Dieselgate

Fraude es una acción que resulta contraria a la verdad y a la rectitud. Sí, quién lo iba a pensar… que los alemanes, que son considerados en todo el mundo como personas rectas, minuciosas, meticulosas y escrupulosas pudieran hacer algo así.

Manipular un software para engañar y hacerlo con premediatación y alevosía. Mentir una y otra vez, hacerse los que no saben nada, hasta que, colocados por las autoridades norteamericanas entre la espada y la pared, tienen que confesar el engaño, la estafa, la argucia.

El label “made in Germany” era, hasta ahora -con razón o sin ella- una garantía de calidad. De eso vive Alemania, país exportador por naturaleza. Cuando yo vivía en Chile, había una propaganda que decía “si es alemán, es bueno”. No sé qué queda de esto.

La ingeniería alemana es conocida -eso se dice, al menos en Alemania- como una de las mejores del mundo. Es tan buena que, durante quién sabe cuánto tiempo (el FAZ dice desde el 2005), logró engañar a consumidores y a autoridades acerca de las emisiones de gases de los autos de la Volkswagen (el auto del pueblo).

El trabajo de ingenieros alemanes (según Die Welt, la firma Bosch es la que fabrica el sistema de escape de gases para los vehículos cuestionados) es tan bueno que costó bastante descubir el embuste. Y su descubrimiento fue, no se puede decir que una casualidad; pero los test a los autos tenían la originaria intención de demostrar que la tecnología alemana del medioambiente era estupenda y permitía autos con una bajísima emisión de óxido de nitrógeno.

La artimaña consiste en que, se programa un software con un algoritmo, de manera que reconozca cuando es sometido a un test y no se halla en un camino, carretera, autopista, en la calle. Esto es, en realidad, muy fácil: basta, por ej., con que se acelere sin que el auto se mueva del lugar, lo cual es super fácil de controlar a través del sistema de navegación.

En otras palabras, tú llevas tu Passat o tu Jetta a la prueba de gases y el auto sabe -gracias a un defeat device o dispositivo manipulador- que lo están probando y con ello, deja de emitir la misma cantidad de gases de escape. Emite menos, de manera que pasa la prueba sin mayor dificultad.

Esto es un ardid frente a las autoridades estatales del medio ambiente y también lo es, frente a los compradores de los vehículos. Y a la salud de las personas, ya que los óxidos de nitrógeno son sumamente insanos. Las demandas contra la Volkswagen vendrán pues desde todos los frentes.

Hay once millones de autos con este software manipulador en todo el mundo, según reconoce la misma empresa de Niedersachsen. Y 500 mil en los Estados Unidos, el país donde se descubrió el ardid, gracias al trabajo de una organización no gubernamental, el International Council on Clean Transportation (tanto de la sección alemana, como de la estadounidense), a la Universidad de West Virginia, a la Environmental Protection Agency de ese país y a la US Environmental Protection Agency (EPA).

Los detractores del Tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos dicen que en Europa tenemos criterios más estrictos de protección medioambiental y de protección de todo tipo y que la UE es más rigurosa, los Estados Unidos, menos. Insisten enque los criterios para todo son acá en Europa más altos y mejores. Parece que, en realidad, no es así.

La sección alemana de la ICCT inició todo este proceso, al pedir ayuda a sus colegas norteamericanos, ya que, los alemanes pretendían demostrar que era posible fabricar autos con motor diesel que emitieran menos gases que los permitidos en Europa, ya que las reglas de emisión en Estados Unidos, son más estrictas que las europeas (ver entrevista a Peter Mock, de ICCT-Alemania). A su vez, John German, de ICCT-Estados Unidos, jamás pensó que los autos de la Volkswagen pudieran estar manipulados de manera que mostraran una emisión de gases menor que la real, mediante una triqueñuela. “No teníamos ninguna razón para sospechar” (We had no cause for suspicion; we thought the vehicles would be clean), confiesa German.

Algunos patrioteros dicen que la industria automotriz alemana es de las mejores del mundo y que esto no puede ponerse en duda debido al #dieselgate. Insinúan que “otros también lo hacen”, diría que sobre quienes lo sostienen, recae el onus probandi. Por lo demás, el que todos hagan algo malo, no convierte a esa acción en buena. Alguien dice que ha habido otros escándalos como el del motor de ignición en vehículos de otro fabricante. Sí; pero esos otros errores fueron errores y no producto intencional destinado únicamente a engañar.

Codicia y nada más que codicia… Ganar y ganar vendiendo a costa de mentir y recurrir a una estafa, a una falsificación a una artimaña. Se necesita mucha energía criminal para programar una computadora para que falsifique los resultados de un test, en el que se burla una ley de protección al medio ambiente y a la salud de las personas.

Muchos alemanes se preguntan si este es un ejemplo de nuestra creatividad e innovación, o si ahora, el made in Germany debería ser reemplazado por el fake in Germany.

Advertisements

Integración, empatía y cultura de la bienvenida

Parece que hay muchos ciudadanos preocupados en Alemania. Son demasiados los ciudadanos peligrosos.

Karen Horn, en su excelente artículo Charity must be the first response to the immigration drama (ver Nuestros hermanos los refugiados) hace una lista con las preguntas más comunes de los ciudadanos “preocupados” frente a la ola de refugiados o al tsunami, como le llaman ellos en su lenguaje alarmista:

¿Cuáles son las dimensiones de la inmigración a la que pueden hacer frente a las sociedades europeas? ¿Qué va a ser de nosotros? ¿A dónde conducirá Europa esta inmigración? ¿Y a dónde llevará esto a Occidente? ¿Qué pasará con nuestra forma de vida evolucionada, con nuestras leyes, normas e instituciones sociales? ¿no se transformarán dramáticamente con la llegada de los refugiados? ¿Cómo hacer frente a este cambio masivo? ¿Vamos a tener la fuerza para defender nuestro sistema legal frente a la sharia? ¿Qué pasa con el capital y la cohesión sociales? ¿Estamos frente al choque de civilizaciones que predijo Huntington? ¿Y si los inmigrantes son un caballo de Troya de los yihadistas?

Horn asevera que estas son “preguntas importantes”; pero que, frente a estas preguntas importantes, abundan las respuestas histéricas. Sí, lo compruebo día a día..

Me permito mencionar otro peligro: como no hay una sola minoría étnica, política o religiosa (como los musulmanes pueden ser de varios tipos: alevitas, shiitas, sunitas, etc., hay entre ellos una lucha muy grande, similar a la Guerra de los 30 años en Europa…) que no sea perseguida, es probable que traigan consigo sus luchas. Sus conflictos que no aprendieron -en sus países- a resolver mediante mecanismos pacíficos de solución de controversias. Frente a estos problemas importados, hay que estar muy atentos1. Por otra parte, los refugiados sirios vienen huyendo del genocidio islamista y del genocida secular Assad, hace ver Wolffsohn. Apuesto que su hambre de vivir en libertad y en democracia es grande2.

El fantasma de la introducción de la sharia es algo que vengo oyendo desde hace años. Ciertos amigos o ex-amigos míos alarmistas me advierten (por mail, en Facebook, en convivencias, a la hora del té etc.) que pronto tendré que usar el velo islámico. Como dice Liane Bednarz en una notable entrevista, a ella no la han obligado a usar chador, ni se aplica la sharia en la vida legal alemana. Puedo decir que en mi ciudad vive un porcentaje inmenso de musulmanes y que nadie me ha obligado a usar burka 😉

El periodista y dramaturgo alemán Richard C. Schneider, hijo de sobrevivientes del Holocausto, escribe en un excelente artículo titulado Auch wir waren Flüchtlinge, publicado en el semanario judío Tachles, que, si bien, no se puede comparar la ola de refugiados actual con la de los judíos en tiempo del nacional socialismo, no hay que olvidar que “también nosotros fuimos refugiados”.

Y explica: los estados que reciben a los refugiados deben aprender de los errores de las últimas décadas y evitarlos. Hay que integrar a estas personas y no dejarlas abandonadas a sí mismas; enseñarles los valores fundamentales que tenemos en Europa, que los refugiados se empapen de estos valores y los hagan suyos (einschwören), los hagan parte de su código ético, y no permitir que surjan sociedades paralelas. Schneider tiene dudas de que los estados europeos sean capaces de hacerlo. Si, dudas legitimas…

Me parece que el mayor peligro contra nuestro sistema social, legal, político y constitucional proviene hoy, no de los refugiados, sino de los grupos extremos. En Alemania, más de la extrema derecha o de los conservadores extremos que de la extrema izquierda (ver ¿Una pelea de familia?). Pienso que la ley tiene que ser respetada por todos: por los inmigrantes y también por los “alemanes de nacimiento” o sociedad mayoritaria. Y, evidentemente, también por ciudadanos europeos de países del sur que han llegado a Alemania en busca de una vida económicamente mejor. Sí, hay que defender el sistema occidental de gobierno; pero no sólo frente a los refugiados, quienes no tienen interés en atacarlo.

La nueva derecha y otros grupos, con su ideología antidemocrática, antifeminista, antiliberal, homofóbica, islamofóbica y conspiranoica son quienes constituyen un peligro real para nuestro sistema político. Paradojalmente, ellos mismos son quienes nos advierten una y otra vez, del peligro de los refugiados (aunque hay algunos que parecen empezar a ayudarlos y, en consecuencia, advierto un quiebre en ese grupo). Estos mismos sectores políticos, culturales y religiosos más contrarios a nuestra sociedad abierta (para hablar con Popper) y tolerante son quienes más nos exhortan a estar prevenidos frente a los refugiados que pondrían en peligro nuestro sistema político y social, el mismo que ellos desprestigian permanentemente.

No creo en la honestidad en la defensa de nuestro sistema democrático, de parte de quienes permanente niegan la democracia, la liberación de la mujer, el respeto hacia los homosexuales, la libertad de nuestra prensa y sostienen que vivimos en una dictadura y que vamos para peor. No creo que los manisfestantes de Heidenau, ni los de Pegida, Legida, Dügida, ni tampoco los Asylkritiker de la AfD o grupos similares, quienes rechazan la cultura de la bienvenida, sean los más idóneos, ni para defender nuestro sistema, ni menos para intentar mostrarnos que los refugiados lo destruirán. ¡Oh paradoja! Que los refugiados destruirán el sistema que ellos mismos atacan.

Inculcar amablemente los valores de nuestra sociedad europeo-occidental, democrática, abierta y tolerante no es sólo una misión del estado, no es sólo algo que se debe hacer “desde arriba”, sino que es una tarea de toda la sociedad, de todos nosotros (ver Alemania luminosa). El estado no solamente no puede impedirlo, sino que tiene que facilitarlo, fomentarlo, impulsarlo. En este punto, el estado no puede ser neutral. Pero la sociedad no puede desentenderse y dejar todo el trabajo a funcionarios públicos y a oficinas estatales. Pongámonos las pilas, que la labor es de todos y el tiempo apremia.

Y no por sostener esto, somos hippies -como se queja el politólogo inglés Anthony Glees-. Demos gracias a Dios que Alemania se pone del lado bueno de la fuerza y que los alemanes han aprendido a por poner buena cara y hacer un gesto amable ante una situación de necesidad, como dijo Merkel y quedó grabado en este memorable video. Hoy en día, hay algunos que propagan la idea de que “quien tiene empatía, tiene poco entendimiento”, nada más falso, ni más absurdo.

El estado no fomenta esta cultura de la bienvenida y de la integración, sino que más bien la impide cuando, por ej. envía a los refugiados a barrios geográficamente cerrados, cuando no los deja salir del hogar en que los recluyen ni menos aún cuando permite cerrar las puertas de los mejores colegios (generalmente, privados) a los hijos de extranjeros, que son nuestro futuro. Cuando la clase más burguesa organiza acciones contra hogares de refugiados en su cercanía, porque bajará el precio de sus caros departamentos, tampoco contribuye a la transmisión de los valores occidentales.

¿Cómo sabemos que los refugiados son incapaces de interiorizar nuestro sistema democrático, abierto y respetuoso? ¿Acaso podemos conocer el futuro? Una de las lecciones fundamentales de la tradición del liberalismo occidental es que el conocimiento humano no puede nunca ser sobre el estado final de algo. Como señala Friedrich v. Hayek, todo conocimiento es “local”, esto es, se halla disperso en la multitud de individuos que provocan un cambio en la sociedad. Es la interacción voluntaria de esos individuos la que hace posible el progreso social. Que no se puede prever ya que es el “resultado de la acción humana y no del diseño humano”. Sería conveniente, eso sí, que la política pública evite obstruir este proceso creativo del orden espontáneo3.

Exacto, toda planificación en este sentido, es falible. No podemos predecir el futuro. Quién pretenda hacerlo no cuenta con el imponderable de la libertad humana. Prefiero confiar en el ser humano. Por otra parte, se equivocan quienes ven en todo refugiado sirio, iraquí, afgano o kurdo a un musulmán. Muchos de ellos son ateos, otros cristianos, algunos zoroastrianos y también yazidis.

La ministra -y posible futura canciller- von der Leyen hizo una apuesta a favor: “en veinte años, los alemanes van a estar feliz de haber acogido a los refugiados”4, y Rupert Neudeck, otra: los sirios serán los nuevos vietnamitas, debido a su hambre de cultura y a su espíritu de trabajo5,.

Contrariamente a la propaganda del NPD y de la AfD, según la cual, no somos la oficina social del mundo (wir sind nicht das Sozialamt der Welt), la mayoría de los inmigrantes quiere venir a países como Alemania, Austria o Suecia, no porque en ellos se les dé más ayuda social. Lo que los atrae es, en primer lugar, la buena situación económica y, con ella, la positbilidad de triunfar social y económicamente, y no los regalos del estado. No conozco gente más liberal en sus planteamientos económicos que los pequeños empresarios iraníes, sirios o afganos. En toda conversación con ellos, se aprende más sobre la economía de mercado que en cualquier libro sobre libre comercio. Sin embargo, como tampoco se puede surgir en un ambiente culturalmente adverso a los refugiados, como el de Dinamarca -pese a la buena situación económica- los refugiados pasan de largo hacia Suecia.

Von der Leyen dice que los refugiados son un enriquecimiento para Alemania, cuya población envejecida (vivimos en el invierno demográfico) necesita gente nueva. Como dice Michael Wolffsohn, no tenemos la cantidad suficiente de hijos, ni llegan suficientes inmigrantes a Alemania, de manera que los refugiados son un regalo del cielo6, para mejorar nuestra situación demográfica -al menos, para aliviarla- y asegurar así nuestro futuro bienestar. Aunque, obviamente no existen los refugiados ideales. Aclara que el modelo de Rusia (tan alabado por sectores de extrema derecha y del conservatismo europeo, incluso por cristianos al margen derecho de las iglesias) es un ejemplo negativo de un país que se cierra y, en vez de mirar hacia adelante, mira hacia atrás. Me pregunto: ¿qué ve la extrema izquierda en Putin? De izquierda no tiene nada.

Horn se refiere al determinismo colectivista, según el cual, los musulmanes nunca podrán ser integrados con éxito en nuestra sociedad, que su religión no será capaz de modernizarse, y que inevitablemente erosionará la civilización occidental. Explica que, “sobre la base del prejuicio y del resentimiento étnico, se calculan supuestas cuotas óptimas de absorción, que luego se anuncian bajo el sello del realismo responsable de una supuesta planificación a largo plazo”.

Sí, ese intento de planificarlo todo, es producto de la arrogancia intelectual. Es el viejo determinismo y el biologismo tan propio de grupos que hoy se llaman “críticos del asilo”, un eufemismo para designar a quienes están contra los refugiados. Tan propios de la nueva derecha, de la extrema derecha y otros. Para qué olvidar el darwinismo social de Sarrazín, el máximo representante de la popularización de tales tesis en Alemania.

Prefiero apostar por la propuesta de la bienvenida y no por la de los llamados críticos del asilo y detractores de la cultura de la bienvenida. Prefiero apostar por el hombre y no en su contra. Sabiendo que la paz es frágil y que hay que defenderla. Que habrá caídas y retrocesos… Pero prefiero esta fragilidad a una falsa seguridad de quienes cierran sus frontetas, construyen muros y se aíslan; prefiero nuestra sociedad abierta.

______________________
1 Hay que evitar que los consejos del alemán Pierre Vogel en Facebook, acerca de cómo ganar salafistas entre los refugiados https://www.facebook.com/PierreVogelOffiziell/posts/688735087872894

2 Wolffsohn: “Migration ist ein Geschenk des Himmels” (La migración es un regalo del cielo) http://www.dw.com/de/wolffsohn-migration-ist-ein-geschenk-des-himmels/a-18724641

El profesor Wolffsohn explica que el Islam reformista se abrirá paso en la comunidad musulmana de Alemania, ya que los refugiados huyen precisamente de un Islam asesino, del Islam genocida. Ellos no huyen a Europa para implementar aquí un islam fundamentalista (Zum Einen wird sich innerhalb der muslimischen Gemeinschaft eine Entwicklung hin zu einem Reformislam anbahnen. Denn diese Menschen entfliehen ja dem real existierenden, sprich: massenmordenden Islam. Sie sind nicht nach Europa gekommen, um hier einen islamischen Fundamentalismus zu etablieren).

Es kommen in Deutschland und Westeuropa weder genügend Kinder zur Welt, noch kommen genügend Einwanderer. Wir haben also ein demographisches Defizit. Darum werden wir unseren Lebensstandard auf Dauer nicht halten können. Jetzt kommen diese viele Menschen. Das mag manchen gefallen und manchen nicht. Aber sie lösen das schwerwiegende demographische Problem der Bundesrepublik. Zumindest mildern sie es. 

Ver 1) https://www.facebook.com/michael.wolffsohn/posts/1721392544748615 y 2) http://www.dw.com/de/wolffsohn-migration-ist-ein-geschenk-des-himmels/a-18724641

Tomé estas ideas, del excelente artículo de la pensadora liberal Karen Horn: Charity must be the first response to the immigration drama 

4 Ver también: „Wir würden unsere wesentlichen Werte verraten“

“sie sind den Deutschen in ihrer mittelständischen Orientierung und bildungshungrigen Art schnell ganz nah gewesen.

Michael Wolffsohn Neuankömmlinge sind ein Geschenk des Himmels http://www.handelsblatt.com/politik/deutschland/professor-tacheles/kommentar-zur-fluechtlingspolitik-neuankoemmlinge-sind-ein-geschenk-des-himmels/12203120.html

Nuestros hermanos los refugiados

Puede ser que no nos gusten los refugiados… Que no nos gusten ni sus ojos, ni su pelo, ni su nariz, ni sus manos, ni sus piernas, ni sus pies… Puede ser que no nos guste la ropa tan colorida de sus mujeres o tal vez no nos guste que algunas de ellas no usen ropa colorida, ni que a sus hombres les guste tanto el blanco, o que les guste el negro… Puede ser que no nos guste su comida, ni sus shishas, ni su idioma, ni su religión, que nos guste ni Alá ni Zoroastro, ni el arcaico Dios cristiano de los caldeos, ni tampoco la perla de los yazidis 1. Que no nos gusten los colores de su piel, ni de sus ojos, ni de su pelo, ni sus peinados, ni sus cejas, ni sus pestanas… Ni el maquillaje de sus mujeres, alheña, arjeña o henna de sus mujeres.

Puede ser que los refugiados nos caigan muy mal. Una amiga me dice que amigos suyos de Hungría le contaron que los refugiados son super desagradables y violentos. ¿Será así? ¿¡Debemos suponer, en consecuencia, que merecen entonces el trato que les dan en el país de los Hunos!? Me pregunto si depende de como nos caiga una persona, si la consideramos como persona, si la tratamos como un ser humano igual a nosotros y no como animal 2. Si reconocemos sus derechos fundamentales y su dignidad humana. La Ley fundamental de Alemania, en su primer artículo -que es programa- nos dice que “La dignidad humana es intangible”. ¿Lo vivimos?

No depende de si los refugiados nos caen bien o no. En realidad, ni los conocemos. Salvo una joven amiga que hace dos días, recibió por una noche. a ocho de ellos, en su departamento de estudiante, en Viena.

Esta manaña, la página de la Iglesia católica en Alemania (la página oficial, no alguna página privada que de católica sólo tiene el nombre y más se parece a una nueva secta) publicó una corta entrevista al cardenal Reinhard Marx, arzobispo de München y, junto con el cardenal Woelki, arzobispo de Colonia, uno de los dos más importantes de Alemania 3.

Más serio que nunca, el cardenal habla en este video, titulado “nuestra identidad cristiana estaría en peligro si no ayudáramos a los refugiados”, sobre lo que en la Iglesia, se llama la filiación divina. Explica que los cristianos creemos que cada ser humano es hijo de Dios. “Cada persona es imagen de Dios: da lo mismo si es negro o es blanco, si es musulmán o cristiano, viejo o joven, enfermo o sano, rico o pobre. Cada uno es hijo de Dios. Esta fraternidad universal es una verdadera revolución”.

Ojo, no somos sólo hermanos y hermanas de otros cristianos, sino de todos los hombres y de todas las mujeres, del mundo. Vivir esta realidad -concluye Marx- nos da una gran fuerza que nos ayuda y nos lleva a vivir la integración. En otras palabras este saberse hermana de los refugiados, puede ser un importante motor de su integración en la sociedad, en la sociedad alemana, en primer término. Lo que no significa asimilación, sino un dar y un recibir.

El cardenal continúa: no seríamos cristianos, si no viviéramos esta realidad, si no aceptáramos, si no ayudáramos y acogiéramos a los refugiados. Sí, el arzobispo se refiere a la integración de los refugiados en la sociedad alemana. Es la cultura de la acogida, de la bienvenida. No una incultura del rechazo. Es expresión de la cultura de la vida de la que hablaba Juan Pablo II.

Las palabras del cardenal Marx me recordaron lo que leí hace un par de días: de la publicista Karen Horn, en su excelente artículo Charity must be the first response to the immigration drama, con el que estoy totalmente de acuerdo y me interpreta plenamente: “tal vez, el fundamento más noble de los principios de mayor relevancia, que nos llevan a acoger a los refugiados, es recordar, una vez más que todos somos hermanos y hermanas”. (Perhaps the noblest of these rules, highly relevant right now, is the one reminding us that we are all brothers and sisters).

El cardenal Marx nos llama a vivir la radicalidad del Evangelio. Que es tanto como decir: la radicalidad del humanismo. La publicista liberal Horn, basada en Smith, Ferguson y Hayek, nos llama a acoger a los refugiados y a lanzarnos en la aventura de su integración, ya que somos todos hermanas y hermanos.

Sólo puedo decir: esta es Alemania luminosa

______________________
1 No hay artículo sobre ellos en Wikipedia en castellano. Aquí en portugués

2 Esta semana, un grupo de verdes austriacas (eran casi sólo o sólo mujeres) viajaron a Hungría y filmaron a los policías húngaros, les lanzan paquetes con comida a los refugiados. Vénalo Uds. mismos: es una verdadera alimentación de los animales. https://www.youtube.com/watch?v=H62JweQXdE0

Entre paréntesis, uno de los problemas más grandes de los refugiados en Hungría es que los policías no hablan inglés… y los sirios, sí.

3 El cardenal Woelki describió, en entrevista de 20 de agosto de este año, los criterios católicos frente a los refugiados: Kardinal Woelki kritisiert selektive Flüchtlingsauswahl der Slowakei “Das ist skandalös”.

¿Una pelea de familia?

Sí, a primera vista parece una pelea de familia 1. O más bien, de familias. Es un quiebre en la no muy numerosa “familia liberal-conservadora” alemana. Asimismo, un sector de los cristianos alemanes parece haber sido seducido por la tentación clerical nacionalista, originando otro quiebre dentro de la “familia cristiana”.

En el último tiempo, muchos de nosotros, hemos experimentado, la segregación por razones políticas (y culturales) de personas que considerábamos amigos, conocidos o, incluso, “hermanos en la fe” (es más chiste que melodrama). De este punto de vista, no puedo de dejar de reconocer que el comentarista del FAZ, tiene razón: estamos, de alguna forma, frente a un quiebre familiar.

Sin embargo, aun cuando lo que está ocurriendo (no se puede hablar en pasado, estamos en modus live) se pueda considerar un mero “quiebre familiar” no quiere decir que no tengamos que preocuparnos… Toda la sociedad (y no sólo liberales, liberal-conservadores, conservadores o cristianos) debería preocuparse, y mucho.

En realidad, estamos frente a una grieta dentro de toda la sociedad: una fisura que comenzó con Sarrazin 2, quien abrió de par en par las puertas 3 a un pensamiento darwinista social que creíamos ya superado. Si bien es cierto que los decididos partidarios de Sarrazin, de la AfD o quienes se hallan al margen derecho del cristianismo alemán, son pocos, esto no quiere decir que, el día de manaña, no puedan convertirse en muchos. En general, todos los grandes (grandes en número) movimientos han comenzado pequeños. Principiis obsta, en la frase de Ovidio o, como decimos en alemán: Wehret den Anfängen!

En este sentido, entiendo el libro de Liane Bednarz y Christoph Giesa como un manifiesto, como una declaración, como un llamado. Gefährliche Bürger nos remece y nos despierta.

En un año en que la AfD logra ingresar a varios parlamentos estaduales (Brandenburg, Sachsen, Thüringen y Bremen), cuando arrecia Pegida, Legida, Dügida, Hogesa…Y pro-nrw invade mi ciudad con su propaganda xenófoba… Cuando amigas mías me cuentan con orgullo que leen a Sarrazin (para informarse, me explican; yo les diría que Sarrazín sirve sólo para desinformarse). Cuando otra de mis conocidas me confiesa orgullosa que es simpatizante de Pegida… Cuando una amiga me invita a su casa y me muestra videos de youtube de contenido islamófobo (e incluso, uno en que se alaba a un criminal de guerra nazi) que a ella le parecen bien.

Cuando todo esto ocurre en la vida análoga 4 y no bajo el amparo del anonimato de la red. Ni en Facebook, ese lugar en que se concentra cada vez más la old angry people. Lo que ocurre en las redes sociales es expresión de la realidad, de lo que pasa en la realidad análoga. Se puede decir que cada sociedad tiene las redes sociales que se merece.

(Si bien es cierto que hay una cirta tergiversación y la red no refleja fielmente la realidad social, ya que lógicamente aparecen más comentarios de gente que no tiene nada que hacer o que no hace lo que debería. Sin olvidar que existen los robots y las brigadas de activistas pagados por algún oligarca).

Hoy en día, muchos de los comentarios de odio en Facebook no provienen de anónimos… Ni de de una cuenta fake o sin un nombre verdadero o con un pseudónimo. Hemos llegado a un punto en que quienes están tan convencidos de poseer la verdad -el ser una minoría les autoconcede un aura de “elegidos” y de iluminados, ya que son los únicos que realmente entienden lo que pasa a nuestro alrededor- derraman todo su odio en las redes sociales, sin importarles siquiera ocultar su nombre. Claro, ellos son “los buenos” y se sienten como héroes al escribir bajo su verdadera personalidad 5.

Cuando todo esto no ocurre en barrios socio-económicamente conflictivos, sino en el centro de nuestra sociedad burguesa, académica, donde la mayoría somos Herr o Frau Dr. Entonces, no me cabe duda que la nueva derecha ha llegado al centro de la sociedad. Puedo cerrar los ojos a la realidad o insistir en que no es lo que no puede ser; pero con eso, no ganamos nada.

A veces, me siento trasladada a la época en que Ernst Hanfstaengl invitaba a la burguesía alemana a su casa de München para presentarle a Adolf Hitler y a otros jerarcas del “movimiento”. Pienso en la amistad entre Hitler y la familia del acaudalado editor bávaro, en la admiración por parte de su cónyuge, Katharina Wilhelmina Heine. Una admiración correspondida por Hitler. Hanfstaengl y Katharina abrieron de par en par las puertas al nacional socialismo y le permitieron así relacionarse con lo más granado de la sociedad alemana, y recaudar fondos, cuando el “movimiento” era aún pequeño.

Mi lema es prefiero ser como Fritz Gerlich y no como Ernst Hanfstaengl. El empresario bávaro es el típico representante de la burguesía pudiente que abrió las puertas de su casa al nacional socialismo y con ello, hizo posible que empresarios e intelectuales -que si bien no eran nacional socialistas- por diversas razones, generalmente de conveniencia y oportunismo, pactaran una insana alianza con el nazismo. Gerlich fue un periodista que luchó contra el naciente nacional socialismo, advirtiendo de su peligro, cual profeta en el desierto y terminó pagando con su vida, y sin que ningún poderoso lo defendiera.

Los nuevos portavoces de esta amalgama medio nacional, medio pseudo-liberal, ultra-conservadora, nacional conservadora se consideran a sí mismos herederos de la llamada “Revolución conservadora” de los años 20 en Alemania. Su crítica y desprecio a la república liberal de Weimar es análoga a la crítica que vemos hoy frente a la República federal. Es cierto que los autores de la Revolución conservadora no eran nacional socialistas; sin embargo, fueron quienes les prepararon el camino.

En 1934, el profesor Carl Schmitt -hoy en día, es el más popular de los representantes de la Revolución Conservadora- escribe en la Deutsche Juristen-Zeitung, su conocido artículo “Der Führer schützt das Recht” (el Führer protege el derecho) contribuye, de manera decisiva, a cimentar todo lo que vendrá después. Asimismo, abre las puertas de la Universidad a Hitler y lo justifica ante los juristas y profesores de Derecho. Ante la intelectualidad alemana, para quien Hitler pasa a ser aceptable. Que después -por las razones que sea- Schmitt haya caído en desgracia frente a los nacional socialistas o éstos frente a él, es un problema posterior: Schmitt ya les había abierto las puertas de par en par.

Como dice Bednarz en su entrevista en swr2, los autores de la Revolución conservadora fueron precursores del nacional socialismo. Yo diría que, nolens volens, fueron pioneros, abrieron el camino. Fueron o “tontos últiles” o bien demasiado ingenuos para darse cuenta de lo que hacían. Es curioso que los actuales representantes de la nueva derecha nos traten a quienes les hacemos frente, permanentemente de naiv… A ver quién es realmente ingenuo/a…

Para comprender el quiebre de la familia liberal, me gustaría comentar dos ejemplos: de Horn y de Miersch.

En julio de este año, Karen Horn se ve obligada a renunciar a la presidencia de la Sociedad von Hayek. Ella y otros miembros (cerca de 50) explican las razones de su renuncia en la declaración Austritte aus der Friedrich A. von Hayek-Gesellschaft. En ella, @karenilsehorn describe como una sociedad de estudios, se ha convertido en un biotopo de personas que piensan todos lo mismo (los llamados Gleichgesinnte) y que se dedican a probar la pureza de la línea de pensamiento de otros y de mantenerlos dentro de ella. Pienso que esto, de liberal, no tiene nada.

Al mismo tiempo que ellos mismos, se “columpian” cada vez más arriba, mediente consignas 6. Esto de columpiarse cada vez más alto, se puede traducir mejor al castellano como radicalizarse mutuamente cada vez más. En castellano, no decimos que se sube, sino que se baja hasta debajo de la tierra misma, donde se hallan las raíces: es la radicalización. Las consignas de que habla Horn son cada vez más radicales, en esto consiste ese columpiarse hacia arriba.

Horn habla, en una de sus columnas en el FAZ, de infiltración reaccionaria dentro del liberalismo 7. Esta extraña infiltración es algo que yo veo, desde hace por lo menos diez, años en el ambiente autodenominado liberal (yo dudo que lo sea; es más, lo niego) de países como Argentina y Espana, con su peculiar predilección por Ayn Rand, por el anarco capitalismo, por el movimiento libertario, con su aversión engermiza frente al estado. Su admiración por Rand va de la mano de sus predicciones apocalípticas: vendrá una revolución del tipo acabodelmundo, que destruirá y que limpiará -el viejo leit motiv de la lluvia purificadora- nuestra decadente sociedad occidental, después de la cual, sobrevivirán sólo los más capaces que -como podía ser de otra forma- son ellos mismos: los “preparados”.

Michael Miersch  y su retiro de la página Achse des Guten o Eje del bien 8, es un ejemplo de este peculiar vuelco de un sector de la intelectualidad alemana. En el artículo en que explica su retiro (Na dann ohne mich), @MMiersch dice que lo que ve actualmente en la página co-fundada por él, nada tiene que ver con el espíritu liberal, abierto e ilustrado (relativo a la Ilustración) que los inspiró . Diría también que ya no es una página divertida, juguetona, lúdica. Ha perdido su liviandad y con ella, su atractivo. Es una página inundada más bien de lectores del tipo old angry man.

Desde que comenzaron a llegar los partidarios de la AfD -atraídos por el pesimismo cultural en que se había encaminado- la página empezó a llenarse de comentarios de odio. Miersch habla de innumerables mensajes llenos de amenazas contra él, contra los musulmanes, los homosexuales y contra todos los que no sean como los autores de los comentarios. Agrega que él no cree que la Unión Europea actúe como la Unión Soviética, ni que el euro haya causado la mayor destrucción de Europa desde la II Guerra Mundial, temas recurrentes en los comentarios. Dice muchas otras cosas, recomiendo que Uds. mismos las lean.

A propósito de la AfD, después de la convención de este partido en julio de este año y de la expulsión de Lücke, la colectividad sajona ha bajado a menos del 4% a nivel federal en las preferencias de los electores, con lo cual, esperamos que el Todopoderoso nos ahorre un partido de extrema derecha en el Bundestag. Que tenerlo sería “normalidad europea”, no me convence, ni tampoco me consuela. Por donde quiera que se lo vea, sería un mal.

Alexander Häusler habla de la brecha populista de derecha (rechtspopulistische Lücke) 9. Las personas que tienen un enfoque de extrema derecha, autoritario, etc., en Alemania, no han votado necesariamente -a diferencia de lo que ocurre en otros países- por un partido de esta tendencia, sino que sus votos se van hacia otras colectividades 10. Esto fue así, hasta que surgió la AfD que, como era un “partido de profesores universitarios”, era salonfähig o socialmente aceptable. Es cierto: para mis amigos y conocidos, la NPD es invotable… Pero algunos de ellos, son partidarios, simpatizantes, militantes o incluso han sido candidatos de la AfD.

Por último, me gustaría referirme muy brevemente a la familia cristiana. Parte pequeña, pero influyente, se ha aliado en una insana cohabitación con los sectores de la nueva derecha política. Veronika Wawatschek (@PendaAndika) se ha referido al tema en su análisis (es periodismo radial, por eso, podcast) APO von christlich-rechts?

Autores cristianos escriben en órganos bisagra entre la extrema derecha y sectores ultra conservadores. Escriben, reciben premios y elogian. Es mucho más que “estar a solo un contacto de distancia”. ¿Qué los une…? Los unen los anti-temas. Están en contra de la homosexualidad, del gender 11, del feminismo, de los musulmanes, del trabajo de la mujer fuera de la casa, de las guarderías infantiles, de la familia moderna, de la Unión Europea. Y, por qué no decirlo: del mismo Papa Francisco (abierta o sutlmente. Pero en grupos cerrados en internet, la crítica al Papa es muy fuerte).

No, no son enteramente negativos, están también a favor de algunos temas: a favor del familialismo que, a mi ver, es lo más contrario a una familia sana. En el familialismo, la familia se convierte en una especie de religión, generalmente una familia muy cerrada, una “familia burgo”, donde pueden entrar sólo quienes ellos consideran sus iguales. Todo lo contrario de una familia abierta, alegre y multicolor. También están a favor de Putin 12, elogiado por ellos mismos, como el gran defensor de la familia y del aumento de la población.

Ambos grupos, gustan de encerrarse sobre sí mismos, creando sociedades paralelas. Viven con miedo al mundo, del cual huyen, creando mundillos paralelos. Se reúnen entre ellos, se “informan” sólo en sus propios medios (con el tiempo, tienen medios comunes), páginas especializadas en algún tema (editoriales propias que aprovechan para vender sus propios libros y revistas) y blogs (generalmente, con page rank 0). Unidos en la conspiranoia, que es otro tema común. Este grupo de cristianos se ha alejado de la familia cristiana del siglo 21, para regresar a una senda que calificaría más bien como de nacional catolicismo, un clericalismo en que la política prima sobre la religión y la utiliza.

Un amigo me comentaba en días pasados que antes, los “locos del pueblo” eran sólo eso: locos. Los demás habitantes del pueblo no les daban mucho la hora. Ahora, para los locos del pueblo es mucho más fácil encontrar a personas como ellos: en internet, encuentran a otros locos de otros pueblos. Se juntan en pueblos virtuales. Allí pueden ver los videos que les gustan, leer los blogs que confirman sus temores conspiranoicos y los medios que los nutren de información sobre OVNIs, sobre periodistas vendidos, sobre chemtrail, sobre la maldad intrínseca de Frau Merkel, la ingenuidad de los Gutmenschen, y sobre otros temas que confirman que nos dominan las fuerzas del mal, de lo que sólo ellos se dan cuenta. Los demás no les creemos, somos ingenuos y vivimos en la más absoluta ignorancia, ya que -desde arriba- nos han suministrado demasiadas hormonas de la felicidad, con lo que nos anestesian, como me dijo una amiga mía que había pasado conmigo (…no es broma).

________________________
1 Patrick Bahners habla de un… “den Hautgout eines Familienkrachs”, en su artículo del FAZ “Netzpatrouille gegen rechte Agitatoren?”. Lamentablemente, la recensión no aparece más en la página del diario; pero sí la encuentro en la página de Bücher.de: http://www.buecher.de/shop/deutschland/gefaehrliche-buerger/bednarz-liane-giesa-christoph/products_products/detail/prod_id/42716890/

2 Liane Bednarz: Antwort an die Kritiker – Eine Replik auf Alan Poseners und Patrick Bahners‘ Besprechungen von „Gefährliche Bürger“ 

3 Gefährliche Bürger. Die neue Rechte greift nach der Mitte Fremdenfeindlichkeit in Deutschland Gespräch mit der Autorin Liane Bednarz http://www.swr.de/swr2/gefaehrliche-buerger-die-rechte-greift-zur-mitte/-/id=7576/did=15994566/nid=7576/1jvpe9w/index.html

4 Me parece que la crítica de Bahners, en el sentido de que los autores han sobrevalorado lo que ven en la red, no es acertada. Lo que Bednarz y Giesa han visto en internet (Facebook, Twitter y otros) es reflejo de lo que yo veo en la misma sociedad. Las redes sociales son, en un país, expresión, de lo que piensa y de cómo actúa su población en la vida análoga. Lamentablemente, los autores no exageran.

5 Cfr, Bednarz, Giesa: “Gefährliche Bürger”, págs, 36 y siguiente.

Recomiendo también -aunque no es exactamente el caso que comento- el artículo de Zeit “Zu Besuch beim Leser : Ohnmacht macht wütend” http://www.zeit.de/wirtschaft/2011-08/euro-kritik-leser/komplettansicht  En que se cuenta la visita de un redactor de ese diario, a un lector que había escrito comentarios de los que aquí hablamos.

6 “ich habe es nie gern gesehen, wenn Leute vor allem danach streben, sich in einem Biotop gleichgesinnter Ideologen zu bewegen, andere hart auf Linientreue zu testen und einander mit einfachen, möglichst scharfen Parolen hochzuschaukeln”.

7 En “Die rechte Flanke der Liberalen”, aparecido el en el FAZ, donde no está más online. Lo pueden leer en http://de.scribd.com/doc/278103419/Die-Rechte-Flanke-Der-Liberalen#scribd

8 Bednarz/Giesa narran el caso Miersch en las páginas 115 y 169 de su libro.

En la siguiente edición del mismo -estoy segura que habrá una- sería recomendable que incluyeran también el tema Horn, Hayek-Gesellschaft. Liane Bednarz se refirió a él en su excelente artículo “Sarrazins Früchte – Die Petry-AfD und der Rechtsrutsch im Bürgertum” http://www.carta.info/78901/sarrazins-fruechte-die-petry-afd-und-der-rechtsrutsch-im-buergertum/

9 Bedroht eine neue Rechte unsere Demokratie? https://www.youtube.com/watch?v=Pl0oIdeWuBo A partir del minuto 47.

10 Cfr. Armin Pfahl-Traughber, “Rechtsextremismus in der Bundesrepublik”, págs. 95 y siguiente

11 Ver mi columna de 12 de septiembre: ¡Es el Gender…! Y ahora, ¿quién podrá defendernos…? https://columnasemanalmartasalazar.wordpress.com/2015/09/12/es-el-gender-y-ahora-quien-podra-defendernos/

12 Recomiendo, de Andreas Püttmann: 1) Unfreie Radikale http://www.christundwelt.de/detail/artikel/unfreie-radikale/
y 2) Putins nützliche Idioten http://www.christundwelt.de/detail/artikel/putins-nuetzliche-idioten/

¡Es el Gender…! Y ahora, ¿quién podrá defendernos…?

Llama la atención que a los católicos alemanes ultraconservadores les interese tanto el tema del gender, que han convertido en centro absoluto de su atención. No entiendo esa fijación freudiana por el tema. Parece que tuvieran un problema con el tema sexo. ¿Será esta la hipersexualización de que ellos mismos hablan?

Más alarmante aún: en esta nueva cruzada contra el gender, este grupo -reducido, pero que hace mucho ruido- se une a sectores nacionalistas y/o populistas de derecha, en una peligrosa e insana1 simbiosis que puede perjudicar mucho a la Iglesia católica en Alemania. De hecho, la está perjudicando…

En momentos en que el Papa Francisco nos llama a ocuparnos de los refugiados, a abrir las puertas y nuestros corazones a nuestros hermanos y hermanas que huyen de la guerra en Siria y luego de la estupenda encíclica Laudato si, en que el Santo Padre no se refiere al gender. En su encíclica anterior, tampoco. En estos momentos, ¿no sería mejor abocarnos a otros temas más trascendentes?

Sin embargo, una parte pequeña pero importante de los católicos alemanes se concentra en pelear denodadamente contra un fantasma: contra la ideología del gender. Incluso su tema favorito antes del gender -denostar a los “mahometanos”- parece haber pasado a un segundo plano.

Aunque, en realidad, ambas obsesiones van de la mano, ya que, en su simbiosis con los populistas de derecha, la política familiar es política considerada política poblacional, que apunta al aumento de la población nacional (no de los extranjeros, menos de los refugiados). La homosexualidad sería el mayor de los obstáculos al aumento de la población alemana (bio-alemana, como le llaman).

No sostengo que la ideología del gender no exista o no haya existido nunca. No es del todo un fantasma. Es una corriente de pensamiento filosófica (que opera bajo el conocido lema: los filósofos han querido entender el mundo, yo quiero cambiarlo 2). La ideología del gender en una versión extrema prácticamente no existe. Sus representantes son pocos y no tienen gran influencia en la sociedad.

La llamada ideología del gender proviene de una rama del feminismo radical que tuvo su apogeo en la mitad del siglo 20 y ejerció influencia en organismos internacionales, durante los años cero del siglo 21. Pero un vistazo a la realidad nos hace ver que no es tan importante; ni el supuesto lobby gay, es tan poderoso como para centrar todos nuestros esfuerzos en el tema. Debería/ Podría ser tan sólo una materia para especialistas.

Lo que veo entre los católicos ultraconservadores me recuerda más bien al llamado síndrome de Galtieri 3, según el cual, se crea un enemigo externo, para reunir, para aglomerar a la propia gente en torno a sí mismo, para defenderse de supuestos ataques. Sí, el victimismo es omnipresente en estos grupos y, a la vez, es parte de la estrategia.

Entré en contacto, por primera vez, con el tema gender, cuando, a comienzos de siglo, colaboré con Jutta Burggraf investigando sobre el tema. De alguna manera, me puedo considerar una experta 😉 La teóloga de Hildesheim concluyó su investigación sobre el Gender con un estupendo artículo que -si mal no recuerdo- yo traduje y ella publicó (en varias versiones) en diferentes lugares: Was bedeutet „Gender“?

La ideología del gender parte de la base de que hay un condicionamiento sexual absoluto de las personas por parte de la sociedad. Y que este condicionamiento se quiere modificar mediante la educación. A la mujer se le habría impuesto, hasta ahora, un modelo de vida que la habría convertido en una verdadera esclava.

Cuando miro a mi alrededor, concluyo que esto, entre nosotros, es más bien cosa del pasado. Lamentablemente, sigue existiendo en algunas sociedades (y en la nuestra, por excepción). No tiene lugar mayormente en Europa occidental. Sin embargo, hay una saludable tendencia, en nuestra sociedad, a hacerla cada vez más justa, de manera que vemos cada injusticia ya que nuestra conciencia es más delicada. Mientras más luz haya, más vemos las motas de polvo, dice Escrivá. Es un poco la llamada paradoja de Tocqueville, según el cual, la reducción de la desigualdad eleva la sensibilidad acerca de su existencia.

Los detractores del gender, parece que caen en la misma trampa de creer que se puede cambiar el sexo mediante la educación, pero que esto ocurre a la inversa, pues temen que una supuesta educación impuesta “desde arriba”, por quién sabe qué fuerzas oscuras y malignas (!), deconstruya la sociedad, la familia y el sexo. La ideología anti-gender en la versión ultraconservadora, es como la misma ideología genderiana; pero invertida. En ambos casos, estamos frente a un determinismo, en mayor o menos medida, biologista.

Burggraf se refiere al proceso de identificación con su propio sexo y distingue entre sexo biológico, sexo psicológico y sexo social. El primero (xx, xy) determina todas las células del cuerpo y la estructura de los órganos reproductivos, tanto internos como externos. El aspecto psicológico dice relación con el reconocimiento (y ocurre tempranamente en la educación del niño, en edad pre-escolar), con el autorreconocimiento de sí misma, de sí mismo, como perteneciente a un determinado sexo. Generalmente, coincide con el sexo biológico. Puede ser enormemente infludo por la cultura y la educación que rodea al niño.

El sexo social, es el que se le atribuya a la persona al nacer. Es el resultado de un proceso histórico-cultural; se refiere a funciones, roles, estereotipos y tipos de comportamiento que, cada sociedad, atribuye a los varones y a las mujeres. Sólo a modo de exposición: una amiga mía eslovaca, al ver a una vecina mía de la edad de mi mamá, manejando auto, se extrañó mucho, ya que en Eslovaquia, las mujeres de esa edad no conducían (ocurrió hace unos 10 anos). No correspondía (sexo social) a una mujer subirse a un auto y manejarlo.

Sí, las sociedades son distintas y en los diferentes países, también hay distintas cosas que hacen las mujeres y otras que no. Por eso, me rebelo contra las imposiciones de los mismos conservadores alemanes a lo que una mujer puede o no hacer. Y si te dicen que eso o aquello, permitido o prohibido, es “de ley natural”, lo encuentro simplemente aberrante. Es mejor dar libertad a niñas y niños para que hagan lo que quieran, en vez de querer determinar los más mínimos detalles de sus preferencias lúdicas. Prefiero que ellas, que ellos decidan.

Retomando el tema, lo más común es que estos “tres sexos”, mencionados más arriba, vayan de la mano y es lo que ocurre en la mayoría de los casos; pero no siempre. Jutta explica que es cierto que hay “hermafroditas”, esto es, niños que nacen con características intersexuales; pero éstos son muy pocos. Yo tuve un cliente intersexual en Chile, cuando hice la práctica judicial en un consultorio de Puente Alto.

Aunque, la neurociencia se ocupa actualmente del tema, posiblemente, nunca se podrá decir a ciencia cierta que algo es típicamente masculino o típicamente femenino, nos explica Burggraf. La cultura juega un rol muy importante en la formación de la personalidad. Quienes venimos de sociedades más abiertas y libres y de padres y educadores que tal vez no se ocuparon tanto de imponernos códigos de comportamientos, creo que nos desarrollamos mejor y tenemos menos prejuicios acerca de lo que puede hacer un hombre o una mujer.

Viendo fotos de juventud de una amiga, a propósito de una, en que ella -a los 16 anos- salía con el pelo muy corto, me contó que, en esa época, ella quería ser hombre y por eso se había cortado el pelo como un chico. Me explicó que quería seguir el camino profesional de su papá y le habían explicado que eso no era posible para una mujer. Sinceramente, no sé si Alemania sea un país tan avanzado 😦

Burggraf comenta que el Papa Juan Pablo II rechazó explíticamente la posición biologista-determinista que postula una distribución de los roles entre los dos sexos de acuerdo a un modelo uniforme y estático y llamó a los hombres a apoyar a la mujer en su proceso de liberación. A veces me pregunto si algunos grupos de católicos aferrados al pasado y que dicen admirar a Juan Pablo II realmente conocen sus escritos o simplemente proyectan sus propias ideas -superadas ya por la historia- a los dos papas anteriores.

“La participación de la mujer en la vida pública y en el mercado laboral es, sin duda, el nuevo desafío para ambos sexos” 4. En este contexto, se puede aceptar la teoría del gender, para cambiar las funciones asignadas a la mujer en el contexto social. Para que pueda hacer más de algunas cosas y tenga que hacer menos de otras 😉 La mujer puede aceptar una cierta diferenciación, siempre y cuando no sea fruto caprichoso o arbitrario.

En suma, se puede interpretar la teoría del gender de una manera mala y también de una buena. La buena es aquella en que se promueve la no discriminación de la mujer (y por favor, no me digan que no existe, que la he vivido en carne propia) y fomenta su participación en la vida de la sociedad.

Este “sentido bueno” del gender es el objetivo de que hablan todos los documentos oficiales sobre el tema y es la línea a seguir, tanto por el gobierno alemán, como por la Unión Europea. Se trata de lograr la igualdad de derechos (Gleichberechtigung) entre hombres y mujeres. Su Gleichstellung, esto es, la igualación, equiparación entre los sexos. Sinceramente, cualquiera que sostenga otra cosa, está llevando a cabo una labor de desinformación.

Es cierto que tal vez haya personas que realmente quieran que, cuando los niños nazcan, no se anote el sexo en el certificado de nacimiento y que los niños puedan decidir si son hombres o mujer por un tiempo determinado y que, cuando sean adultos, también lo puedan decidir arbitrariamente: ser un año hombre; otro año, mujer y después, nuevamente, hombre 🙄 Pero esas personas deben ser una minoría ínfima.

Ladies and gentleman, esas personas -que deben existir en alguna parte- no son una especie de sociedad secreta que pretende dominar el mundo desde la Unión Europea (o cómo la llaman los conspiranoicos: EU-URSS) o desde uno o más gobiernos (el gobierno de Putin sería la excepción). No perdamos el tiempo peleando, como don Quijote, con molinos de viento que no existen.

Es más importante lo que mis amigas espanolas llaman la conciliación, esa hermosa palabra para designar la composición de cosas opuestas, pero que se pueden armonizar, ajustar, congeniar. Unir, reunir… Si hay una cosa que hemos aprendido en nuestros sistemas políticos occidentales, con nuestro soft power, es que la cooperación es preferible a la confrontación.

Por conciliación entienden ellas -me han explicado- la coexistencia de la vida laboral de la mujer con el trabajo de la casa. Sabiendo siempre que, tanto el trabajo doméstico, como la educación de los hijos es labor de los dos, de la mamá y del papá. El papá no ayuda en la casa, sino que trabaja, co-trabaja 5. Como dice Jutta Burggraf, la familia es responsabilidad de ambos y no sólo de la mujer.

Es muy fácil para el hombre desligarse de sus responsabilidades en la educación y en el cuidado de los hijos y de la casa y convertirse en un marido proveedor. Por otra parte, es más fácil para la mujer, regir ella sola sobre los niños y sobre la casa. Es menos grato, menos amable, menos agradable, es sumamente injusto y créanme: ese no es un buen matrimonio.

En suma, pienso que hay temas bastante más importantes de qué preocuparse que el combate contra el fantasma de la ideología del gender. Sí, hay cosas más trascendentes y con más futuro. Mejor, demos vuelta la página.

El título de este post es un homenaje al Chapulín colorado: “¡Oh! Y ahora, ¿quién podrá defenderme/ayudarme?” 😀
_________________
1 Ver Andreas Püttmann, Liane Bednarz: “Unheilige Allianzen: Radikalisierungstendenzen am rechten Rand der Kirchen”, Monitor Religion und Politik de la Hauptabteilung Politik und Beratung de la Konrad-Adenauer-Stiftung.

2 Die Philosophen haben die Welt nur verschieden interpretiert; es kömmt drauf an, sie zu verändern, Karl Marx: 11 Tesis sobre Feuerbach https://de.wikiquote.org/wiki/Karl_Marx#Grabinschrift

3 Leopoldo Fortunato Galtieri Castelli fue el general y presidente argentino que condujo a su país a la Guerra de las Malvinas para unir (aglutinar) a su pueblo desunido en torno al gobierno, frente a un enemigo externo. https://de.wikipedia.org/wiki/Leopoldo_Galtieri

4 “Das Mitwirken der Frau in der Öffentlichkeit und am Arbeitsmarkt ist zweifellos ein Fortschritt, der neue Herausforderungen an beide Geschlechter stellt” http://juttaburggraf.blogspot.de/2007/03/was-bedeutet-gender.html

5 Recomiendo el excelente artículo del psicólogo Alberto Soler Yo no ayudo a mi mujer con los niños ni con las tareas de casa

Alemania luminosa

Esta semana 1, hemos visto como Alemania abandona la neutralidad y toma partido. Es lo que el Presidente alemán, Joachim Gauck denomina la “Alemania luminosa” (Helles Deutschland #hellesdeutschland como hashtag).

En contraposición a Alemania oscura o #dunkeldeutschland, que describe lo que hemos visto en las semanas anteriores en Heidenau (ciudad en el Este de Alemania, en Sajonia) y antes en Tröglitz (igualmente en el Este, en Sajonia-Anhalt).

Algunos critican a Gauck ya que Alemania brillante representaría a Alemania occidental y la Alemania oscura, a Alemania oriental. Gauck -que viene del Este, de Rostock, al Norte de la antigua República democrática alemana- nunca se refirió a Alemania occidental como brillante, y a Alemania oriental como oscura. Esta es una interpretación totalmente errada y destinada sólo a fomentar resentimientos.

Sin embargo, quienes lo plantean, se basan en el desnivel que existe entre la xenofobia a este lado y al otro. Los atentados a hogares de asilados se producen más en el Este. ¿Cuánto más? 50% más. Las cifras del Ministerio federal del Interior para el ano 2014 hablan un lenguaje muy claro: de los 130 atentados racistas, 61 de ellos tuvieron lugar en el Este, esto es, un 47%. Y esto, considerando que en los nuevos Bundesländer vive sólo un 20% de la población total de Alemania.

Según la Fundación Amadeu-Antonio 2, en lo que va de este ano, han tenido lugar 500 ataques contra refugiados. Sin embargo, el racismo y la xenofobia no son únicamente un problema del Este 3. Son un problema de toda Alemania. De todos nosotros. Las razones para que en el Este sea de mayor envergadura son múltiples y tal vez podamos conversar de ellas en otra oportunidad en este blog.

Gauck planteó esta tesis de las dos alemanias de manera más o menos espontánea -aunque probablemente es algo que venía pensando desde hacía mucho tiempo- en una visita a un hogar de refugiados en Berlin-Wilmersdorf 4 (localidad de Berlín que era parte de Berlín occidental, no de Berlín oriental).

La Alemania luminosa es algo que ha irrumpido con mucha fuerza durante los últimos días, sobre todo en München. Donde las imágenes han sido positivamente arrasadoras y casi nos han cegado con su luminosidad. Un joven policía que pone su sombrero a un niño sirio; un hombre mayor y bien vestido que sonríe y saluda a un anciano refugiado que lo mira y le sonríe. Miles de ositos de peluche, millones de sandwichs, billones de botellas de agua… Multitud aplaudiendo a los refugiados que se acercaban a München. Niños sonriendo con nuevos juguetes que desconocidos han puesto en sus manos en la estación central de la capital bávara 5. Una especie de petición de perdón por la muerte de Aylan Kurdi. Un intento de que el bien supere al mal, de que la alegría de llegar a un país que los acoge sea más que la tristeza de dejar el suyo en guerra. 

Parece que queremos mostrar al mundo que hay otra Alemania, una distinta a la de Heidenau, de Tröglitz… y de otras localidades. Y el mundo comtempla boquiabierto las escenas de Alemania… Refugiados con carteles escritos en cartón que dicen “Thank you Germany” o “I ❤ Germany”, “I ❤ Merkel”. 

Una Alemania amable, abierta y agradable, una Alemania solidaria, que se parece más a lo que nos propone el Papa Francisco 6-tan popular por estos lados- que a las antiguas campañas contra los inmigrantes organizadas por la democracia cristiana antigua, por la CDU pre-Merkel. ¿Quién puede olvidar la última de ellas, titulada “Niños y no indios” (“Kinder statt Inder” 7)?

Para mí, es el triunfo definitivo -espero que sea definitivo- de Carl Popper y de su idea de la sociedad abierta, de la open society, de la offene Gesellschaft 8. Para mí, Alemania luminosa es una sociedad abierta y no puede ser de otra forma.

La sociedad abierta no sólo es democrática (democracia representativa y liberal; Viktor Orbán no tiene razón 9, sino que es necesariamente, multicultural en el más amplio sentido de este término. No es una sociedad “homogénea”, sino heterogénea… Pluralista, variopinta, multicolor, como le llamamos en Alemania (bunt).

Alemania luminosa va a sufrir contradicciones y retrocesos. Los retrógrados de siempre -quienes quieren dar vuelta atrás las hojas del calendario- no cederán sin ofrecer resistencia. La resistencia también está presente en sectores más burgueses de la sociedad, que osan disfrazar su intento de regreso al pasado, como cristianismo. Las advertencias sobre la islamización de la sociedad, sobre la imposición de la sharia y del chador… Miedo, miedo miedo… Parecen tener tanto miedo que, correlativamente al aumento de su miedo, pierden su humanidad, su empatía (si es que alguna vez la tuvieron) y hasta su capacidad de pensar, de amar y de escuchar.

Algunos temen que algún refugiado sea, un terrorista (En esto, se parecen a los gobernantes del Golfo, de quienes, en realidad no distan demasiado 10). Algunos me parece que lo esperan, que hasta lo desean, para poder decirnos “ven, teníamos razón, hasta el niño más dulce puede convertirse en un extremista, no los dejemos entrar”. Yo prefiero confiar en la gente, confiar en el hombre y en la mujer. Y no desconfiar de los demás… Nada me asegura que entre mis propios vecinos no vaya a surgir un Breivik 11. Pero tampoco puedo pensar que cada persona con el pelo y la piel claros sea un terrorista en ciernes. Eso sería, por lo menos ridículo.  

Depende de nosotros cuál de las dos alemanias elegimos -y a cuál de las dos contribuimos- la nueva Alemania luminosa, esperanzadora, la sociedad abierta, multicultural, respetuosa, democrática… O la del pasado, la oscura.

Para mí está bien claro: Yo prefiero la luz 🙂

_________________

1 Comienzo esta columna con la frase con que el periodista alemán Michael Miersch empieza sus comentarios semanales en el diario “Die Welt”: “Diese Woche”. Me gusta mucho esta sencillez. 

2 Karte der Gewalt http://www.zeit.de/politik/deutschland/2015-08/gewalt-gegen-fluechtlinge-rassismus-deutschland-anschlaege-koerperverletzung 

3 Es gibt ein West-Bundesland, in dem Ausländerhass so schlimm ist wie in Sachsen http://www.huffingtonpost.de/2015/09/01/bayern-sachsen-auslaender_n_8064118.html 

4 Flüchtlinge in Deutschland: Gauck in Berlin-Wilmersdorf am 26.08.2015 https://www.youtube.com/watch?v=lrdY_xXZMec 

5 “Welcome to Germany” – People applaud and greet migrants with gifts as they arrive in Munich https://www.facebook.com/bbcnews/videos/10153072042347217/?pnref=story 

6 “El papa Francisco llamó a todas las parroquias de Europa a acoger una familia de refugiados” http://www.infobae.com/2015/09/06/1753334-el-papa-francisco-llamo-todas-las-parroquias-europa-acoger-una-familia-refugiados 

7 Ver comienzo de Politische Positionen und Kontroversen https://de.wikipedia.org/wiki/J%C3%BCrgen_R%C3%BCttgers#Politische_Positionen_und_Kontroversen

8 Offene Gesellschaft en Wikipedia https://de.wikipedia.org/wiki/Offene_Gesellschaft

9 Kann eine Demokratie “illiberal” sein? http://www.tagesspiegel.de/politik/kann-eine-demokratie-illiberal-sein-zwist-zwischen-angela-merkel-und-viktor-orban-in-budapest/11317748.html 

10 Imagen de Marian Kamiensky https://twitter.com/MarianKamensky1/status/641560459494170624

11 Anders Behring Breivik https://de.wikipedia.org/wiki/Anders_Behring_Breivik