalmente pertenecen -por su posición social- a grupos privilegiados de la sociedad en que viven.

Rechazo a la globalización: denominador común de populistas de izquierda y de derecha

El rechazo a la globalización es común denominador de todo populismo, tanto del de izquierda como del de derecha.

Actualmente, a nivel mundial, el populismo de derecha es más popular -valga la redundancia- que el de izquierda y, me parece que, más peligroso, ya que, de alguna manera, se ha sabido camuflar mejor y se ha introducido en grupos intelectuales o espirituales[1] que otrora eran un baluerte de la sociedad.

En diferentes y variados países, ha alcanzado incluso el poder. Afortunadamente, los países con una democracia estable y con un firme estado de derecho pueden hacerle frente mejor que estados que carecen de una tradición democrática. En esto, los países del Este de Europa llevan las de perder[2].

El populismo es esencialmente un movimiento antiglobalización; pero que actualmente, se expande por el mundo en una nueva globalización: esta vez, en una globalización del populismo[3].

No podemos restar importancia al populismo de izquierda, de partida porque muchas veces la izquierda y la derecha populistas se unen en una especie de “nuevo frente amplio” o transversal, de gran odiosidad, como vemos actualmente en Italia o Grecia[4]. El populismo de izquierda ha resurgido especialmente en algunos países del sur de Europa y de Latinoamérica.

En términos sencillos, podemos decir que el populismo de izquierda impugna la globalización, en el sentido de intercambio y comercio de bienes, servicios y capital entre los estados. Por su parte, los populistas de derecha, reniegan la movilidad de las personas entre los diversos países, continentes o regiones. En ambos casos, hay un rechazo a la globalización en alguna de sus expresiones.

El rechazo a la Unión Europea de los populistas del Viejo Continente se explica ya que la UE es una de las mejores expresiones de globalización actualmente existentes, que permite y fomenta tanto el tráfico de bienes, de servicios y de capital, como también el libre tránsito de personas entre los países miembros. Algo así, es obvio que será rechazado por el populismo.

Una de las causas del éxito del Brexit en el referéndum del 2016 se debió al rechazo a los extranjeros procedentes de países de la Unión Europea, especialmente de polacos y españoles, países que, en ese entonces, se hallaban en dificultades económicas. Y, también, al supuesto pago de millones de euros a la UE, en circunstancias que el sistema de salud británico no funcionaba satisfactoriamente. Ambos populismos estuvieron muy presente en el Brexit. La indecisión de los Laboristas se debió fundamentalmente a que Jeremy Corbyn acusaba a la UE de ser neoliberal. (Aparte de conspiranoias antisemitas que circulaban entre el laborismo).

Rechazo al pluralismo

Tal vez la característica decisiva del populismo es su rechazo al pluralismo, a la diversidad, a lo heterogéneo. La búsqueda de la homogeneidad del pueblo que dicen representar y su intento de conservarla a toda costa. Homogeneidad étnica y homogeneidad de pensamiento o doctrinaria, ideológica, cultural o como quieran llamarla. Todos deben pensar igual. Y actuar igual.

Yo diría que el populismo está inspirado en un ánimo totalitario. La opinión de los populistas es considerada la única correcta, la única verdadera, la única popular. Y cuando hablo de opinión, me refiero a la opinión en todos los aspectos de la vida: literatura, cultura, forma de vida, política, economía, incluso espiritualidad…[5].

Sólo ellos son los lectores de la voluntad popular, los representantes únicos y genuinos del pueblo. Sus demiurgos, sus conductores. A mi modo de ver, estamos frente a una nueva versión del viejo totalitarismo ideológico o a un renacer de viejas ideologías totalizantes de antaño envueltas en un nuevo ropaje. Por eso, se habla actualmente del nuevo populismo[6].

El populismo de derecha rechaza pues el intercambio de personas. Sus adherentes sostienen que la población debe ser “homogénea”. De ahí el rechazo a la migración y a los extranjeros en general. (Algunos populistas, admiten a pocos extranjeros, que siempre deben ser la excepeción; pero exigen que éstos se asimilen íntegramente[7]).

Para los populistas, sólo hay una forma de pensar correcta: la propia. Existe una sola forma de ser humano: la mía. Lo más contrario a esta homogeneidad es el llamado melting pot[8], tan detestado por el populismo de derecha, ya desde Carl Schmitt o desde antes, Schmitt incluye la crítica al llamado melting pot,”mezcla de razas” o crisol de culturas en su teoría del derecho internacional[9]. Tan importante era el tema para él.

Según el modelo del moderno populismo, habría una competencia permanente entre los pueblos. Entre los estados, las naciones, los continentes, las “culturas”. (El término cultura ha reemplazado al de raza, para evitar ser tildados de racistas). Lo más importante es el triunfo del propio pueblo sobre los demás. Su victoria en todo orden de cosas: científico, cultural y hasta deportivo[10].

Una de las victorias de la propia raza es su reproducción. El aumento del número de sus individuos. De manera que en el marco del etnopluralismo[11] que le es propio, el populismo no sólo rechaza “la mezcla de razas”, sino que propugna un aumento de la “propia raza” o cultura, para hablar en términos etnopluralistas.

La premisa según la cual la población propia debe aumentar explica -en su enfermizo darwinismo social- su odio a la homosexualidad. Por ello, grupos populistas de extrema derecha detestan a los homosexuales, hablan del lobby gay y propugnan la permanencia de la mujer en su hogar, como madre al servicio de la familia. Su concepto de la familia es más bien propio del familismo o familialismo (en que la familia pasa a ser una especie de religión) que de una familia sana y normal.

Conclusión

En suma, el rechazo a la globalización caracteriza al populismo actual o nuevo populismo. El rechazo a todo lo que la globalización lleva consigo. A la sociedad multicultural y a la inmigración. Al multilateralismo de los tratados internacionales internacionales de libre comercio. A la libre circulación de las personas y de los bienes. En torno a este rechazo, surgen las más descabelladas teorías de la conspiración.

La libre circulación de personas, bienes y capital, el libre comercio entre las naciones son los dos aspectos más detestados por el populismo de uno y otro lado del espectro político. Los parámetros tradicionales de izquierda y derecha no han dejado de existir, como sostienen los populistas, sino que tenemos que replantear sus coordenadas y reconocer su transversalidad.

El rechazo a lo que los populistas llaman elites, al pluralismo y a la heterogeneidad social son igualmente características del populismo. Como también la homofobia y la arrogancia de quien pretende ser propietario de la verdad. Una sociedad homogénea basada en pseudo ideales populistas es lo más contrario a la sociedad abierta que nos podamos imaginar[12]


[1] A modo de ejemplo, invito a leer mi columna ¿En qué se parecen John Boehner y yo?

[3] Me permito mencionar a modo de ejemplo a: Estados Unidos, Filipinas, Turquía, Brasil, Italia, Hungría, Polonia, Rusia.

[4] En Alemania, las recientes Montagsdemos. Ver, en este apartado del artículo de Wikipedia, como a la ultraizquierda se le unían los nazis, sin que estos últimos rechazaran que se sumaran a sus protestas de los días lunes.

[5] No sé por qué recuerdo una de las últimas frases que escuché al Padre Osvaldo Lira: “Hay una sola forma de cagar católica”. No Padre Lira, no hay una sola forma, hay muchas.

[6] Ver de The Guardian The new populism

[7] Esta fue la opinión de Höcke al ser confrontado por una periodista alemana hija de extranjeros.

[10] Pienso en el doping obligatorio de los deportistas del Bloque Oriental, que, la mayoría de las veces, ni siquiera sabían que estaban consumiendo drogas para aumentar su rendimiento físico.

[11] Sobre el etnopluralismo, invito a leer mi columna: Un fantasma recorre Europa, el fantasma del etnopluralismo

 

El caso Collini y las represalias o diez italianos por un alemán

El Caso Collini[1] es tal vez la mejor película que ha producido Alemania en los últimos años. A mi modo de ver, debería ganar el siguiente Oscar a la mejor “película extranjera”[2]. La cinta ha suscitado una polémica entre mis amigos, conocidos y familiares en torno al tema de las ejecuciones masivas de civiles durante la II Guerra Mundia. En concreto, se trata de saber si las ejecuciones de civiles italianos durante la II Guerra por parte de alemanes y como medida de represalia, eran actos que estaban o no de acuerdo al derecho de la época.  

Muchos repiten una y otra vez que la ejecución de civiles, en regiones ocupadas por Alemania, como medida de castigo frente a los actos de partisanos, en que morían soldados o policías alemanes (o miembros de la SS, cuyo status jurídico no me queda claro) eran “represalias”. Represalias que, comformes con el derecho de la época y por tanto, irrelevantes para el derecho penal. En consecuencia, los alemanes que ordenaron la muerte de civiles como medida de expiación, no pueden ser castigados penalmente, ya que habrían actuado de acuerdo a las normas jurídicas entonces imperantes en derecho internacional.

El supuesto derecho de ese entonces, habría admitido las ejecuciones de civiles como medida de castigo o “represalia”. Los fusilamientos de adultos varones; mujeres y niños[3] quedaban excluídos y eran contrarias a derecho. Las supuestas “represalias” debían, eso sí, ser guiadas por el principio de la proporcionalidad, de manera que tenían que guardar relación o proporción con la “causa” por la que habían sido ordenadas. En consecuencia, se dice que la fórcula “diez italianos por un alemán” habría respetado la proporcionalidad. En otras palabras, la ejecución de diez civiles italianos por cada alemán asesinado por partisanos, habría sido ajustada a derecho.

Aún sin tener especiales conocimientos de derecho humanitario (el que rige durante una guerra), creo que es de sentido común considerar la ejecución de civiles del país enemigo, como algo contrario al derecho, al sentido común, a la justicia, a la razón y a la humanidad. Me parece que es de perogrullo que, bajo ninguna circunstancia se puede asesinar a la población civil como “venganza” por los connacionales caídos en manos de partisanos.

Durante décadas, las ejecuciones de civiles italianos, serbios, griegos y de otras nacionalidades, fueron disfrazadas como medidas de expiación o represalias permitidas[4] por el derecho internacional. En el caso de ciudadanos yugoslavos, la “proporción” no era diez a uno, sino cien o cincuenta a uno. En Yugoslavia, las represalias contra civiles se enfocaron especialmente hacia la población judía, de manera que las supuestas represalias se confunden con el Holocausto.

Es cierto que hubo ejecuciones por parte de tropas aliadas en el sur de Alemania; pero éstas permanecen como excepciones, no como práctica habitual. Contrariamente a lo que ocurría con los fusilamientos de civiles por parte de alemanes, que fueron verdaderas masacres o genocidios. Los aliados occidentales tal vez cometieron errores e incluso crímenes de guerra; pero no estaban guiados por una ideología racista y en sí inhumana como la nacional socialista.

En el Caso Collini, un jefe de batallón[5] de la SS (las fuerzas paramilitares del partido nacional socialista) ordenó ejecutar a diez civiles italianos por cada uno de los “soldados” alemanes muertos, en la explosión de una bomba colocada por partisanos en un local de fiesta muy concurrido por alemanes. Aplicó la mencionada regla “diez italianos por un alemán”, de manera que debían ser fucilados veinte civiles italianos, escogidos al azar.

Como ya mencioné, la única limitación consistía en que no fueran niños. En la película, el jefe de batallón pregunta a uno de los niños quién es su papá y ordena su ejecución obligando al niño a verla. Muchos años más tarde, ambos hombres se vuelven a encontrar. Esta es la trama de la película basada en un libro del abogado y escritor alemán Ferdinand von Schirach, nieto de Baldur von Schirach[6][7], quien fuera jefe de la Juventud nacional socialista[8].

Uno de los rumores que ha circulado durante décadas, es que los tribunales italianos habrían reconocido la supuesta regla matemática de acuerdo a la cual, sólo se podía ejecutar a diez italianos por cada alemán, como ajustada a derecho. Algunos han llegado a sostener que las condenas de militares o funcionarios alemanes tuvieron lugar sólo cuando la normal del 10 x 1 se pasó a llevar. Nada más absurdo. Las condenas tuvieron lugar por el asesinato de civiles, no por haber matado uno o dos civiles italianos “más de la cuenta”. Sostener algo así sólo puede causar repulsión.

Las represalias en el derecho internacional existen, por lo menos, desde la Edad Media. Son medidas más bien de tipo económico, patrimonial y afectan a los bienes del estado enemigo. Las medidas de represalia son actos normalmente contrarios al derecho; pero que deben ser adoptados cuando no hay otra manera de contrarrestar la injusticia que inflinge la contraparte[9]. Por ejemplo, la ocupación francesa de la rica cuenca alemana del río Ruhr en 1923, es considerada como represalia admitida por el derecho internacional. Las represalias tienen lugar entre estados, no afectan directamente a particulares. Menos que nada, los privan de la propia vida.

Pienso que la ejecución de los civiles italianos, griegos o yugoslavos como castigo durante la II Guerra Mundial fue lisa y llanamente un acto de venganza[10] y no una represalia. Wikipedia define las represalias como “todas las medidas coercitivas que un gobierno aplica contra otro estado, sus súbditos y sus bienes, a fin de obligarle a que reconozca el derecho a un litigio, o para conseguir una satisfacción o, en casos extremos, poner en práctica sus pretensiones”[11]. La ejecución de civiles no se ajusta ni siquiera remotamente a la definición.

Asimismo, como señalé, la proporcionalidad es una característica esencial a la represalia, que tiene que ser guiada por el principio de proporcionalidad y, en consecuencia, no puede ser ni extrema, ni excesiva. Sólo puedo constatar que el asesinato de la población del país ocupado no piede ser nunca proporcional a nada. Ni tampoco tiene por finalidad reestablecer el derecho. Ni es una medida económica.

A quienes sostienen que no existía norma escrita que prohibiera matar civiles como represalia por la muerte de soldados, les recuerdo que ya la Convención de Ginebra sobre el trato de los prisioneros de guerra de, 1929, prohibía expresa y textualmente adoptar represalia alguna contra los prisioneros de guerra. Lo que fue codificado luego de la horrible experiencia de la I Guerra Mundial. Yo preguntaría a los defensores de los nazis si a ellos no se les pasa por la mente que, si estaba prohibido adoptar medida alguna contra los soldados enemigos, prisioneros de guerra ¿no creen que más prohibidas aún estaba toda medida contra la población civil?

Es cierto que la protección de la población civil se hallaba establecida en forma rudimentaria en el Tratado de la Haya en sus versiones primero de 1899 y luego de 1907. No parecía necesario establecer la protección de los civiles de manera más estricta, ya que era impensable llegar a un grado de barbarie como al que llegaron las hordas alemanas durante la II Guerra.

La Convención de 1907 contiene un párrafo entero dedicado a regular la ocupación. Su normativa prohíbe el saqueo[12] y la imposición de cualquier multa o pena, en dinero o de otra clase, a la población civil, como sanción frente a las acciones de individuos de quienes la población no puede considerarse en conjunto responsable[13]. Es el caso de las acciones de los partisanos, de las que no se puede responsabilizar a todos los nacionalies del país ocupado. Pero claro, los nazis tenían la idea de la guerra total, una especie de confrontación totalitaria, que no excluía a los civiles.

Es evidente que en 1899 y en 1907, ni siquiera se mencionaba la eventual prohibición de ejecutar a civiles, ya que esta posibilidad no se consideraba en absoluto. En 1899 y en 1907, nadie se imaginaba a lo que llegaría el salvajismo nazi pocas décadas más tarde. Después de la Guerra, en 1949, se firmó, en Ginebra, un nuevo Tratado[14] cuyo objetivo fue que no quedara ninguna duda acerca de la necesidad de la protección incondicional de los civiles durante un conflicto armado.

En suma, aunque algunos sostienen erróneamente -y me atrevería a decir que hoy en día no pueden hacerlo de buena fe- que los fusilamientos de civiles por parte de soldados, policías o SS alemanes durante la II Guerra habrían estado ajustadas al derecho imperante en ese entonces, puedo decir con certeza que eso no fue así. No cabe la menor duda que el Derecho internacional lo prohibía ya en ese entonces, tanto como lo hace hoy. Las ejecuciones no fueron represalias, sino actos de venganza. De barbarie, de salvajismo y de inhumanidad y no tienen perdón.


[2] Aunque muchos alemanes de extrema dereha no lo quieran reconocer, ellos son extranjeros casi en todo el mundo.

[3] Menores de 14 años.

[4] “Sie wurden in der Regel als kriegsvölkerrechtlich angeblich zulässige „Repressalien“ oder „Sühnemaßnahmen“ kaschiert”, Sven Felix Kellerhoff: Geiselerschießungen – ein Freibrief für Morde (Aseinato de rehenes – una licencia para asesinar)

[5] Sturmbannführer

[6] Y bisnieto tanto del fotógrafo de Hitler, Heinrich Hoffmann como del político nazi Fritz Kiehn.

[7] Quienes vieron la serie “The man in the high castle”, recordarán que es uno de los posibles sucesores de Hitler en la cancillería del reino. Invito a leer mi columna El nuevo orden según Carl Schmitt

[8] Reichsjugendführer

[9] “Repressalien sind selbst völkerrechtswidrige Maßnahmen, die nur dann zulässig sind, wenn keine andere Möglichkeit mehr besteht, dem Unrecht eines anderen entgegenzutreten”, Represalie Wikipedia.

[10] Vergeltungsmassnahme, Retaliation.

[12] “Art. 47. El pillaje es formalmente prohibido”.

[13] “Art. 50. Ninguna pena colectiva, pecuniaria o de otra clase podrá imponerse a los habitantes por causa de hechos individuales de que no puedan ser considerados como solidariamente responsables”, Reglamento relativo a las leyes y costumbres de la guerra terrestre (H.IV.R) 18-10-1907 Tratado

[14] IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra.

El servidor del pueblo, el nuevo presidente de Ucrania

Volodymyr Zelensky o Wolodymyr Selenskyj (depende de la transliteración desde el alfabeto cirílico[1]) es el nuevo presidente de Ucrania. De profesión, comediante…

Un comediante y ex-cabaretista o cabaretero, conocido no por sus dotes de estadista, su integridad o por su carisma o ideario político, sino por su programa de televisión titulado “El Servidor del Pueblo”[2], una especie de House of Cards uncraniana; pero con rasgos humorísticos que Netflix acaba de comprar. En la serie, Zelensky -o Selenskyj- actúa como un profesor de colegio que, por circunstancias excepcionales llega a la presidencia del país.

¿Qué se puede decir cuando un país elige a un comediante como a su presidente? Y a uno sin la más mínima experiencia política, salvo su actuación en una comedia político-humorística. Para mí es claro: Ucrania se halla en la etapa de los ensayos políticos, en que la democracia liberal, representativa y parlamentaria (régimen que el país se dió a sí mismo hace algunos años) se encuentra en un período de estabilización. Ucrania es como un niño que balbucea, pero que aún no puede caminar.

A Ucrania, la democracia liberal representativa le queda aún grande. Su traje democrático no es un traje a la medida, sino uno en que Ucrania todavía tiene que crecer. Mientras crece, se puede permitir elegir con abrumadora mayoría de 73% a un comediante ídolo del pueblo, que aparece en una serie de televisión, donde actúa como un presidente que lucha contra la corrupción y anda en bicicleta.

No se puede negar que el voto en favor de Zelensky fue, en gran parte, un voto de protesta. No sólo contra el presidente Poroschenko, que logró sólo 24% en la segunda vuelta, sino contra “los políticos” ucranianos. En esto, Ucrania se parece a los electores de otras latitudes que gritan a voz en cuello “que se vayan todos” o slogans parecidos. En circunstancias que las personas que ellos quieren que se vayan vienen de sus mismas familias, de sus mismas ciudades, de sus mismos colegios, egresan es sus mismas universidades o institutos profesionales y viven en sus mismos barrios. En otras palabras, quieren irse ellos mismos. Sólo puedo decir: cada pueblo tiene los políticos que se merece, los que salen de su mismo seno, y no otros.

En la serie de televisión, el nuevo presidente, encarna a un hombre sencillo, al profesor de colegio Wassyl Holoborodko, que, en una de sus clases, lanza una fuerte diatriba en contra de “los políticos”. Sus alumnos la filman y la suben a youtube. El video se vuelve viral y el sencillo profesor es elegido Presidente y se ve confrontado a la oligarquía y a la corrupción de los empleados del Fondo Monetario internaciona, FMl. ¿Les parece conocido?

Luego, es desplazado por un oligarca que logra llegar a la presidencia y lo encierra en la cárcel. A su vez, este oligarca es reemplazado por una política nacionalista (¿será esta una alusión a Julia Tymoschenko). Holoborodko sale de la cárcel, logra salvar a Ucrania de la catástrofe económica y financiera y une al país. ¿Cómo lo hace? No se sabe. Bueno, al menos, “El Servidor del Pueblo” tiene final feliz, no como House of Cards.

Detrás de todo esto, está el ansia de un salvador, de un mesías político que redima a Ucrania. Un nuevo rey, un nuevo gran duque, un zar reloaded. Nunca en la historia, Ucrania había tenido democracia. Como muchos otros países del Este de Europa, Ucrania tuvo monarquía, monarquía absoluta, caos, caos absoluto, sufrió desmembramientos, lo partieron los grandes imperios de la época (Austria-Hungría, el de los Zares, Prusia) y antes estuvo por completo o en parte bajo la dominación de los jazaros, del Gran Ducado de Lituania y hasta de los Mongoles de la Horda Dorada.

Los últimos regímenes que dominaron su territorio y marcaron su historia durante el siglo 20 fueron el nacional socialista y el comunista. Para los nacional socialistas, los rutenos y otros pueblos que vivían en Ucrania eran infrahumanos, esclavos eslavos, carne de cañón, travnickis y trabajadores esclavos[3]. Un pueblo sin derecho a nada, evidentemente, tampoco a elegir a sus gobernantes. Poco después, los soviets proclamaron igualdad, pero no la ejercieron. De elecciones libres, secretas e informadas, en la URSS, no se sabía nada.

En suma, los ucranianos votaron a Zelensky porque ven en él, al líder, al Vozhd[4] -para usar la palabra eslava- que los puede liberar de la corrupción y terminar la guerra con Rusia en el Este del país. Zelensky prometió acabar con estos males y con muchos más. Sin embargo, como no tiene programa, no sabemos cómo lo hará. Sí, Zelensky es un anti-político o, al menos, un político apolítico, que no sólo prescindió de grandes manifestaciones, de debates televisados, sino también de un programa de gobierno. En otras palabras, la gente lo votó a ciegas. Poniendo en él su confianza absoluta, le dió un cheque en blanco.

Sí, aunque parezca increíble, Zelensky llegó a la presidencia con el 73% de los sufragios; pero sin programa de gobierno. Otra prueba más de la infancia institucional en que se haya Ucrania. Así, cada elector, cada electora, puede proyectar lo que quiera como “programa” del candidato. Lo que a mí me gusta, lo que yo quiero que ocurra, eso lo proyecto como lo que realizará Zelensky siendo presidente. Lo más probable es que Zelensky no tenga idea de cómo resolver los problemas de Ucrania, ni de cumplir sus vagas promesas electorales. Sólo espero que se rodee de los asesores más apropiados y menos corruptos.

Parte de la victoria en la lucha contra la corrupción que Zelensky ha anunciado consiste en poner fin al imperio de los oligarcas. Se dice que en Ucrania no impera la ley, sino los oligarcas. Como también en Rusia, Bielorrusia y otras ex-repúblicas soviéticas. Los oligarcas son multimillonarios, gente que ganó mucho dinero adquiriendo empresas que fueron privatizadas al final del periódo comunista y comienzos del capitalista (dudo que se pueda hablar de un sistema de libre mercado). Generalmente, eran personas que, de alguna manera pertenecían a la nomenclatura de la época soviética o tenían conexiones con ella.

El fin de la oligarquía es algo que me temo que los ucranianos van a tener que seguir esperando, ya que Zelensky es el “protegido” del oligarca Ihor Kolomojskyj o Kolomoyskyi[5], para quien trabaja(ba). El oligarca lo ha hecho grande en la televisión y en el mundo de los espectáculos, su abogado es el abogado de Zelensky (quien estudió derecho y hasta terminó la carrera; pero nunca ha trabajado como abogado) y hasta tienen los mismos guardaespaladas privados.

El otro tema importante para los ucranianos es el fin de la guerra híbrida con Rusia. Zelensky es un ucraniano de habla rusa (entre paréntesis, igual que Poroschenko), vivió al menos cinco años en Moscú, con su grupo de teatro o más bien, de cabaret. Y apenas balbucea el ucraniano, lo que no es problema ya que casi todos los ucranianos pueden hablar ruso. Se supone que, por ello, Zelensky tiene una antena apropiada para captar las ondas provenientes del Kremlin. Pues bien, inmediatamente después de asumir la presidencia, el presidente ruso Wladimir Putin anunció que entregaría pasaportes rusos a los habitantes del Este de Ucrania. Zelensky reaccionó anunciando que, en ese caso, él entregaría pasaportes ucranianos a todos los habitantes de Rusia. Su respuesta pone en evidencia su profesión: cómico.

Pese a todo, le deseamos a Zelensky el mayor de los éxitos, el fin de la corrupción y de la guerra. Que se acerque a Europa y que Ucrania se libere de su supuesta pertenencia a una igualmente supuesta zona de influencia rusa. Aunque las “zonas de influencia” ya no existen, hay algunos parece que aún viven en la década de 1930 en que más que estados libres y soberanos, sólo existían estados pertenecientes a “zonas de influencia”[6].

Y a Ucrania, le deseo el advenimiento de una era de probidad, de paz y de libre mercado, sin carteles, ni monopolios, ni oligarcas todopoderosos. Una época de meritocracia en que no sea necesario el padrinazgo -o madrinazgo- de un oligarca para surgir en la economía y en la política, ni tampoco en la cultura, ni en la vida de la sociedad civil, ni en el mundo de la comedia y del espectáculo. Una nueva época en que no haya que pedir prestados guardaespaldas a algún multimillonario para poder sobrevivir. El fin de los balbuceos, de los ensayos y de los comediantes. Que la sociedad civil vaya creciendo y el traje de la democracia le quede a la medida y no cinco tallas más grande.


[1] Владимир Александрович Зеленский

[2] El trailer de la serie, con subtítulos en alemán.

[3] Zwangsarbeiter

[4] Vozhd 

[5] La Radio Free Europe descubrió que Zelensky visitó al menos 14 veces al oligarca Kolomoiskys, entre los años 2017 y 2018, en si exilio en Ginebra y en Tel-Aviv. También después de anuncar su candidatura presidencial. Si esto no es dependencia, no sabría como llamarlo.

[6] No estamos en el mundo de Carl Schmitt, ni de los nazis, en que había Reinos y países a ellos somentidos… Ver El nuevo orden en el derecho internacional, según Carl Schmit

#follow #unfollow en Instagram

Me llama la atención que cada día me sigue más gente en Instagram; pero, al mismo tiempo, disminuye el número de mis seguidores. No, no soy fotógrafa profesional; pero mis fotos no son malas y recibo muchos corazones, que son los likes de Instagram. Este fenómeno me recuerda la desaparición de los calcetines en la máquina de lavar. La única diferencia es que, a veces, los calcetines vuelven a aparecer… 🧦

Hay una sola explicación para este extraño fenómeno instagramiano. Y es que la gente que dice seguirte, efectivamente te sigue; pero sólo por un tiempo, por un tiempo limitado, generalmente muy corto; pero lo suficientemente largo para que tú no te des cuenta que ya no te sigue. Es mejor para ellos, que ni siquiera te des cuenta de que ya no te siguen. 

Así es, muchos de tus nuevos followers te siguen y te dejan de seguir después de un breve plazo o -más probable- después de que tú los comienzas a seguir. El proceso es el siguiente: alguien te sigue, tú lo sigues por reciprocidad y después, esa cuenta te deja de seguir.

Es raro, porque algunos de quienes incurren en este extraño comportamiento, tienen buenas fotos -otros no- y pienso que no necesitarían recurrir a una maniobra de este tipo, a una maquinación tan baja. Es probable que tengan un algoritmo que hace el trabajo por ellos. Entre mis ex-seguidores que me han dejado de seguir después de que yo los sigo, hay muchos italianos (generalmente, hombres) y tienen fotos espectaculares, lo que no es difícil viviendo en Italia.

En suma, yo no sigo a toda la gente que me sigue. Pero sí, en virtud del principio de reciprocidad que impera en las redes sociales, “los sigo de vuelta”, por aquello de “tú me sigues, yo te sigo”, que no es mi máxima, sino sólo una cuestión de educación. Es como cuando alguien te habla en la calle o en una reunión, escuchas lo que te dice y eventualmente, le respondes. No haces como si la persona no existiera, eso sería mala educación.

No sigo a todos los que me siguen, porque algunos son realmente son insufribles; pero sí a la mayoría. No sigo a los estudios de tatuajes, ni a los hombres cabeza de músculo, ni a esas mujeres que dan consejos de qué tenemos que comer para ser raquíticas. ¡Qué temas más aburridos! Si es que se puede hablar de “temas”. Obviamente, tampoco sigo a extremistas políticos, religiosos, ni deportivos. (Aunque extremistas hay más en Twitter que en Instagram). Pero, en general, soy muy benévola: sigo a la mayoría de la gente que me sigue, ya que la mayoría de la gente que me sigue tiene buenas fotos.

Hay usuarios de Instagram que tienen en su bio, una advertencia que al comienzo de mi vida en Instagram, yo no entendía. Es algo así como Follow => Follow. Unfollow => Unfollow + Block. Lo que quiere decir: si me sigues, te sigo. Si me dejas de seguir, no sólo te dejo de seguir, sino que además, te bloqueo.

No bloqueo. Hasta ahora no bloqueo; pero he pensado hacerlo. No sé quién administre esas cuentas. A veces son de esas que tienen millones de seguidores. Por muy buenas que sean sus fotos -no siempre lo son- no justifican los millones de seguidores que tienen. Pienso que, probablemente son “comprados”. Sí, este es otro fenómeno de Instagram: hay cuentas que te escriben comentarios bajo tus fotos donde te ofrecen comprar followers. Lo encuentro grotesco. Propio de losers. Pero hay demasiados losers en el mundo.

Pero hay otras cuentas que tienen cien o incluso menos followers y hacen lo mismo: te dejan de seguir después de que los sigues. En tales casos, sólo puedo decirles: son realmente muy, pero muy tontos y además, se van a quedar sin seguidores.  

@martasalazarsanchez en Instagram

El terrorista de Christchurch, Carl Schmitt y el melting pot

¿En qué se parecen el terrorista de Christchurch[1] y Carl Schmitt? En que ambos hablan del melting pot, de lo que en castellano llamamos crisol de culturas. Y ninguno de los dos lo hacen en buenos términos…

Para el primero, el objetivo fundamental es la separación racial y poner fin definitivo al “crisol de razas”. Su finalidad es que una supuesta “raza blanca” se separe absolutamente de las demás y logre la supremacía sobre las otras supuestas “razas”. Incluyendo la “raza” de los latinos, por si hay algún lector latino que se considere miembro de la “raza blanca”[2]. El asesino de Christchurch dice que hay que “eliminar físicamente” a los “invasores”. Es el lenguaje de los nazis que revive impulsado por la ideología de la White Supremacy.

En su “Manifiesto”[3] -que yo llamaría más propiamente un panfleto- describe la masacre de la ciudad neozelandesa de Christchurch- no como “un ataque a la diversidad, sino como un ataque en nombre de la diversidad”. Asesinar personas que viven fuera de su territorio es participar en el combate en que están empeñados los extremistas partidarios del etnopluralismo, en ese verdadero apartheid a nivel mundial[4] que se ha puesto de moda en sectores de extrema derecha e incluso entre ultra conservadores del llamado primer mundo.

Sí, el terrorista australiano[5] es un partidario del etnopluralismo (él dice que es un etnonacionalista, a confesión de parte relevo de prueba), ideología que pertenece al núcleo de la llamada nueva derecha, especialmente al movimiento identitario. Se puede decir que el etnopluralismo es el antónimo, es exactamente lo contrario al crisol de nacionalidades o melting pot.

Según el etnopluralismo, cada “pueblo” tiene derecho a vivir libre de influencia extranjera[6], influencia que se considera como una amenaza para la propia identidad cultural[7]. La gente que siente de esta manera, debe estar muy insegura de su propia identidad. En consecuencia, cada “pueblo” debería residir en un determinado territorio y no salir de él -salvo para hacer turismo- ni menos mezclarse con otros pueblos. Los matrimonios interculturales estarían prohibidos. Como señalé recién, sería un verdadero apartheid a nivel planetario.

El terrorista sostiene que hay que “garantizar que los diversos pueblos sigan siendo diversos, separados, únicos, sin diluir, sin restricciones de expresión y autonomía cultural o étnica”. Más etnopluralismo, imposible. La esencia del etnopluralismo es la creencia en que “cada pueblo tiene el derecho a mantener su sociedad libre de influencias externas”[8] [9]. Los pueblos tienen que estar solos, separados de los demás, sin “mezcla” de ningún tipo. El etnopluralismo es “un racismo sin razas, ya que en él se hallan elementos esenciales del racismo clásico el que, sin embargo, renuncia a la terminología propia del mismo, como el concepto de raza”[10] que ha sido dejado de lado por la ciencia del siglo 21[11].

A continuación, el asesino múltiple, se refiere a las razas, que hace sinónimo de cultura y hasta de religión. Se queja de personas como yo o como tú que, “Ni siquiera CREEN en la raza” y que tienen la desfachatez de decir que la raza no existe y, sobre todo, a aquellos a los que esto ni siquiera les importa. Prosigue diciendo que hay que “Asegurar que los pueblos del mundo permanezcan fieles a sus tradiciones y creencias y no se debiliten y corrompan por la influencia de los extranjeros”.

Los cristianos podemos dar testimonio de que el cristianismo es una religión universal y universalista. El universalismo cristiano se fundamenta en que el mensaje de salvación va dirigido a todos los hombres y mujeres, de todos los tiempos y de todas las etnias, sin considerar frontera alguna. De manera que estamos ante a una religión abierta a todos, independientemente de su origen étnico[12].

Pero, el terrorista no es no cristiano. Es más, sus ideas y su atentado es lo más contrario al cristianismo que pueda existir. Él mismo reconoce su posición frente al cristianismo: “Pregunta: ¿Era / es usted un cristiano? Respuesta: Eso es complicado. Cuando lo sepa, se lo diré”. Se lo puedo decir yo: claramente Ud. NO es cristiano. Usted se halla en las antípodas del mensaje de Jesús. Su panfleto y su actuación son exactamente lo contrario a la enseñanza de Cristo.

Se describe a sí mismo como un “un etnonacionalista ecofascista”. Y exige “Autonomía étnica para todos los pueblos con un enfoque en la preservación de la naturaleza y el orden natural”[13]. Rechaza lo que él llama la nueva “utopía multicultural”. A la supuesta “nueva utopía multicultural”, yo le llamaría “sociedad abierta”. Con Popper, pienso que el “tránsito de la sociedad tribal a la sociedad abierta es un shock” y en este proceso de tránsito surgen fuertes movimientos reaccionarios[14] que pretenden lograr un retroceso, echar hacia atrás los punteros del reloj o las hojas del calendario. En esta categoría se incluye el etnopluralismo o el etnonacionalismo, del cual este hombre es un representante, o más bien, una horrible marioneta.

En la supuesta entrevista que se hace a sí mismo, se pregunta “¿Qué te hace creer que hay diferencias raciales y que esas diferencias son importantes?” y se responde a sí mismo: “Investigación y datos. Haplogrupos, fenotipos y pruebas globalizadas. Con el tiempo, la verdad será revelada”. Los conspiranoicos como este asesino múltiple siempre te cuentan que ellos saben más que los demás, que conocen la verdad y nosotros no la conocemos. Insisten en que los demás no sabemos nada. Más adelante, dice que a nosotros nos lavaron el cerebro. Claro, ellos son los “iniciados”, los “iluminados”. Nosotros -pobres mortales- somos ignorantes. Pero, a la larga, “la verdad”, se conocerá o “será revelada” quién sabe por quién y todos les daremos la razón a ellos. Él asegura que él estará preso durante 27 años, luego se sabrá la verdad, él saldrá libre y le darán el Nóbel de la Paz[15].

El terrorista se refiere a Brasil. Dice que ese país “con toda su diversidad racial, está completamente fracturado como nación, donde la gente no puede llevarse bien, separarse y segregarse siempre que sea posible”. Yo diría que el problema de Brasil no es racial, ni racista. Una amiga brasilera me explica que su país, más que racista, es muy clasista (problema de la mayoría de los países de Latinoamérica, donde incluso los mismos self-made-people tienen la tendencia a volverse clasistas).

Carl Schmitt, en su librito sobre Derecho internacional se refiere explíticitamente a Brasil. Critica a Mello Franco[16], el delegado brasilero ante la Liga de las Naciones[17]. Explica que el brasilero no tiene derecho a “imponer sus ideas a Europa”, ideas que Schmitt critica duramente como “unvölkisch”, esto es, que van contra la idea de pueblo, en sentido racista y nacionalista. Sostiene que Mello Franco propugna la asimilación de los pueblos y el concepto de Schmelztiegel, melting pot o crisol de etnias[18]. Y que, con esto, Brasil quiere inmiscuirse en la política europea. Recordemos que Schmitt plantea la validez de la Doctrina Monroe[19] (América para los americanos) como asimismo, la validez de la doctrina de la hegemonía alemana en Europa[20], que considera su esfera de influencia.

Por ello, no me extraña en absoluto que, décadas más tarde, el diario alemán escrito por admiradores de Carl Schmitt, llamado Junge Freiheit[21] (“libertad joven” que, de joven y de libre, nada tiene), critique el “modelo brasilero” como “mezcla y nivelación al más bajo nivel de civilización”[22]. Parece que Brasil es, desde hace mucho, un anti-ejemplo para este tipo de gente. Me pregunto si dirán hoy lo mismo con Bolsonaro a la cabeza…

Un vistazo a Wikipedia nos otorga claridad sobre el tema. La enciclopedia explica que “Brasil ha sido el crisol de culturas por excelencia porque desde tiempos de la colonia, los criollos portugueses favorecieron la asimilación y la tolerancia de otras etnias, y los matrimonios interraciales eran más aceptables en Brasil que en las otras colonias del continente”[23]. Porque ha sido “el crisol de culturas por excelencia”, por eso, no les gusta. Aunque los expertos de escritorio de la extrema derecha primermundista y sus aliados ultraconservadores poco y nada saben de Brasil.

Schmitt cita lleno de admiración al “canciller del Reino Adolf Hitler”, quien en el Reichstag delineó “nuestro pensamiento de pueblo nacional socialista”[24] [25]. Pensamiento que garantiza el “derecho a la defensa para los pueblos alemanes” que viven fuera del Reich, para que no se asimilen[26], no sean “absorvidos” por los pueblos eslavos y, sobre todo, combate la idea del melting pot o Schmelztiegel, como se denomina en alemán[27].

Más adelante, Schmitt menciona nuevamente “los ideales del Schmelztiegel” o del melting pot[28], con los que parece obsesionado. Critica la “mezcla de pueblos” que tuvo lugar durante la decadencia del Imperio romano. Y la asimilación y melting pot actual de las grandes democracias occidentales. “Mientras los imperios occidentales se entregaban a los ideales de asimilación y del crisol”, el Reich defendía “la santidad de un orden de vida no universalista” y étnico[29], sostiene.

Volviendo al escrito del terrrorista, este confiesa que “La nación con los valores políticos y sociales más cercanos a mí es la República Popular de China”. Me pregunto si Schmitt estaría de acuerdo con esta aseveración. Y más adelante: “Como son tan fuertes, China se convertirá en la nación más dominante del mundo en este siglo, aunque carece de diversidad?” En otras palabras, le gusta China porque teóricamente no se ha mezclado con otros pueblos. Qué pena que el pobre terrorista haya nacido en Australia, que es un melting pot y no en la República popular China.  

En suma, hoy como ayer, hay gente que propugna, que anhela, que añora la soledad de los pueblos. El aislamiento de las etnias, de los grupos que tienen tales o cuales características corporales externas y poco importantes. Hay que hacerles frente.


[3] En su Manifiesto, denominación con la que emula al terrorista noruego de extrema derecha y asesino en serie, Breivik, de quien dice haber recibido una “bendición”. Cuando cite entre comillas sin referencia expresa, me estaré remitiendo a este “escrito”.

[4] El concepto es de Liane Bednarz, en: AfD und Pegida – Angriff auf die liberale Gesellschaft Ella habla de “weltweite Apartheid”.

[5] Pese a que es australiano, llama la atención que hable tanto de Europa. Llo explica así: “¿Qué es un australiano, pero un borracho europeo? Es broma, pero Australia es una colonia europea, particularmente de acciones británicas y, por lo tanto, una extensión de Europa”. De su escrito en internet, la traducción es mía. En adelante, citaré su texto sin más referencia.

[6] Qué gran impacto ha tenido esta ideología en la población me tocó vivir una vez que mis hijos tocaban en el piano de la casa, música de películas de Walt Disney y un amigo mío alemán que estaba presente, los reprendió y les dijo que deberían tocar solamente música alemana.

[9] “Para garantizar que los diversos pueblos sigan siendo diversos, separados, únicos, sin diluir, sin restricciones de expresión y autonomía cultural o étnica”.

[13] Sobre un supuesto “orden natural”, ver mi columna El Nuevo Orden según Carl Schmitt

[15] “No solo espero ser liberado, sino que también espero un premio Nobel de la Paz. Como se le otorgó al terrorista Nelson Mandela una vez que su propio pueblo logró la victoria y tomó el poder”.

[16] Se trata de Afrânio Mello-Franco, quien, entre 1924 y 1926 fue delegado de su país ante la Sociedad o Liga de las Naciones, en Ginebra. No es normal que en un texto de análisis jurídico se mencione en esta forma a una persona; honra a Mello Franco que Schmitt lo mencione y lo critique tan duramente.

[17] También llamada Sociedad de las Naciones 

[18] Todo esto en la página 46 de su obrita de tan sólo 82 páginas.

[19] Schmitt dedica todo el capítulo segundo de su librito a la Doctrina Monroe.  

[20] Cfr. El nuevo orden en el derecho internacional, según Carl Schmit “Como dice Hannes Stein: Europa sería el gran espacio del Reich alemán, el continente estaría sometido a Alemania”.

[22] “Das brasilianische Modell würde völlige ethnische-kulturelle Vermischung und Nivellierung auf den simpelsten zivilisatorischen Nenner bedeuten”. El artículo es de 1999.

[23] “….Sin embargo, esto no significa que la sociedad brasileña ha estado exenta de luchas étnicas y de explotación de las minorías raciales y que algunos grupos hayan decidido separarse de la principal tendencia social de la vida del país. Los brasileños de ascendencia europea conforman casi 50% de la población del Brasil, aunque el número de personas de origen étnico mixto se ha ido convirtiendo en un segmento cada vez más grande de la población. Aproximadamente dos quintas partes de la población son mulatos (mezcla de europeo y africano) y mestizos (mezcla de europeo e indígena)” Del artículo de Wikipedia, sobre crisol de culturas

[24] “auf der Grundlage unseres nationalsozialistisches Volksgedankens”, pág. 46. El lenguaje es muy claro.

[25] A ver si alguien se atreve a decir que Carl Schmitt no fue un nazi. Ver también ¿Fue Carl Schmitt un nazi?

[26] Schmitt menciona positivamenteuna declaración conjunta polaco-alemana de 1937.

[27] Págs. 46 y 47.

[28] Pág. 51.

[29] Während die westlichen Imperien „Assimilierungs- und Schmelztiegelidealen” frönten, verteidigte das Reich „die Heiligkeit einer nichtuniversalistischen, volkhaften, völkerachtenden Lebensordnung”, en: Dan DinnerRASSISTISCHES VÖLKERRECHT* Elemente einer nationalsozialistischen Weltordnung